Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Concluye la búsqueda de supervivientes en el terremoto de Van

Tiendas medialunaroja

31-10-2011 - 11:00 CET | Hispanatolia

La cifra de víctimas del seísmo de 7,2 grados que afectó al sureste de Turquía hace una semana se elevó el domingo a 601 muertos y 4.150 heridos.

Tras una semana de trabajo sin descanso para rescatar a los posibles supervivientes del devastador terremoto de 7,2 grados que sacudió el pasado 23 de octubre la provincia fronteriza de Van, al sureste de Turquía, el gobierno turco ordenó el domingo por la noche el cese de las operaciones de búsqueda para centrarse en la ayuda a las decenas de miles de víctimas del seísmo que se han quedado sin hogar.

"Nos gustaría dar las gracias a la comunidad internacional. Países como Irán y Azerbaiyán han mostrado una especial solidaridad. En un primer momento hemos rechazado la ayuda (exterior) para evaluar nuestro propio potencial (de respuesta a la catástrofe), pero pueden enviarnos equipamientos de emergencia como tiendas, casas prefabricadas, contenedores y mantas. Nos gustaría dar las gracias a todos los países que se han interesado por enviar ayuda", declaró el vice primer ministro Beşir Atalay, al cargo de las operaciones en la zona.

Según datos oficiales hasta ahora han sido enviadas a la provincia de Van unas 45.000 tiendas de emergencia (unas 3.500 de otros países), así como un equipo de 250 médicos y 900 miembros de equipos de emergencia. Las últimas cifras de fallecidos hablan de 601 víctimas mortales por el terremoto, 4.150 personas heridas y 188 supervivientes rescatados con vida bajo los escombros.

Difícil vuelta a la normalidad

En Erciş, la ciudad más afectada por el terremoto, algunas tiendas reabrieron el domingo una semana después del desastre e incluso se restauró el suministro eléctrico en algunas zonas de la ciudad, pero pocos de los casi 100.000 habitantes de esta localidad situada a las orillas del lago Van están dispuestos a regresar a sus casas, muchas de las cuales han resultado dañadas, mientras las réplicas continúan sucediéndose en la región, la última de ellas el domingo de 5,3 grados de magnitud en la escala Richter.

La principal preocupación ahora es cómo harán frente las decenas de miles de personas que se han quedado sin hogar a las bajas temperaturas a medida que se acerca el invierno, en una región de Turquía donde las nevadas son copiosas y las temperaturas bajan decenas de grados por debajo de cero. Según la oficina de gestión de emergencias más de 43.000 tiendas han sido entregadas en Van, una cifra que según las autoridades turcas es mucho mayor de las necesidades reales, ya que muchas personas cuyas casas pueden ser habitadas están pidiendo también tiendas porque se sienten más seguras durmiendo en ellas debido a que la actividad sísmica continúa en la zona.

"Nuestra casa está en buen estado, pero vivimos en una tienda por miedo. Volveremos a la casa una vez que hayan cesado las réplicas y el gobierno nos diga que nuestra casa es segura", explicaba un ciudadano de Erciş. El domingo cientos de personas continuaban demandando tiendas, pero las autoridades turcas están comenzando a restringir su entrega a una inspección previa de la vivienda que verifique que ésta no es apta para vivir en ella o posee riesgo de derrumbe.

"El problema aquí es que no puedes dar 100.000 tiendas en una ciudad cuya población es equivalente a ese número", comentaba en declaraciones a la agencia Reuters un responsable de las operaciones de búsqueda y rescate en Van. "Nuestra gente también tiene que confiar en el gobierno. Todo el mundo está pidiendo tiendas, pero necesitan ser pacientes. Si el primer ministro dice que se va a construir un nuevo y mejor Van, estoy seguro de que así será", añadió. Los responsables de la Media Luna Roja Turca también han salido al paso de las críticas aparecidas en medios por la supuesta escasez de tiendas de emergencia. "Tenemos el segundo mayor stock mundial de tiendas de emergencia", declaró su director general por televisión, explicando que era imposible hacer frente a una demanda tan exagerada.

Uno de los problemas que esta demanda a veces injustificada de tiendas está generando es el desabastecimiento de poblaciones más pequeñas, especialmente en pueblos dispersos por la zona donde a menudo las construcciones son más endebles y muchas de las casas se han venido abajo, lo que junto con su aislamiento hace que su necesidad de estas tiendas para combatir las bajas temperaturas sea mayor.

Mientras en la capital provincial, Van, cientos de personas piden tiendas de emergencia por miedo a las réplicas pese a que apenas una decena de edificios se han derrumbado allí, en varios pueblos donde no quedan casas en pie la gente aún espera recibir un techo bajo el que dormir antes de que lleguen las primeras nieves. "La mayoría de nosotros aún duerme fuera. El pueblo ha recibido carbón y mantas, pero ninguna tienda", explicaba el jefe de una aldea situada a unos 10 kilómetros de Erciş.

Más sobre: Terremoto

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet