Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

Ankara mantiene la cautela ante la propuesta de Hollande sobre el genocidio armenio

Francois hollande

10-07-2012 - 15:00 CET | Hispanatolia

Las últimas declaraciones del Elíseo sobre que Hollande podría resucitar la polémica ley sobre el genocidio han puesto en guardia al gobierno turco, que ve en ellas motivaciones políticas.

La llegada al Palacio del Elíseo de François Hollande, que parecía haber abierto una nueva etapa en las deterioradas relaciones que experimentaron Turquía y Francia durante el mandato de Sarkozy, podría no suponer el cambio de rumbo que espera Ankara en la actitud del gobierno parisino hacia la delicada cuestión del reconocimiento del genocidio armenio.

Si bien el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan y el presidente francés François Hollande se mostraron de acuerdo en retomar las tradicionalmente buenas relaciones bilaterales durante un encuentro que mantuvieron a finales de junio en Río de Janeiro y abogaron por inaugurar una "nueva etapa" entre los dos países tras el fin de la era Sarkozy, apostando por la integración de Turquía en la UE y dejando a un lado la propuesta para una ley que criminalice la negación del genocidio armenio -que impulsó el anterior presidente francés-, las últimas declaraciones de la oficina de Hollande parecen sugerir que éste último asunto podría no haber quedado enterrado bajo la nueva presidencia.

Tras reunirse con representantes de la influyente comunidad armenia en Francia -la más grande de toda Europa, con alrededor de medio millón de miembros-, representantes del Consejo Coordinador de Organizaciones Armenias de Francia (CCAF) afirmaban el pasado sábado que Hollande les había reiterado su deseo de proponer un proyecto de ley que castigara la negación del genocidio armenio.

La información fue confirmada por la oficina presidencial del Palacio del Elíseo, que recordó que esta cuestión era una promesa que Hollande había hecho durante la campaña electoral, si bien admitía que era necesario encontrar una fórmula o una vía para un texto (legal) que sea consecuente con lo que dice la Constitución, después de que el Consejo Constitucional de Francia anulara en febrero la anterior ley sobre el genocidio armenio -que estipulaba penas de 45.000 euros y hasta un año de prisión- por considerarla inconstitucional.

Franck Papazian, co-presidente del CCAF, confirmaba a los periodistas el lunes que se reuniría con el presidente francés a finales de julio para debatir la nueva propuesta, que según aseguró sería presentada para su aprobación antes de finales de año. La información se producía un día después de que el domingo fuentes del Ministerio de Exteriores de Turquía declararan al diario turco Hürriyet que por ahora preferían ceñirse a las declaraciones hechas el pasado 5 de julio en París por el ministro de exteriores galo Laurent Fabius, quien tras una reunión con su homólogo turco Ahmet Davutoğlu dijo en la rueda de prensa conjunta posterior que el nuevo ejecutivo francés no resucitaría la ley, recordando que había sido declarada inconstitucional y contraria a la libertad de expresión, y considerándola un grave obstáculo para la nueva etapa que París deseaba abrir en sus relaciones con Turquía. En la misma conferencia de prensa Davutoğlu anunciaba que a consecuencia de la nueva política del Elíseo, Ankara había suspendido todas las sanciones impuestas a Francia a raíz de la polémica ley sobre el genocidio.

Comentando las últimas informaciones sobre la cuestión, el presidente turco Abdullah Gül declaró el lunes a los periodistas que durante una reciente reunión con su homólogo galo François Hollande ambos estuvieron de acuerdo en fomentar y fortalecer las relaciones entre los dos países y en anteponer los intereses mutuos de los dos países. Preguntado si podría haber alguna discrepancia entre el gabinete de gobierno francés y Hollande, Gül quiso evitar especulaciones y dijo que Ankara se mantendría a la expectativa antes de tomar cualquier decisión.

En otras declaraciones pronunciadas el lunes y recogidas por la prensa turca, el ministro turco para la UE Egemen Bağış consideraba que al igual que ocurriera con Sarkozy, el nuevo presidente francés podría estar realizando este tipo de declaraciones por motivos de política interna, buscando atraerse hacía sí a la comunidad armenia francesa. "Dado que el señor Hollande ganó las elecciones (presidenciales) por un estrecho margen de votos, podría estar buscando ampliar su espectro electoral", declaró Bağış.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet