Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Miles de australianos y neozelandeses recuerdan a los muertos en 1915 en Gallipoli

Playa anzac gallipoli

26-04-2014 - 00:00 CET | Hispanatolia

En medio de un impresionante clima de silencio y respeto, decenas de miles de personas recordaron a los caídos hace 99 años en aquella campaña, un aniversario que atrae cada año a miles de visitantes.

Miles de australianos y neozelandeses se concentraron en la madrugada del jueves al viernes en la península de Gallipoli (Gelibolu, en turco), donde se desarrolló una de las batallas más cruentas y famosas de la I Guerra Mundial, para aguardar en un emotivo silencio el 99º aniversario del inicio de las hostilidades entre los ejércitos ANZAC (Australia y Nueva Zelanda), que desembarcaron allí el 25 de abril de 1915 con las primeras luces del amanecer.

Unas horas antes representantes de los gobiernos y ejércitos de Australia y Nueva Zelanda junto con miembros de los ejércitos de otros países habían asistido el jueves, junto con las autoridades turcas, a un acto de homenaje en recuerdo de todos los caídos en la campaña de Gallipoli.

Pese a la presencia de decenas de miles de personas en las playas de Gallipoli (Çanakkale para los turcos) un impresionante silencio inundó el lugar en el momento de recordarse el desembarco de las primeras tropas ANZAC, un aniversario que atrae cada año a miles de visitantes a este histórico lugar declarado Parque Nacional y a unas seis horas en coche al oeste de Estambul.

Gallipoli está considerado en Australia y Nueva Zelanda como una catástrofe por el gran número de soldados que murieron en aquel lugar en nombre del Imperio Británico, que los consideraba soldados de segunda; para los turcos sin embargo la batalla marcó una heroica -aunque muy costosa en vidas y sacrificios- lucha por su patria que forjaría la leyenda del entonces comandante del ejército Mustafa Kemal (más tarde apodado Atatürk) y sembraría las semillas del orgullo de lo que poco tiempo después fue la Guerra de la Independencia Turca contra las potencias coloniales europeas, que pretendían repartirse los restos del derrotado Imperio Otomano y de Anatolia.

Sin embargo y pese a lo que a primera vista pudiera sugerir, la batalla de Gallipoli no sirvió para forjar una animosidad entre estos tres países sino, muy al contrario, una profunda amistad y sentimiento de respeto mutuo que aún perdura hoy día y puede experimentar cualquiera que acuda a Çanakkale. De hecho ese sentimiento de reconciliación estuvo presente una vez más durante la ceremonia del viernes.

"Ahora, las ceremonias de homenaje como esta nos unen a todos. Cada año, neozelandeses, australianos y turcos vienen desde los cuatro rincones de la Tierra, hasta este lugar donde nuestros abuelos, bisabuelos y tatarabuelos lucharon, y donde muchos de ellos murieron", declaraba durante la ceremonia el gobernador general de Nueva Zelanda, Sir Jerry Mateparae.

Testimonios emocionados

Paul Claran, un australiano de 63 años que asistió al acto, decía también en unas palabras recogidas por la agencia de noticias turca Anatolia que había viajado desde su país a Gallipoli con prácticamente una docena de miembros de su familia, incluyendo hijos y nietos. Sin poder contener las lágrimas, aseguró que aunque ninguno de sus familiares había fallecido en aquella batalla el lugar despertaba un sinfín de emociones.

Su hijo de 34 años, David, profesor en Sidney, afirmó que para él estar en Gallipoli ese día era un auténtico privilegio. "La camaradería que ves aquí esta noche entre los tres países es una de las cosas que he aprendido esta noches, es muy similar a la camaradería que existió hace 99 años. Tenemos historias de soldados turcos arrojando cigarrillos y suministros a los soldados australianos... Ellos entienden que existe camaradería esta noche, pero definitivamente existió hace ya 99 años", subrayó.

Varios de los australianos participantes en la ceremonia de la madrugada del viernes tenían incluso raíces turcas. Así ocurre con Osman Goreli, un entrenador de fútbol de 38 años que vive en Sidney que dijo haber acudido a Gallipoli con un equipo juvenil de fútbol. "La mayor parte de los niños del equipo tienen la ciudadanía doble, son tanto turcos como australianos". Tal es el caso de otro niño de sólo 12 años, Kerim Buğdaylı, que vive en Australia y que dijo sentirse feliz de poder vivir este momento en vivo en Turquía y "no por la televisión".

Y es que aunque las pérdidas en vidas humanas para los tres países, Gallipoli sirvió no sólo para establecer unos lazos de amistad imborrables entre los tres países sino también para forjar el sentimiento de independencia nacional de turcos, neozelandeses y australianos. Así lo recuerda Mike Honing, un académico de 32 años de Melbourne.

"En la historia de Australia hasta este momento (de la batalla de Gallipoli), se nos había dicho que los ingleses eran mejores que nosotros y en general personas superiores (a los australianos), y Gallipoli fue la primera vez que (soldados) regulares australianos se unieron a regulares ingleses y descubrimos que ellos no eran mejores que nosotros, y se nos pagó mejor y recibimos mejores raciones", dijo Honing a la agencia Anatolia.

"Es un lugar donde se formó la identidad australiana", declaraba por su parte Andrew Priestley, un periodista de 32 años de Sidney que visitó el lugar en 2011. "En Gallipoli, sentí una mezcla de impresión y tristeza. Aun sintiendo orgullo y tristeza por los australianos (muertos) en Gallipoli, también me conmovieron las historias de la amistad y compasión mostradas por las tropas turcas", explicó Priestley.

"La enorme losa de piedra con las palabras de Atatürk sobre los "Johnnies y Mehmets", cómo todos ellos son hermanos con madres llorando por ellos en casa, me conmovió muy profundamente", añadió el joven periodista. "Turquía y Australia son países ligados juntos por nuestra historia... Donde una vez estuvimos en lados opuestos de un conflicto mundial, ahora somos hermanos que compartimos la experiencia de Gallipoli".

"Una de las cosas extraordinarias sobre la campaña de Gallipoli fue que a pesar del hecho de que los turcos y los australianos sabían muy poco sobre el otro, la lucha nunca fue cruel. Ambos bandos se comunicaban a través de las trincheras, y algunas veces intercambiaban raciones de comida... Sé que Mustafa Kemal Atatürk se distinguió en la defensa de la península de Gallipoli y por tanto yo creo que esto es algo especial que Australia y Turquía comparten. Las versiones modernas de nuestros dos países fueron ambas formadas en parte en esta campaña", consideró Priestley.

Las palabras escritas por Atatürk (que reproducimos más abajo, al final de este artículo) han calado hondo en muchos australianos y neozelandeses. Así se mostraba Michelle Mellish, una enfermera australiana de 59 años residente en Brisbane, con la voz compungida por la emoción al leer las palabras escritas en turco e inglés: "Aquellos héroes que derramaron su sangre y perdieron sus vidas... Ahora descansáis en la tierra de un país amigo".

Cerca de un millón de soldados lucharon en la batalla de Gallipoli, en la que las cifras de bajas entre muertos y desaparecidos entre las filas de la ANZAC ascendieron al menos a 86.000 hombres, mientras que las bajas turcas llegaron a las 250.000. El desembarco en la península de Gallipoli era parte de un plan bélico conjunto por tierra y mar que tenía por objetivo conquistar la capital otomana de Constantinopla, la actual Estambul, y abrir el paso entre el Mar Negro y Rusia. En Turquía se conoce a esta campaña en general como "Çanakkale Savaşlari" o las "Batallas de Çanakkale".

En total alrededor de medio millón de soldados de ambos bandos murieron o fueron heridos en los ocho meses que duró la campaña, y en los que las tropas otomanas libraron una heroica resistencia bajo el mando de Mustafa Kemal, más tarde conocido Atatürk (literalmente "Padre de los Turcos").


 

"Aquellos héroes que derramaron su sangre y perdieron sus vidas... Ahora descansáis en la tierra de un país amigo, así que descansad en paz. Para nosotros no hay diferencia entre los Johnnies y los Mehmets, descansan juntos aquí, en este país nuestro... Vosotras, las madres que enviasteis a vuestros hijos desde países lejanos, secad vuestras lágrimas. Vuestros hijos descansan ahora en nuestro seno, y están en paz. Tras haber perdido sus vidas en esta tierra, se han convertido también en nuestros hijos".


Mustafa Kemal Atatürk (inscripción en una lápida en Çanakkale)

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet