Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para garantizar el buen funcionamiento de la web y mejorar la experiencia del usuario. Al seguir navegando, acepta el uso de cookies en este sitio web.

Puede obtener más información o conocer nuestra Política de Cookies aquí.

X

Publicidad

Cultura

Descubren en el oeste de Turquía una antigua calzada romana de 53 kilómetros de longitud

12-08-2017 - 00:00 CET | Hispanatolia

La calzada romana, hallada durante las excavaciones en la antigua ciudad de Aigai, conectaba las actuales ciudades turcas de İzmir y Manisa. Los arqueólogos aseguran que la vía, que podrá ser visitada, se conserva tal y como era hace 2.000 años.

Una antigua vía romana que se remonta a 2.000 años de antigüedad ha sido sacada a la luz durante las excavaciones arqueológicas desarrolladas en la antigua ciudad de Aigai, en la provincia de Manisa, situada al oeste de Turquía.

En declaraciones a la agencia de noticias Anatolia el jefe de las excavaciones, Yusuf Sezgin, profesor del Departamento de Arqueología de la Universidad Celal Bayar de Manisa, destacó que Aigai era una de las 12 ciudades más importantes del oeste de la península de Anatolia, y que fue sobre todo a partir de la época helenística, en el siglo III a.C., cuando la ciudad floreció como un centro económico y cultural en la región gracias al apoyo del Reino de Pérgamo –la actual Bergama- que se ubica a sólo 30 kilómetros al norte de Aigai.

Sezgin explicó que la vía romana fue encontrada por los arqueólogos durante las excavaciones, que se han mantenido desde el año 2004 revelando los aspectos de la vida civil y social de la ciudad. “El templo de Apolo está próximo a esta calzada. La gente podía rezar mientras transitaba por esta vía”, dijo el profesor describiendo el hallazgo.

La vía comienza en la costa del Egeo y fue utilizada hace 2.000 años entre İzmir (Esmirna) y Manisa. Cuando retiramos la tierra, encontramos una vía romana de casi 55 kilómetros. Resulta interesante que la calzada esté en tan buenas condiciones como lo estaba en su época. Nuestros análisis han revelado que se construyeron canales de agua bajo la vía para evitar posibles inundaciones. Hemos visto también que se realizaron agujeros en la calzada para evitar que los caballos patinaran durante los meses de invierno”, destacó el profesor.

Según el académico, la calzada romana sirvió inicialmente como una vía de comunicación militar para las tropas, y más tarde como una ruta comercial para las caravanas: “Quizás en el futuro cercano los visitantes podrán caminar por esta vía de 2.000 años de antigüedad. Esta antigua calzada forma parte de un sistema (de comunicaciones) operado por el Imperio Romano. El imperio debía conectar todas las ciudades entre sí y ofrecer transporte”.

“Las fuentes antiguas nos dan información sobre esta calzada. Por ejemplo, hubo una guerra muy importante en el 190 a.C. Un ejército romano de 15.000 hombres fue a Manisa desde Zeytindağ (İzmir) a través de esta antigua calzada. Estamos hablando de una vía utilizada por un gran ejército romano. De hecho la carretera que hoy utilizamos (para conectar ambas ciudades) transcurre muy próxima a la antigua calzada romana. Son paralelas”, subrayó Sezgin.

Opina:

  • Condiciones de uso:

    ·No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos o calumniantes
    ·El usuario se compromete a respetar la legislación vigente y las Condiciones de Uso del portal
    ·Hispanatolia no se hace responsable de los comentarios aquí vertidos
    ·Queda reservado el derecho a eliminar los comentarios que incumplan estas normas o se consideren fuera de lugar

  • Imagen de seguridad Cargar otro diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Runrún Comunicación