Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Eurasia

Cientos de personas despiden en Sarajevo a 520 víctimas de Srebrenica

Funeral victimas srebrenica

10-07-2012 - 19:00 CET | Agencias/Hispanatolia

Los cuerpos identificados de más de medio millar de víctimas de la masacre cometida por los serbo bosnios hace 17 años desfilaron por las calles de la capital bosnia entre grandes muestras de dolor.

Cientos de personas se agolparon el lunes en las calles de Sarajevo, la capital de Bosnia y Herzegovina, para saludar y honrar a los 520 ataúdes que portaban a las últimas víctimas desenterradas e identificadas de la matanza que cometieron los serbo-bosnios en Srebrenica, la peor masacre que ha vivido Europa desde la II Guerra Mundial.

Tres camiones en total transportaban el más de medio millar de ataúdes que se dirigieron al cementerio donde están enterradas todas las víctimas de la masacre en Srebrenica; tras pararse unos minutos ante la sede de la presidencia bosnia en señal de respeto, los vehículos prosiguieron su ruta hacia la ciudad sacudida por la tragedia durante los años 90 en medio del murmullo de oraciones y llantos de los presentes, muchos de ellos familiares que depositaban flores y apoyaban sus manos sobre los camiones mientras trataban de contener las lágrimas.

"¡Descubridlos, dejadme verlo, quiero ver a mi hijo!", pedía una mujer, cuyo hijo y marido fueron hallados en una de las fosas comunes en torno a Srebrenica donde las fuerzas serbias enterraron a las 8.000 víctimas que se estima fueron asesinadas tras la toma de la ciudad, todos ellos varones bosnios. Ambos serán enterrados el miércoles junto con las otras 518 víctimas recién identificadas en el cementerio de Srebrenica, durante la ceremonia que cada año recuerda aquella tragedia cometida en julio de 1995, hace ahora 17 años.

Durante años los cuerpos de las víctimas han sido excavados para tratar de ser identificados a través de tests genéticos realizados por la Comisión Internacional de Personas Desaparecidas, encargada además de reunir los cuerpos, ya que tras la masacre los autores trataron de ocultar los hechos desenterrando a las víctimas con palas excavadoras y enterrando los restos en diversas fosas. Pese a todo, aún queda prácticamente la mitad de los asesinados en aquella masacre sin identificar.

Es el caso de Ahmo Catic, que lleva buscando a su padre desde 1995 y que podrá enterrarlo finalmente este año: se encontraron partes de su cuerpo en cinco lugares diferentes, que luego tuvieron que ser identificadas y unidas. "Ojalá que aquellos que le mataron tengan que buscar a sus seres queridos del mismo modo que yo he tenido que hacerlo durante 17 años", decía lleno de dolor.

El ex líder serbo bosnio Radovan Karadzic y su general y mano derecha Ratko Mladic están siendo juzgados actualmente por genocidio en el Tribunal de la Haya. Pero como explicaba la madre de otra de las víctimas, Naciones Unidas debería juzgarlos no en Holanda sino en Srebrenica. "Desde La Haya no pueden ver este mar de tumbas", explicaba señalando a las más de 5.000 tumbas que cubren el lugar. "¡Aquí!, Queremos que les traigan aquí, a este valle de muerte y dolor, entre las tumbas. Deben traerlos aquí para juzgarlo, para que puedan ver ellos mismos lo que hicieron", explicaba.

Lo que ocurrió en Srebrenica

Fue hace ahora 17 años cuando 30.000 refugiados bosnios musulmanes que huían del avance de las fuerzas paramilitares serbobosnias acudieron a refugiarse a la base militar que la ONU tenía en el barrio de Potocari, en Srebrenica, guardada por cascos azules holandeses, cuando las fuerzas serbo bosnias al mando del general Mladic ocuparon Srebrenica el 11 de julio de 1995. Pero cuando finalmente las tropas serbo-bosnias llegaron a la ciudad, los cascos azules les abrieron las puertas de la base y permitieron que los serbios se llevaran a los refugiados.

Dos días después, y ante las cámaras de televisión de todo el mundo, los cascos azules expulsaron del campamento a miles de familias musulmanas refugiadas en él y permitieron las tropas de Mladic separaran a todos los hombres de entre 12 y 77 años de las mujeres. Todos ellos fueron llevados en camiones, y jamás volvió a saberse de ellos. En total se estima que al menos 8.000 hombres, ancianos y niños fueron asesinados y enterrados en fosas comunes. Las mujeres, junto con los hombres más ancianos y los niños de más corta edad, fueron deportadas.

Un monumento en memoria de las víctimas de la masacre de Srebrenica se alza ahora en la carretera que parte de la antigua base de Naciones Unidas, donde descansan algunos de los cuerpos que han sido encontrados dispersos en las numerosas fosas masivas que se encontraron al final de la guerra. En la conciencia de muchos holandeses aún pesa la imagen del general holandés Thom Karremans brindando con el genocida Ratko Mladic tras la ocupación de Srebrenica, y cómo posteriormente los cascos azules holandeses despedían a miles de hombres y mujeres musulmanes... una despedida que para miles de ellos sería para siempre.

Más sobre: - Balcanes

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet