Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para garantizar el buen funcionamiento de la web y mejorar la experiencia del usuario. Al seguir navegando, acepta el uso de cookies en este sitio web.

Puede obtener más información o conocer nuestra Política de Cookies aquí.

Cerrar

Publicidad

Sociedad

Emotivo funeral por la mujer siria asesinada junto con su hijo en Turquía

09-07-2017 - 15:30 CET | Hispanatolia

Emani el-Rahmun, una joven siria de 20 años y embarazada de 9 meses, fue violada y asesinada junto con su bebé de 10 meses en un brutal crimen que ha conmocionado Turquía, en medio de crecientes tensiones entre turcos y refugiados.

El jefe de asuntos religiosos de Turquía, Mehmet Görmez, no pudo contener las lágrimas durante el masivo funeral por Emani el-Rahmun, una joven siria de 20 años y embarazada de 9 meses, que fue violada y asesinada junto con su bebé de 10 meses en un brutal crimen que ha conmocionado a todo el país.

El-Rahmun y su hijo de sólo 10 meses de edad, Halaf, fueron hallados muertos el pasado jueves en Sakarya, al noroeste de Turquía; la joven fue violada y asesinada tras ser golpeada con una piedra, mientras que su hijo fue estrangulado. Ambos fueron secuestrados en su casa y llevados hasta una zona boscosa del distrito de Kaynarca, y fueron unos habitantes de un pueblo cercano los que encontraron los cuerpos y avisaron a la gendarmería. Se da la circunstancia añadida de que la joven tenía cita el viernes en el hospital para dar a luz.

Dos hombres de nacionalidad turca, identificados posteriormente como Cemal Bay y Birol Karacal, fueron detenidos durante la investigación puesta en marcha; ambos trabajaban en una planta de procesamiento de aves con el marido de la mujer, Khalid el-Rahmun. Las pesquisas policiales determinaron que el crimen podría haberse originado como una venganza personal, después de que los dos presuntos asesinos, que ya han confesado el crimen, tuviesen dos días antes de los asesinatos una discusión con el marido de la víctima.

La ministra de Familia y Políticas Sociales de Turquía, Fatma Betül Sayan Kaya, fue uno de los primeros miembros del gobierno en condenar el brutal crimen a través de las redes sociales: “Aquellos que han llevado a cabo esta brutalidad no pueden ser humanos... Deberían sufrir las consecuencias de lo que han hecho de la forma más dura posible”, dijo Kaya recordando que Turquía es un hogar “para nuestros hermanos y hermanas sirios”. También el alcalde de Sakarya, Zeki Toçoğlu, emitió un comunicado de condena subrayando la solidaridad con los refugiados sirios: “Nuestra fraternidad es eterna”, aseguró.

La víctima y su hijo de 10 meses fueron trasladados el domingo a la provincia siria de Idlib, de donde era oriunda, para ser enterrados en una ceremonia íntima. Durante el funeral, el padre de la joven, Muhammed Abdülhadi Ali el-Rahmun, dijo que deseaba la máxima pena posible para los culpables de “este horrendo crimen”.

Lo que han hecho estos criminales no representa de ninguna forma al pueblo turco. Los turcos son nuestros hermanos y amigos. Nosotros seguiremos pensando esto”, dijo el padre dando las gracias a las autoridades turcas por la rápida detención de los asesinos. “Esta brutalidad no representa ni al pueblo ni al gobierno de Turquía”, dijo otro familiar que no quiso dar su nombre.

Un día antes se celebraba en la provincia turca de Sakarya un funeral al que asistía el jefe de la oficina de asuntos religiosos de Turquía (Diyanet), Mehmet Görmez, así como numerosas autoridades locales y estatales y unas 10.000 personas. “¿Qué nos ha ocurrido para que nos hayamos convertido en los asesinos de un bebé que buscó asilo en nuestra conciencia y nuestra compasión”, dijo Görmez durante la ceremonia.

Muchos de los asistentes portaban banderas en las que podía leerse “Creyentes y hermanos” o “El racismo es haram (prohibido por el Islam)”, y pudieron escucharse también cánticos a favor de la pena de muerte, una cuestión candente en los últimos años a raíz de varios crímenes brutales y del reciente golpe de Estado, para la que el gobierno turco ha propuesto celebrar próximamente un referéndum.

“Él ya no es mi hijo”

Por su parte İsmail Karacal, padre de uno de los asesinos, confirmó el domingo al diario Hürriyet que su hijo había cumplido previamente una pena de 2,5 años de cárcel por agresión sexual, asegurando que “no quiero siquiera volver a verlo nunca jamás”. “Él ya no es mi hijo... No sé qué decirle a la familia de las víctimas”, declaró.

También la esposa de Birol Karacal, cuyo nombre no ha sido revelado, ha renegado de su marido asegurando que no seguirá llegando su apellido. “Soy madre y condeno a quienes mataron a una mujer embarazada y a un bebé. Lo que ha ocurrido es inhumano. Yo no llevaré más este apellido, y haré todo lo posible para que mi hijo tampoco lo lleve. Ese hombre ya no es más el padre de mi hijo, y no significa nada para mí”, dijo la mujer.

Tensiones entre turcos y refugiados

El atroz crimen ha despertado una profunda indignación en la sociedad turca, precisamente en medio de un repunte de las tensiones interculturales y los incidentes racistas con sirios que llevó a principios de esta semana al Ministerio del Interior a negar las informaciones publicadas en algunos medios, que aseguraban que la tasa de criminalidad era especialmente alta entre los cerca de 3 millones de refugiados sirios que viven en el país.

La tasa criminal entre los sirios fue del 1,32% del total entre 2014 y 2017, y en la mayoría de los casos se trató de de disputas entre los propios sirios. A pesar de la creciente población de refugiados (de los últimos años), su tasa de participación en crímenes en Turquía se redujo un 5% durante la primera mitad de 2017”, señaló un comunicado ministerial.

El vice primer ministro turco Veysi Kaynak hacía también el martes un llamamiento a la tolerancia hacia los refugiados tras los últimos enfrentamientos en el distrito de Yenimahalle en Ankara, después de los incidentes a raíz de que un grupo de iraquíes de etnia turcomana se enfrentaran con residentes turcos dejando un herido.

“Hubo llamamientos (a salir a la calle) en muchas cuentas en redes sociales. Eso indica una provocación. Las unidades de cibercrimen de la policía están trabajando en ello”, declaró Kaynak. “Últimamente hemos visto una reacción social contra los sirios. Por supuesto que entre los 3 millones de sirios que hay (refugiados en Turquía) algunos han cometido un crimen; pero el índice criminal de los sirios es más bajo que el de nuestros propios ciudadanos”, aseguró el ministro.

Opina:

  • Condiciones de uso:

    ·No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos o calumniantes
    ·El usuario se compromete a respetar la legislación vigente y las Condiciones de Uso del portal
    ·Hispanatolia no se hace responsable de los comentarios aquí vertidos
    ·Queda reservado el derecho a eliminar los comentarios que incumplan estas normas o se consideren fuera de lugar

  • Imagen de seguridad Cargar otro diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Runrún Comunicación