Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para garantizar el buen funcionamiento de la web y mejorar la experiencia del usuario. Al seguir navegando, acepta el uso de cookies en este sitio web.

Puede obtener más información o conocer nuestra Política de Cookies aquí.

X

Publicidad

Opinión

Murat Yetkin

Murat Yetkin

Erdoğan quiere confiar en Trump, pero...

29-11-2017 - 00:00 CET

Artículos relacionados:

Volver

La conversación telefónica el 24 de noviembre entre el Presidente turco Tayyip Erdoğan y el Presidente de EE.UU. Donald Trump ha sido reveladora con respecto a la psicología política de ambos líderes, que probablemente influirá en el futuro cercano en las problemáticas relaciones entre Ankara y Washington.

El primer mensaje sobre la conversación fue dado por el ministro turco de exteriores Mevlüt Çavuşoğlu, quien parafraseó a Trump diciendo que el presidente de EE.UU. “pondría fin a ese sinsentido”. El “sinsentido” al que se refería era la entrega de armas de EE.UU. al grupo sirio-kurdo Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que ha estado funcionando como las tropas de tierras del Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM) contra el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), a pesar de las objeciones persistentes del aliado de EE.UU. en la OTAN, Turquía.

El motivo para las objeciones de Ankara no es la lucha contra el ISIL –dado que Turquía es un miembro activo de la coalición contra el Daesh- sino el hecho de que el YPG sea la prolongación siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ha estado luchando contra Turquía durante más de tres décadas y que está designado como un grupo terrorista (también por los Estados Unidos).

El comunicado leído por la Casa Blanca no dio ningún nombre específico de organizaciones, pero tampoco negó lo que dijo Çavuşoğlu. El mensaje de Trump era coherente con su tweet previo, en el que se quejaba del error de “6 billones de dólares” que había “heredado”, refiriéndose a la política en Siria de su predecesor Barack Obama. Estaba también en línea con sus señales previas de que la colaboración con el YPG llegaría a su fin con la derrota del ISIL.

Ankara estaba ansiosa por hacer oír su mensaje sobre las armas del YPG. Aunque aún no está claro cómo la administración Trump va a cumplir sus promesas sobre recuperar todo el armamento entregado al YPG una vez que la colaboración haya concluido (después de que Erdoğan expresara preocupación por que pudiera ser usado contra objetivos turcos), Erdoğan quiere creer lo que dice Trump.

En realidad, el presidente turco quiere confiar en Trump y se siente más cercano al actual presidente de EE.UU. de lo que se sentía con Obama. Pero hay varios factores que limitan el nivel de confianza.

La presencia en los Estados Unidos de Fethullah Gülen, el predicador islamista acusado de organizar el intento de golpe de Estado de 2016 en Turquía, no está en realidad entre los factores tras la reticencia de Erdoğan a tener más confianza en Trump. A fin de cuentas, ese es un problema que puede ser resuelto. De forma similar, el proceso contra Reza Zarrab es también una cuestión que puede ser resuelta, incluso aunque tenga el potencial de crear problemas serios en la situación política y económica doméstica de Turquía.

En realidad, Erdoğan no está seguro de si Trump es capaz de cumplir sus promesas debido a la complicada situación política doméstica en Washington. Por ejemplo, Trump está en contra de los planes de Turquía de hacerse con los sistemas de defensa aérea S-400 de fabricación rusa, pero Erdoğan no está seguro de si Trump será capaz de superar las objeciones del Congreso si intenta vender los sistemas Patriot a Turquía.

Trump aún no ha estado un año en el cargo, pero varios de sus ayudantes cercanos o bien han sido despedidos por él o bien han tenido que dejar sus puestos por investigaciones del FBI. Trump no ha sido capaz de completar su equipo de política exterior en medio de numerosos problemas en el Departamento de Estado, con el Pentágono y la CIA aparentemente rellenando el actual hueco en la diplomacia de EE.UU.

Esas son algunas de las razones que impiden que Erdoğan tenga una confianza plena en el presidente estadounidense Trump, a pesar de su entusiasmo cuando Trump llegó inicialmente al cargo. Y el presidente turco puede no ser el único líder mundial que piense de esta forma.


 

Artículo traducido del original publicado el 28-11-2017 en el diario turco Hürriyet.

Volver

Opina:

  • Condiciones de uso:

    ·No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos o calumniantes
    ·El usuario se compromete a respetar la legislación vigente y las Condiciones de Uso del portal
    ·Hispanatolia no se hace responsable de los comentarios aquí vertidos
    ·Queda reservado el derecho a eliminar los comentarios que incumplan estas normas o se consideren fuera de lugar

  • Imagen de seguridad Cargar otro diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Runrún Comunicación