Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

La mayoría de los turcos rechazan la prohibición del aborto

Protesta mujeres aborto

11-06-2012 - 15:00 CET | Hispanatolia

Una encuesta publicada recientemente se suma al amplio debate político y social sobre la posibilidad de ilegalizar el aborto que ha dominado Turquía en las últimas semanas.

Una mayoría de ciudadanos de Turquía rechaza imponer nuevas y mayores restricciones sobre el aborto en su país tal y como estudia el gobierno del AKP, según una encuesta publicada el lunes por el diario Habertürk.

El estudio, realizando por el centro de investigación Konsensus entre un total de 1.500 personas del 24 de mayo al 6 de junio. Según los resultados de la encuesta, el 55,5% de los entrevistados rechazaron una prohibición del aborto frente a un 44,5% que se mostró a favor.

Esta publicación coincide con el amplio debate político y social que se ha desatado en Turquía a raíz de las polémicas declaraciones hechas el pasado 25 de mayo por el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan, quien criticó los nacimientos por cesárea y calificó el aborto de "asesinato".

"Soy un primer ministro que rechaza los nacimientos por cesárea, y sé que todo esto se hace con un propósito. Sé que estas son medidas que se toman para evitar que la población de este país siga creciendo. Yo veo el aborto como el asesinato", dijo entonces Erdoğan, añadiendo que el país necesitaba una población joven y dinámica como base fundamental de su crecimiento económico.

Las palabras del primer ministro turco han tenido desde entonces una amplia contestación tanto desde la oposición, que ha acusado a Erdoğan de querer situar a Turquía al nivel de Malta (único país de la UE donde el aborto es totalmente ilegal), como en la calle: miles de mujeres se manifestaron la semana pasada por las calles de las principales ciudades del país coreando eslóganes como "AKP, aleja tus manos de mi cuerpo", "El aborto es un derecho", o "Es mi cuerpo, es mi decisión".

Pero las declaraciones del primer ministro turco también han encontrado eco en muchos ámbitos conservadores dentro y fuera de su partido. A las declaraciones de algunos diputados y ministros se sumaban la semana pasada las de Mehmet Görmez, jefe de la Oficina de Asuntos Religiosos de Turquía (la máxima autoridad religiosa del país), quien defendía el derecho del feto a la vida y rechazaba el uso de la práctica del aborto sin una razón válida. "Ninguna mujer tiene el derecho a decir 'Este es mi cuerpo, y tendré un bebé si quiero' ", declaraba Görmez, añadiendo que el Islam acepta el uso de anticonceptivos para evitar embarazos no deseados, pero que el aborto intencionado debería ser considerado un asesinato.

El ministro de salud de Turquía, Recep Akdağ, se sumaba a la polémica al declarar que tanto el aborto como la cesárea son métodos que no deberían ser utilizados salvo que incurran razones médicas. Para añadir aún más leña al fuego, Akdağ llegó a sugerir que el Estado podría hacerse cargo de los niños nacidos a consecuencia de violaciones si finalmente se prohíbe el aborto en Turquía salvo en casos en que peligre la vida de la madre. "He visto algunos de los debates en la prensa... Todos hablan sobre los derechos de las mujeres, pero los bebés también tienen derechos", dijo Akdağ, que anunciaba el pasado 30 de mayo que el ejecutivo estaba preparando un borrador sobre una nueva ley sobre el aborto que prevé aprobar en el mes de junio.

Aunque aún no está claro cuál será su contenido, varias filtraciones a la prensa apuntan a que el gobierno del AKP podría reducir hasta sólo las cuatro primeras semanas de gestación el período en el que sería legal para una mujer practicar un aborto. Actualmente y desde 1983, en Turquía es legal abortar hasta la décima semana de gestación. Los críticos de esta opción argumentan que equivaldría a una prohibición del aborto, dado que muchas mujeres no son conscientes de estar embarazadas durante el primer mes de gestación. Pero el ministro de salud ha negado que el gobierno haya tomado una decisión en este sentido.

A este intenso debate se sumaba hace sólo unos días Mesude Nursuna Memecan, diputada del propio partido AKP por la provincia oriental de Sivas, quien en declaraciones hechas al diario Hürriyet subrayaba que una prohibición del aborto causaría un gran perjuicio a las mujeres. "No creo que una prohibición sobre el aborto traiga ningún beneficio... Prohibir el aborto no significa que no se vaya a practicar; una prohibición así provocaría más dificultades a las mujeres y pondría sus vidas en riesgo", explicó Memecan, quien dijo además que ninguna mujer recurre a esta opción sin tener importantes razones para hacerlo y que tanto el aborto como la cesárea suponen un grave trance para cualquier mujer.

Más sobre: MujerErdoğan

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet