Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Deportes

Arda Turan encandila al Calderón

Ardaturan atletico

24-04-2012 - 00:00 CET Francisco Olmos | Hispanatolia

El jugador turco del Atlético de Madrid se ha convertido en todo un ídolo para la hinchada colchonera tras encadenar varias actuaciones de lujo.

El Vicente Calderón ya posee un nuevo talismán al que aferrarse, un nuevo nombre que corear, un nuevo futbolista al que ovacionar. Se trata de Arda Turan. El atacante llegado el pasado verano a la ribera del Manzanares se ha convertido en uno de los jugadores preferidos de la afición a base de talento y entrega. El colofón llegó el domingo, cuando el turco culminaba una gran semana con dos auténticos golazos que le daban un muy necesitado triunfo al Atleti.

Los tantos marcados por Arda ante el Espanyol definen su forma de jugar. En el primero, el ex del Galatasaray demostró su clase con una magnífica chilena, bolea o remate acrobático, términos los hay para todos los gustos. En el segundo, el turco exhibió sobre el tapete del Manzanares su desborde al zafarse de dos rivales, a los que dejó en suelo, antes de batir al guardameta rival con ajustado disparo. “Estábamos pidiendo a gritos los goles de Arda,” dijo en la rueda de prensa tras el partido el ‘Cholo’ Simeone. Ya no hace falta que grite más.

“Arda toma el mando,” “El sultán Turan deslumbra en el Atleti,” “Arda ilumina el Manzanares,” “Turan hace que Arda el Calderón.” Con estos titulares, entre otros muchos, la prensa española se hacía eco la soberbia actuación de Turan, rindiéndose ante la calidad del turco. Aquellos que conocían la habilidad de Arda esperaban con ansia ver la mejor versión de la Perla de Bayrampaşa, y no ha defraudado. Ya nadie duda del internacional turco, que ha conseguido callar a críticos y escépticos, siempre armado con su eterna sonrisa que ha vuelto a recuperar una vez hubo abandonado el agobiante ambiente que respiraba en Estambul.

Arda Turan no era conocido por todos los aficionados del Atlético de Madrid cuando llegó a la capital de España procedente del Galatasaray por 12 millones de euros, lo que le convirtió en el jugador turco más caro de la historia. A lo sumo, muchos tenían referencias vagas de las actuaciones del atacante con su selección y nociones de su técnica por videos colgados en Internet. Por lo tanto, su fichaje fue menos mediático que los de Radamel Falcao y Diego Ribas. Pero poco a poco, cuando las lesiones le respetaban, iba dejando destellos de calidad y entrega, algo que siempre gusta a la grada, hasta que eclosionó la pasada semana con sendas actuaciones grandiosas ante Valencia y Espanyol. 

El ‘11’ del Atleti aún tiene alguna asignatura pendiente, como aprender español, y cuenta en la regularidad con su mayor hándicap. Sin embargo, si domingo tras domingo da lo mejor de sí, y si la directiva decide no venderlo equivocadamente para sacar dinero fácil, se ganará un hueco en el panteón del Calderón junto a otros ilustres que vistieron la elástica rojiblanca. Por el bien del fútbol, esperemos que Arda continúe dando alegrías a la parroquia colchonera y siga resonando ese simple pero emotivo cántico que ya se está convirtiendo en habitual a orillas del Manzanares: Arda Turan, Arda Turan, Arda Turaaan, Arda Turaaan, Arda Turaaan… 

Más sobre: españa-turquía

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet