Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Deportes

Estambul 2020 destaca su espíritu olímpico pese a no partir como favorita

Imagen de la villa olímpica que se construirá en Estambul a orillas del Bósforo

Imagen de la villa olímpica que se construirá en Estambul a orillas del Bósforo

06-09-2013 - 18:00 CET | Hispanatolia

La candidatura turca juega sus últimas bazas frente a sus otras dos rivales, Madrid y Tokio, a pocas horas de la votación final que se celebrará a última hora del sábado en Buenos Aires.

A pocas horas de la crucial votación que se desarrollará el sábado 7 de septiembre a puerta cerrada en un conocido hotel de Buenos Aires para decidir cuál de las tres ciudades candidatas finalistas –Madrid, Estambul y Tokio- albergará los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Verano del año 2020, la candidatura de Istanbul 2020 ha vuelto a insistir en los factores que la hacen única frente a sus otras dos competidoras.

Pese a que esta semana los rumores en la prensa apuntan a que Madrid partiría en su tercer intento consecutivo –la ciudad ya fue candidata en 2012 y 2016- como clara favorita en la competición por llevarse las olimpiadas, el presidente del comité Estambul 2020, Hasan Arat, destacó desde la capital argentina que la celebración de unos JJ.OO. en la metrópolis turca “creará una generación de héroes olímpicos y paralímpicos a seguir por la juventud” en un país como Turquía, del que destacó posee una población tremendamente joven y un importante potencial para la promoción del deporte y el espíritu de las olimpiadas.

“Esta es una enorme oportunidad para la región, para el Movimiento Olímpico y para la juventud de la región”, destacó Arat durante una presentación a la prensa realizada el jueves flanqueado por varios jóvenes atletas turcos, donde recordó que la mitad de la población del país euroasiático tiene menos de 25 años.

Turquía trata de quemar sus últimos cartuchos después de los rumores que la situaban esta semana como la opción con menos posibilidades frente a la que sería la clara favorita, Madrid, que se presenta por tercera ocasión consecutiva y que apuesta por un proyecto basado en la palabra “seguridad”, destacando como puntos fuertes una inversión mínima –la mayoría de las instalaciones deportivas ya están construidas-, un bajo índice de delincuencia y una situación de estabilidad política en el país.

Una encuesta difundida recientemente por sus promotores aseguraba además que el 91% de la población española apoya los juegos, aunque sus resultados han sido muy contestados en distintos medios españoles y el hashtag “El 91%” se convirtió el jueves en trending topic nº 1 de la red social Twitter en España, con numerosos usuarios haciendo mofa de unos resultados que consideraron exagerados en medio de las fuertes críticas que un proyecto de esta envergadura desata en un país sumido en una profunda crisis económica, que afronta duros recortes y un desempleo que supera el 27%.

El apoyo dado también hace pocos días por la estrella del fútbol argentina Lionel Messi a la candidatura de Madrid 2020 no ha sentado nada bien tampoco en Turquía, donde el mítico jugador argentino ha sido nombrado embajador de la aerolínea nacional del país, Turkish Airlines, y aparece como estrella en toda su publicidad.

Frente a estos obstáculos, la delegación olímpica turca en Buenos Aires afirmaba esta semana que su proyecto para Estambul es el más innovador, y aseguraba que incluso superaba en reducción de costes a la opción madrileña, que hasta ahora ha esgrimido la opción del “low cost” como uno de los principales baluartes de su candidatura en un momento en que el Comité Olímpico Internacional (COI) quiere garantizar la organización de unos juegos que, muchos países como Italia o Grecia, han renunciado a asumir por su alta inversión y costes no siempre amortizables.

Turquía, que se presenta por quinta vez con Estambul pero es la primera vez que supera el corte y se coloca como finalista para organizar unos juegos, presenta a su favor no sólo una población joven, sino una economía emergente y pujante con una fuerte presencia del sector privado; pero sobre todo la principal seña de identidad que presenta Turquía es que se trataría de los primeros juegos olímpicos organizados por un país de mayoría musulmana, ubicados además en una ciudad única en el mundo que une no simbólicamente sino –de hecho- física y geográficamente dos continentes: Europa y Asia.

El país euroasiático ha organizado además otros grandes eventos deportivos similares con gran éxito y despertando muy buenas críticas, como los XXV Juegos Universitarios de Invierno celebrados en 2011 en Erzurum, o más recientemente los Juegos Mediterráneos de Mersin 2013, que el país acogió por segunda vez arrebatándoselos a la ciudad española de Tarragona, y que fueron organizados en un tiempo récord de 18 meses después de que el COI se los retirara en 2011 a las ciudades griegas de Volos y Larisa por no cumplir los requisitos económicos debido a los problemas que atraviesa Grecia.

En su contra la candidatura turca se ha visto sin duda perjudicada por los incidentes de este verano –especialmente durante el mes de junio- en torno al Gezi Park, que dañaron notablemente la imagen internacional de Turquía y sobre todo de Estambul como destino tranquilo. A ello se suman los recientes escándalos de dopaje que han obligado a suspender a más de una treintena de deportistas y atletas turcos, incluyendo la famosa corredora Nevin Yanıt, sancionada durante dos años por la Federación Turca de Atletismo (TAF) por consumo de Stanozolol.

Los sucesos en Siria, con la que Turquía comparte más de 900 kilómetros de frontera común y alberga más de 500.000 refugiados de ese país árabe, son otro de los factores que podrían pesar en contra de la candidatura turca, de los que Arat se defendía el jueves recordando que “los juegos se celebrarán en un plazo de siete años”. “Creo que los miembros (del COI) mirarán más allá, y no sólo a lo que está pasando hoy día”, aseveró el presidente de Estambul 2020.

En cualquier caso las otras dos ciudades candidatas tampoco se libran de las dudas, y muchos analistas consideran incluso que el hecho de que Madrid haya aparecido como favorita no es un punto a favor, sino en contra, de cara a sus posibilidades. La opción española presenta dudas por el mal estado de la economía española, que no acaba de despegar de la recesión, y después de que el COI ya se haya visto obligado a cancelar otros eventos de gran calado por problemas similares.

Tokio, que ya acogió otros juegos olímpicos en 1964 –España lo hizo en 1992 con Barcelona- parece la candidatura hasta ahora más silenciosa y podría dar la sorpresa final, ya que en las últimas horas se ha reposicionado en algunas apuestas incluso por delante de Madrid. La economía nipona marcha a buen ritmo y la capacidad organizativa y tecnológica de Japón es incontestable; además la ciudad nipona ya ha dicho que tiene un fondo de reserva destinado exclusivamente a la financiación de los JJ.OO. que garantizarían su organización. En su contra sigue pesando la situación en Fukushima, donde el desastre en la central nuclear tras el gran maremoto de 2011 sigue dando que hablar y estos días saltaba la noticia de que la radiactividad ha seguido filtrándose al exterior, pese a que el alcalde de Tokio ha insistido en que los niveles de radiación en la ciudad son normales.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet