Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Turismo

El Gran Bazar de Estambul: un poco de Historia

Una de las principales entradas al Gran Bazar

Una de las principales entradas al Gran Bazar | Fuente: CC

30-10-2011 - 18:00 CET Pablo Gómez | Hispanatolia

Sería casi imposible ofrecer una guía detallada para recorrer las innumerables y laberínticas calles que componen el Gran Bazar, y no es esa nuestra intención; pero conozcamos un poco más acerca de uno de los principales atractivos turísticos de Estambul.

El Gran Bazar o "Kapalıçarşı" (palabra que en turco significa "mercado cubierto") de Estambul es uno de los mayores y más antiguos mercados cubiertos del mundo. Ubicado en pleno centro de la península histórica de Estambul, este intrincado conjunto cubierto formado por unas 60 calles, 16 patios y cerca de 4.000 tiendas es desde hace siglos el corazón de la vieja Estambul y no sólo en un sentido geográfico. Abarca una superficie de 45.000 metros cuadrados y cada día trabajan en él 20.000 personas que venden unos 13.000 artículos diferentes. Posee cuatro grandes entradas situadas en los extremos de las dos principales avenidas que lo atraviesan, y que se cruzan cerca de la esquina suroeste del complejo.

Este inmenso mercado recibe a diario entre un cuarto y medio millón de visitantes según la época del año, y en él se pueden encontrar productos y servicios de todo tipo: desde cafeterías, restaurantes, bancos, oficinas de cambio, correos e incluso enfermería, hasta negocios más tradicionales -y por los que el Gran Bazar es famoso- como los de venta de joyería, orfebrería, alfombras, especias, artesanía o antigüedades, por citar los más conocidos. Posee además cuatro fuentes, dos hamam (baños turcos) y otras dos mezquitas.

En el centro del Bazar se ubica el "Cevahir Bedesten" o "Mercado de las Joyas", la zona donde hace siglos se encontraban los productos más apreciados y antiguos, y aún pueden encontrarse hoy día: muebles, artesanía en cobre, armas, iconos, pipas de agua, relojes, monedas u orfebrería en oro y plata, por mencionar algunos. De hecho muchas de las tiendas en el Gran Bazar están agrupadas según el tipo de productos que venden; antiguamente durante los tiempos del Imperio Otomano los comerciantes estaban también asociados por gremios que enseñaban el oficio a los nuevos aprendices, una organización que terminó en 1923 con la proclamación de la República.

Mapa Gran Bazar de Estambul

Un poco de Historia

Antes de la llegada de los otomanos, en tiempos bizantinos ya existía en la antigua Constantinopla un pequeño mercado que con el tiempo constituiría el núcleo del Gran Bazar, el llamado "Cevahir Bedesten" o "Bedesten antiguo" (el "bedesten" era un edificio cubierto con propósitos comerciales, muy utilizado por los otomanos y heredero de la antigua basílica romana).

Tras la conquista otomana de la ciudad en 1453 por parte del sultán Mehmet II, éste inició una serie de obras en la nueva capital de su imperio entre las que incluyó la construcción de barios mercados cubiertos (bedesten), en un principio dedicados principalmente al comercio de telas y seda pero que posteriormente comenzaron a vender todo tipo de objetos de valor. Dos años después de la toma de Constantinopla, en 1455, se iniciaron las obras de un nuevo bedesten llamado "Sandal Bedesteni", situado unos metros al sureste del antiguo Cevahir Bedesten y dedicado inicialmente a la venta de seda y otros tejidos. Los trabajos concluyeron en 1461, fecha que es considerada como la de la fundación del Gran Bazar de Estambul.

Otros sultanes posteriores como Solimán el Magnífico, Mehmet IV o Mustafá II fueron ampliando sucesivamente las instalaciones en torno a estos dos núcleos originales, a medida que la actividad y el número de productos y servicios que se ofrecían iban aumentando, pero también como consecuencia de incendios, terremotos u otros sucesos que hicieron necesario llevar a cabo distintas obras de reparación o renovación. Según un inventario realizado en 1880, el Gran Bazar incluía por entonces 2 bedesten, 4.399 tiendas, 2.195 habitaciones, 1 hamam (baño turco), 1 mezquita, 12 cámaras de seguridad (para objetos de valor), 10 centros de oración, 2 fuentes, 1 manantial, 16 abrevaderos, 8 pozos para la extinción de incendios, 24 posadas y 1 escuela.

Tras el gran terremoto que sufrió la ciudad en 1894 el Gran Bazar sufrió graves daños que hicieron preciso que se llevasen a cabo grandes obras de reconstrucción y restauración, que acabaron dándole prácticamente su actual aspecto; concluídas las obras cuatro años después, en 1898, los trabajos de restauración dejaron fuera del Bazar varias calles: Sarnıçlı Han, Paçavracı Han, Alipaşa Cami Han, Yolgeçen Han, la calle Tığcılar, la calle Örücüler, y la avenida Çadırcılar. En 1954 de nuevo el Bazar volvió a sufrir una catástrofe tras ser destruido parcialmente por un incendio, y tuvo que ser reconstruido en unos trabajos que duraron cinco años. Todas estas sucesivas reparaciones, restauraciones y reconstrucciones pueden verse claramente reflejadas hoy día en el Gran Bazar, un lugar que además de un gran atractivo para los turistas sigue siendo actualmente un gran centro de negocios y compra-venta de bienes para los estambulitas.

Ahora que ya sabemos algunos datos y conocemos algo más de la historia de este emblemático lugar, es hora de adentraros en él con un poco más de conocimiento en nuestra próxima visita a Estambul y dejarnos perder durante varias horas por sus innumerables e intrincadas calles. Pero antes un consejo: desconfiemos de las recomendaciones que se encuentran en algunas guías sobre dónde comer o comprar; la mayoría de las veces la información estará desfasada y simplemente se repetirá en sucesivas ediciones, cuando no sea simplemente errónea, y podemos llevarnos un buen chasco además de una desagradable sorpresa para nuestro bolsillo.

No olvidemos que el Gran Bazar es ante todo un gran centro comercial lleno de historia, pero también un importante centro de atracción turística: lo mejor es adentrarnos en él con la curiosidad de un niño y explorar por nuestra cuenta, pero siempre asegurándonos bien del precio antes de adquirir nada y no dejándonos llevar por la insistencia de los vendedores... Aquí el milenario arte del regateo es casi una obligación.

Cómo llegar:

El Gran Bazar se ubica entre las mezquitas de Beyazit II y Nuru Osmaniye, podemos acceder por cualquiera de las puertas principales ubicadas en ambos extremos. Para llegar hasta allí podemos tomar la línea de tranvía T1 y bajarnos en la parada de Beyazit- Kapalıçarşı o también en Çemberlitas (junto a la Columna de Constantino).

También podemos llegar andando en unos 15 minutos desde la Plaza de Sultanahmet (donde se encuentran Santa Sofía y la Mezquita Azul), subiendo a lo largo de la calle Diva Yolu.

Horario de apertura:

De lunes a sábado, de 9:00 a 19:00 horas. Cierra los domingos.

Más sobre: estambul

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

1 Comentarios

  • Hector el Domingo, 30 de Octubre de 2011 a las 21:17:52

    Muy interesante el articulo, yo lo visite en Junio, y efectivamente lo bonito es entrar y dejar que sean tus propios pasos los que te vayan llevando sin ningun objetivo en concreto, dejarte envolver por su atmosfera y sus olores (Aunque para eso mejor el Bazar de las Especias, otra visita que vale la pena, y de la que espero escribais otro articulo.
    A Turquia siempre se acaba volviendo.

    Denunciar

Mostrando del 1 al 1 de 1 registros.

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet