Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Terremoto en el diario turco Taraf

Taraf diario

27-04-2013 - 12:00 CET | Hispanatolia

La dimisión por sorpresa de su editor jefe Oral Çalışlar, que había asumido el cargo en febrero tras la dimisión también el pasado diciembre de Ahmet Altan, siembra de incertidumbre el futuro del periódico.

El editor jefe del diario “Taraf”, Oral Çalışlar, dimitió el viernes de su cargo al frente del periódico en protesta por lo que consideró una injerencia del propietario del rotativo, Başar Arslan, en la línea editorial del medio.

En un comunicado emitido el viernes por Çalışlar, que asumió el cargo el pasado 1 de febrero, éste señaló como causa de su renuncia el que Arslan hubiese despedido al segundo editor jefe del periódico, Kurtuluş Tayiz, sin consultarle sobre la decisión. Çalışlar se encontraba en el momento del despido fuera de Estambul -donde se encuentran las oficinas centrales del diario- de gira por el Mar Negro como parte de la comisión de 63 Hombres Sabios, encargada de explicar al público el proceso de paz entre el gobierno y el PKK.

A juicio de Çalışlar, la decisión del propietario del rotativo, Başar Arslan, de despedir tanto a Tayiz como al columnista Markar Esayan –este último columnista también de la edición inglesa del diario Zaman- supone un atentado contra el proceso de paz en marcha en el país para encontrar una solución pacífica a la cuestión kurda.

Refiriéndose a su labor en el diario, Çalışlar destacó que muchos columnistas habían regresado a Taraf a pesar de que el periódico, fundado en 2007, había afrontado un proceso de bancarrota. Çalışlar indicó que la situación financiera de Taraf había mejorado en los últimos tiempos, con un incremento importante tanto de los ingresos por publicidad como de la tirada del diario, estimada actualmente en unos 75.000 ejemplares, lo que lo sitúa entre las 20 publicaciones más leídas de Turquía.

Çalışlar definió la posición del periódico, de ideología liberal-progresista y conocido por su postura en contra de la intervención de los militares en la vida política del país, como un medio donde la gran mayoría de sus trabajadores y redactores están a favor del proceso de paz; sin embargo la intervención de Arslan ha supuesto, según su ya ex editor jefe, no sólo un ataque contra la libertad editorial del diario sino además un intento de modificar la postura del rotativo en pro de las negociaciones con el PKK.

La dimisión de Oral Çalışlar ha supuesto todo un golpe para un diario que, pese a su reconocido mérito por sacar a la luz en el pasado los trapos sucios de lo que en Turquía se denomina como “Estado Profundo” (“Derin Devlet”, en turco) o difundir en exclusiva los documentos de WikiLeaks, ha estado rodeado de no pocas controversias y ha atravesado importantes problemas de financiación que a punto han estado de obligarle a echar el cierre.

Las frecuentes injerencias en la línea editorial del propietario del periódico, Başar Arslan, ya motivaron que el pasado diciembre dimitiera en bloque su antiguo editor jefe, el conocido periodista y escritor Ahmet Altan, y su vice editora jefe, la periodista turca Yasemin Çongar; los columnistas del diario Murat Belge, Neşe Düzel y Hadi Uluengin presentaron poco después también su dimisión en protesta por lo que Arslan calificó entonces como “diferencias irreconciliables” con el equipo encargado de dirigir el diario.

Pese a que varios columnistas y trabajadores del periódico emitieron entonces un comunicado mostrando su apoyo a sus colegas y protestando por la postura de Arslan, éste desmintió los rumores de un posible cierre y anunció que el diario seguiría publicándose. Varios medios y periodistas acusaron entonces a Arslan de haber cedido a las presiones del gobierno por unos comentarios vertidos por Altan en su columna editorial contra el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet