Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Pablo Gómez

Turquía vence a Australia en un partido de infarto

Basket baloncesto turquia

08-09-2014 - 00:00 CET Pablo Gómez | Hispanatolia

La selección turca logró derrotar a los australianos tras un partido increíble que tuvo perdido durante los últimos 35 minutos, y que acabó decidiéndose a sólo cinco segundos del final.

Habrá quien al hablar de “Lo imposible” piense que se trata de una película española de 2012 dirigida por Juan Antonio Bayona que relata una historia sucedida en medio del tsunami que asoló el sureste asiático en 2004. Pero desde ahora, tendremos que pensar que “lo imposible” fue lo que hizo la selección turca de baloncesto en el partido del Mundobasket disputado ante Australia, a cuyos jugadores se les acabó quedando una cara como la de Naomi Watts viendo venir aquella ola gigante.

El choque disputado en el Palau Sant Jordi de Barcelona comenzó de forma extraña. Ya de mano el partido se retrasó 15 minutos respecto de su hora de comienzo prevista, a causa de un problema en el aro de la canasta con la que iba a jugar Turquía; luego, y con poco más de cinco minutos del primer cuarto transcurridos, los árbitros tendrían que volver a parar el juego otros diez minutos –más otros dos minutos adicionales de retraso para que los jugadores volviesen a calentar- porque el reloj de la misma canasta repentinamente dejó de funcionar, algo que no había pasado hasta ahora en ningún encuentro.

Esas dos interrupciones, especialmente la segunda, interrumpieron el ritmo de juego de un partido que empezó muy igualado y en el que ambos equipos se jugaban su pase a cuartos de final del Mundial de Baloncesto que se disputa en España. Tras inaugurar el marcador Australia con un triple, pasaban dos minutos hasta que Arslan lograba la primera canasta, y él mismo situaría a Turquía dos puntos por delante tras un triple, pasados tres minutos de juego. Tras la pausa para arreglar el reloj, los australianos se escaparon de 5 pero una canasta de Güler –fundamental todo el partido- en el último segundo redujo la diferencia a 3, finalizando el primer cuarto con 15-18.

Tras unos primeros 10 minutos muy igualados, en el segundo cuarto Australia se fue de 7 en el marcador gracias a una eficaz presión en defensa que frenaba las acometidas turcas. Güler volvió a aparecer y en un par de intervenciones, entre él y Tunçeri –otro de los protagonistas del partido- redujeron la diferencia a 2, forzando a Australia a pedir tiempo muerto.

Después de que los australianos se fueran otra vez de 5 de nuevo Tunçeri reduciría la diferencia a 2 con un gran triple, pero los turcos no dejaban de ir por detrás tratando de alcanzar a sus rivales, hasta que a sólo un minuto y 45 segundos Turquía se puso un punto por delante tras unos tiros libres de Akyol. A sólo 8 segundos del descanso, Turquía volvía sin embargo a quedarse por detrás y Ataman solicitaba tiempo muerto, pese a lo cual el segundo cuarto acabaría con un resultado de 34-35 que reflejaba la realidad: un partido muy igualado, pero en el que Australia se mantenía a la cabeza.

Tras el descanso nuevamente Güler apareció para volver a abrir el marcador para los turcos, pero después de más de dos minutos de sequía que éstos pagarían caro. Ataman solicitó otro tiempo muerto después de que la selección de Oceanía se fuese de 8 aprovechando varios errores de Turquía, y su creciente impaciencia acabaría costándole una falta técnica que en nada ayudó a su equipo, sino que por el contrario permitió que Australia se colocase a 12 puntos de distancia mientras los turcos parecían perdidos y sin ideas.

Fue el peor momento de la selección turca, sin duda. A poco más de 2 minutos Turquía lograba reducir la desventaja de nuevo a 8 puntos pero seguía sin funcionar sobre la cancha, perdiendo muchas bolas y sin lograr burlar el férreo bloqueo australiano, que casi no le permitía jugar. Pese a los nervios de Ataman y cierta tensión en la cancha, un triple magnífico del turco-esloveno Emir Preldžič –quien a lo postre sería el héroe de su equipo- colocaba a Turquía a 4 puntos de los australianos, dando una nueva perspectiva a un partido que por momentos pareció oler a paliza, y el tercer cuarto acabó con 46-50 en el luminoso.

Cuando sólo se había jugado medio minuto del último cuarto, un triple de Arslan ponía a Turquía a sólo un punto por detrás, pero fue una ilusión; los australianos volvieron a irse de 8 puntos con una gran defensa y ayudados por una selección turca incapaz de rematar sus jugadas de ataque. Sin embargo a 5 minutos y 50 segundos del final, Güler colocaba a su equipo en una jugada de contraataque a 4 puntos de distancia; ya con el cronómetro marcando 4:31, de nuevo un triple de Arslan ponía el partido 56-57, y en pie a los 2.000 aficionados turcos que llenaban el Sant Jordi. Lo imposible parecía cada vez más posible.

Un final increíble

Australia sin embargo se mantenía firme y con un juego constante durante todo el partido. Turquía siguió intentando –como lo intentó durante todo el partido- escaparse por delante en el marcador con un juego más pausado y meditado, pero los australianos se pusieron a 4 de ventaja con sólo 2 minutos por jugar. La cosa pintaba mal para los turcos, aunque esto sea baloncesto. Preldžič de tiros libres desperdició la ocasión de ponerse a dos puntos, y a un minuto escaso del final el técnico turco pedía otro tiempo muerto viendo que Australia volvía a ponerse a 5 puntos de distancia en el marcador. Pocos podían pensar en ese momento en otra cosa que no fuera una victoria de Australia, que durante todo el partido había puesto distancia de por medio cada vez que Turquía parecía acercársele.

Pero he aquí que cuando sólo quedaban 50 segundos, Preldžič se sacaba un triple de oro que colocó el marcador 62-64. Tras desperdiciar la selección australiana su tiempo de posesión sin anotar, Turquía volvía a pedir tiempo muerto con sólo 22 segundos en el cronómetro y con la posesión a su favor. Mientras Ataman daba apresuradamente explicaciones a sus jugadores se olía el “milagro”, pero si venía vendría después de una prórroga tras un previsible empate asegurando una canasta o, quizás, forzando una personal y anotando los tiros libres. Cualquier otra idea, era una locura.

Tras un saque de banda Preldžič se desmarcaba y recibía la bola en el centro de la cancha, mientras hacía gestos con la mano a sus compañeros para que aguantaran a la defensa australiana... 10 segundos, 9, 8... El reloj corría, el tiempo se acababa y el jugador de 27 años nacido en Bosnia no tiraba. Aguantó la posesión, y a sólo 5 segundos llegó lo imposible: Preldžič anotaba un triplazo que valía un partido, mientras sus compañeros –incluyendo el banquillo- se avalanzaban sobre el jugador y le colmaban de abrazos. La locura estallaba en las gradas con un marcador que mostraba un 65-64 inimaginable sólo un minuto antes.

La selección de Australia, sin aún poder creérselo, pidió de inmediato tiempo muerto pero el marcador ya no se movería. Con la hinchada australiana y su equipo aún con la boca abierta, los “12 Gigantes” turcos acabarían bailando de alegría sobre la cancha y aplaudiendo a su afición. Como era de esperar Preldžič y Güler fueron los máximos anotadores de su equipo, con 16 puntos cada uno.

Turquía, vigente subcampeona del mundo, se verá las caras en cuartos de final el martes a las 17:00 horas, ante la difícil selección de Lituania; pero ya no importa lo que pase: desde este domingo, habrá que creer en que lo imposible... existe.

Más sobre: EspañaBaloncesto

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet