Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para garantizar el buen funcionamiento de la web y mejorar la experiencia del usuario. Al seguir navegando, acepta el uso de cookies en este sitio web.

Puede obtener más información o conocer nuestra Política de Cookies aquí.

Cerrar

Publicidad

Opinión

Se busca partido kurdo moderado

14-05-2012 - 18:00 CET

Volver

Turquía lleva años desangrándose en un conflicto armado que enfrenta al Estado con el grupo terrorista del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Los sucesivos gobiernos de la nación euroasiática han intentado principalmente subyugar a la guerrilla kurda por medio de la fuerza, dejando de lado en muchas ocasiones la legalidad para enzarzarse en una ‘guerra sucia.’ En los últimos años, el partido AK del Primer Ministro Recep Tayyip Erdoğan pareció haber dado un giro a esa política otorgando más derechos culturales a los kurdos, pero desde las últimas elecciones, ha vuelto a recurrir al ejército y a la gendarmería, restando protagonismo con un tono nacionalista a la llamada ‘iniciativa kurda.’ Existen varios factores para el, hasta ahora, fracaso del conflicto, siendo uno de los principales la falta de un interlocutor válido, de un partido político que represente a la minoría kurda y que al mismo tiempo se enfrente al PKK.

Durante décadas se han ido sucediendo en Turquía diversos partidos políticos kurdos de marcado carácter nacionalista, y todos ellos en mayor o menor medida tuvieron vínculos con el PKK. Cada vez que la justicia turca cerraba un partido por sus lazos con los terroristas o por atentar políticamente contra la unidad del país, se formaba un partido sucesor con una destacada presencia de los miembros del partido clausurado. Así pues, podemos nombrar, por orden de antigüedad, a los más relevantes en lo que es una retahíla de siglas y palabras biensonantes: Partido Popular Laborista (HEP, 1990-93), Partido de la Democracia (DEP, 1993-94), Partido de la Democracia del Pueblo (HADEP, 1994-2003), Partido Democrático Popular (DEHAP, 1997-2003), Partido de la Sociedad Democrática (DTP, 2005-09) y Partido de la Paz y la Democracia (BDP, 2008-actualidad). Éste último es la actual formación política que aglutina al nacionalismo kurdo y tiene una importante presencia en el sureste del país, amén de ser la cuarta fuerza política en la Gran Asamblea Nacional de Ankara. El resto fueron clausurados por sus vínculos con el PKK.

Tarde o temprano, no sorprendería que el BDP fuese clausurado y en su lugar naciese otro partido, como ha venido ocurriendo desde principios de los 90, en un círculo vicioso que parece no tener fin. Dicha situación es similar a la vivida en España con Batasuna y sus sucesores. Y una y otra vez se repiten los mismos nombres en todas las formaciones: Ahmet Türk, Leyla Zana, Hatip Dicle… La cara del nacionalismo kurdo intransigente en Turquía que se ve representada por dichos protagonistas ya sea en partidos políticos, asociaciones u otras organizaciones.

Para que el conflicto armado llegue a su fin, el Estado debería tener a un interlocutor válido, que condene al PKK y no tenga ningún vínculo con el grupo terrorista. Solamente entonces, podrá comenzar un diálogo sobre el futuro de la importante minoría kurda y lo que es más, el futuro de Turquía. Es por ello necesaria la existencia de un partido kurdo moderado que haga de contrapeso al BDP, y sus posibles sucesores, y lleve la cordura a la resolución de la cuestión kurda. Únicamente en el caso de que el PKK decidiese deponer las armas y dejar la lucha armada, el Estado debería sentarse a negociar tanto con el BDP como con el PKK y otras formaciones que representen, en mayor o menor medida, a los kurdos.

Tal vez valgan como ejemplos los casos del Partido Nacionalista Vasco (PNV) o Convergència i Unió (CiU) en España. Tal vez no, pues la idiosincrasia de Turquía es diferente a la de España. Lo que sí es cierto es que los kurdos en Turquía se beneficiarían al tener otra opción política a la hora de votar, pues en la actualidad tienen que elegir entre el BDP y los partidos ‘turcos’ (aunque éstos tengan kurdos entre sus filas), entre los que el AKP suele ser el preferido. Falta una tercera vía, con un nacionalismo con sentido común, algo que puede llegar a chirriar pero que existe, que demande aquello a lo que deben tener derecho los kurdos, como aprender su idioma en el colegio, y que también condene y se enfrente a la violencia terrorista.

El conflicto que desde 1984 lleva desgarrando el corazón a familias de uno y otro bando por igual debe terminar cuanto antes. Para que esto ocurra, es necesaria la existencia de un partido político kurdo moderado que tenga un significativo apoyo de la población kurda de Turquía. En la actualidad ya existen dos partidos que podrían desempeñar este papel. Se trata del Partido de los Derechos y las Libertades (HAK-PAR) y del Partido de la Democracia Participativa (KADEP). Ambas formaciones nacionalistas kurdas de corte federalista, que tal vez ni suenen al lector, ven limitado su impacto en la escena política del país euroasiático al contar con la oposición del PKK, cuya influencia en el sureste del país es muy destacable. De hecho, en las pasadas elecciones generales los dos partidos se presentaron junto al BDP y diferentes partidos de izquierdas en Bloque del Trabajo, la Democracia y la Libertad con candidatos independientes. Por lo tanto, si estas formaciones no logran crecer no podrán presentar la alternativa necesaria, de ahí la necesidad de que emerja un nuevo partido político.

En enero de este año, una referente del nacionalismo kurdo como es Leyla Zana, declaró lo siguiente: “El conflicto armado forzó a todos a escoger un bando. Nunca apoyaría dejar las armas. Las armas son el seguro de vida de los kurdos, y seguirá siendo así mientras persista [la cuestión kurda].” Gracias a esta actitud, seguimos atascados en un conflicto que se ha cobrado más de 30.000 víctimas. Hasta que no se cambie de opinión, hasta que el sentido común no se abra camino entre tanto odio, la solución estará lejos, muy lejos. Sin embargo, la existencia de un partido pro-kurdo que quiera por encima de todo la paz, sin renunciar a su identidad, podría propiciar aquello que todos llevamos esperando, erigiéndose como un interlocutor válido mientras que el PKK siga haciendo de las suyas, librando un conflicto anclado en desgastadas proclamas características del siglo pasado. Si esto llega a ocurrir, entonces la pelota estará en el tejado del Estado turco. Pero esa ya es otro tema.

Desde un punto de vista pragmático, la entrada en escena de un partido político kurdo moderado que tenga un peso significante parece improbable debido a la oposición del PKK y a la polarización del conflicto, algo que están experimentando tanto el HAK-PAR como el KADEP. Sin embargo, es importante destacar como se beneficiaría el país euroasiático de tener dicha alternativa.

Si aquellos moderados kurdos, que los hay, siguen sin hacer acto de presencia, habrá que poner un anuncio que rece lo siguiente: “Se busca partido kurdo moderado que quiera la paz (abstenerse amigos del PKK).”

Volver

Más sobre: pkkkurdos

Opina:

  • Condiciones de uso:

    ·No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos o calumniantes
    ·El usuario se compromete a respetar la legislación vigente y las Condiciones de Uso del portal
    ·Hispanatolia no se hace responsable de los comentarios aquí vertidos
    ·Queda reservado el derecho a eliminar los comentarios que incumplan estas normas o se consideren fuera de lugar

  • Imagen de seguridad Cargar otro diferente

* Campos obligatorios

6 Comentarios

  • Altay el Sábado, 13 de Abril de 2013 a las 03:32:55

    PKK es un grupo TERRORISTA..

    Denunciar

  • gali el Miércoles, 6 de Febrero de 2013 a las 00:08:12

    pkk.,Es un grupo TERRORISTA y mientras atente al ejercito turco a la policia y a la poblacion civil seguira siendo terrorista el estado Turco tiene todo el derecho de combatir hasta sus ultimas consecuencias.
    El pueblo Turco y todos los pueblos en el pais tienen el derecho de vivir en armonia y paz.

    Denunciar

  • Mikel el Sábado, 14 de Julio de 2012 a las 19:36:52

    Entre los muchos problemas que tiene el BDP, es que no practican lo que dicen (ni paz, ni democracia), recurren al victimismo, y creen que el fin justifica los medios. Es pura incoherencia política, como decir que los kurdos de otros partidos no son "auténticos", equiparar a las víctimas (como hacen los abertzales en España), o justificar TODO lo que hace el PKK...Hay que vivir en Turquía, y verlo

    Denunciar

  • Estorde el Sábado, 7 de Julio de 2012 a las 08:39:08

    Incomparable la situación turca con la vivida en España. Quizás si el BDP, debería moderar su discurso, pero dificil hacerlo mientras el "moderado" Erdoğan siga con su terrorismo de Estado (usando aviones de combate para bombardear y matar civiles en el este), mientras siga encarcelando sin cargos a cualquier periodista solo por opinar contrario al régimen. Quizás también el Gobierno dar ejemplo

    Denunciar

  • Miguel el Martes, 22 de Mayo de 2012 a las 10:52:18

    Pues sí, cada uno se define por sus palabras... El PKK está reconocido internacionalmente como un GRUPO TERRORISTA, incluyendo EE.UU. y la UE... Pero es que además, un grupo que busca imponer fines políticos por medio de las armas y el uso de la fuerza, y que comete atentados sin importar que mueran policías o civiles inocentes (y no hay más que leer las noticias), pinta de ONG no tiene vamos...

    Denunciar

  • mariah el Sábado, 19 de Mayo de 2012 a las 10:04:29

    Sr. Olmos usted no tiene ni la menor idea de cual es exactamente la cuestión kurda, desde luego ni se ha preocupado en documentarse, por favor un poco más de rigor para escribir en un medio público, hay que informar con la verdad y no con vanalidades, por favor no debería comparar a países cómo Turquía y España, el PKK no es un grupo terrorista, solo con esa definición, usted mismo ya se define.

    Denunciar

Mostrando del 1 al 6 de 6 registros.

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Runrún Comunicación