Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Internacional

Amnistía Internacional denuncia que los musulmanes sufren discriminación en Europa

Islamofobia racismo

25-04-2012 - 14:30 CET | Hispanatolia

La organización internacional de derechos humanos denuncia un preocupante aumento de los casos de discriminación contra musulmanes en la educación y el empleo, mientras los partidos y movimientos islamófobos y anti-inmigración experimentan un auge en toda Europa.

Un informe publicado el martes por la organización internacional de derechos humanos Amnistía Internacional (AI) muestra un preocupante panorama sobre un creciente grado de racismo y discriminación contra la población musulmana en Europa, especialmente en campos como la educación y el empleo.

El informe, titulado "Elección y Prejuicio: la Discriminación contra los Musulmanes en Europa" se centra en países como Bélgica, Francia, Holanda, España y Suiza, en los que la ONG ya había hecho sonar anteriormente la voz de alarma por las restricciones impuestas contra la creación de lugares de culto o de ciertos tipos de vestimenta, y donde ha sacado a la luz numerosos casos de discriminación por cuestiones de fé.

En lugar de combatir los tópicos, prejuicios y estereotipos que circulan sobre los musulmanes entre muchos ciudadanos, los gobiernos europeos a menudo se aprovechan de ellos y los explotan para lograr adeptos entre la población, especialmente en época electoral, según denuncia AI. "En vez de combatir estos prejuicios, los partidos políticos y las autoridades públicas los toleran con demasiada frecuencia en su búsqueda de votos", declaraba Marco Perolini, miembro de Amnistía Internacional y experto en temas de discriminación, a la agencia de noticas France-Presse.

El documento presentado por la organización se muestra especialmente crítico con aquellos países que han impuesto prohibiciones sobre cualquier manifestación pública de religiosidad, incluyendo vestimentas como el velo o el hijab o la tenencia de símbolos religiosos en los colegios. Además se documentan numerosos casos de musulmanes que han tenido problemas por su religión a la hora de conseguir un trabajo o que han tenido que cambiar a sus hijos de escuela por problemas de discriminación similares.

"Las restricciones sobre el uso de símbolos y vestimentas religiosos y culturales han sido introducidas en algunos casos en la educación, llevando a violaciones de los derechos de los alumnos musulmanes a la libertad de religión y expresión. En algunos casos los estados han introducido prohibiciones generales en la educación pública sin demostrar que esas restricciones fueran necesarias y adecuadas para alcanzar un objetivo legítimo", dice el informe.

"Este informe saca a la luz algunos ejemplos de la discriminación experimentada por los musulmanes en Europa en las áreas del empleo y la educación. Se refiere también a situaciones donde los derechos de los musulmanes a la libertad de religión o creencia y a la libertad de expresión son restringidos de una forma que no puede ser justificada de acuerdo a la legislación internacional sobre derechos humanos", señala el documento, en el que la organización de derechos humanos muestra también su preocupación por el continuo auge en toda Europa de las formaciones y movimientos políticos que tienen como ideología y discurso central a los musulmanes o a sus prácticas religiosas.

Es precisamente en el campo de la educación y el empleo donde AI documenta los mayores casos de discriminación. Así señala como muchas mujeres musulmanas son rechazadas en los trabajos por su forma de vestir o por el uso de símbolos religiosos como el pañuelo. Este problema lo sufren también las niñas que acuden al colegio y que por sus creencias visten este tipo de prendas. También se han documentado casos de despidos a hombres musulmanes que por su fe llevaban barba. Muchos empresarios y compañías además prohíben cualquier símbolo religioso o cultural a sus empleados musulmanes argumentando que puede molestar a sus compañeros de trabajo o a los clientes, según denuncia AI, que añade además que la legislación de la Unión Europea en contra de las prácticas discriminatorias en el empleo por razones de creencia o religión parece que prácticamente no se aplica en toda la UE.

De hecho es entre las mujeres musulmanes, quienes precisamente pueden hacer más evidente sus creencias cuando usan alguna prenda tradicional como el pañuelo o velo, donde esta discriminación religiosa se hace más patente, según AI. La ONG destaca no sólo un índice de desempleo mucho mayor entre los musulmanes europeos, sino que además éste es especialmente alto entre las mujeres. Así por ejemplo en Francia la tasa de empleo entre las mujeres era del 60,9% en 2009, pero esta cifra caía al 25,6% entre las que eran de origen marroquí o al 14.7% para las de origen turco. En Holanda, según datos de 2006, el 56% de las mujeres holandesas no pertenecientes a una minoría étnica tenían un trabajo, pero el porcentaje caía hasta el 31% en las mujeres de origen turco y el 27% para las de origen magrebí.

Este preocupante informe de Amnistía Internacional se publica precisamente en un momento en que en Noruega se ha iniciado hace unos días el juicio contra el autor de la masacre de Oslo, un extremista antimusulmán que asegura formar parte de una célula mayor que pretende evitar la "islamización" de Europa, donde en los últimos años varios países han impuesto por ley serias restricciones al uso de vestimentas religiosas o incluso a la construcción de mezquitas, como es el caso reciente de Suiza. En varios países del occidente europeo preocupa además el auge de los partidos de extrema derecha que manifiestan abiertamente su rechazo a la población musulmana, formaciones que han pasado de ser minoritarias y aisladas a participar en algunos gobiernos como el de Holanda, donde su líder Geert Wilders ha sido juzgado por declaraciones racistas e islamófobas.

Los partidos tradicionales de centro-derecha y centro-izquierda, lejos de combatir el fenómeno, a menudo recurren al mismo discurso anti-inmigrante y anti-musulmán para tratar de frenar su pérdida de votantes. En las recientes elecciones presidenciales francesas celebradas el domingo, el llamado Frente Nacional de Marine Le Pen batió récords y se convirtió durante la primera ronda de votación en uno de los partidos más votados, con el 18% de los franceses respaldando sus consignas contra la inmigración. Un informe indicaba precisamente que en Francia, donde más de un millar de ataques racistas se producen cada año, cerca del 40% de las agresiones xenófobas se producen contra musulmanes, pese a que éstos constituyen sólo el 10% de la población.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet