Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Turquía afronta el peor desastre minero de su historia

Accidente mina

15-05-2014 - 10:00 CET | Hispanatolia (actualizado)

"Nos estamos acercando al peor desastre minero de Turquía", ha reconocido el ministro turco de energía, mientras el gobierno ha decretado tres días de luto nacional.

Los peores pronósticos se han ido cumpliendo a medida que fueron pasadas las horas. Turquía afronta el que es ya el peor desastre minero de toda su historia moderna, sin que se conozca aún el número final de víctimas, que ha dejado según los últimos datos oficiales al menos 282 muertos tras una explosión y un incendio producidos en una explotación de carbón del distrito minero de Soma, en la provincia occidental de Manisa.

"Nos estamos acercando al peor desastre minero de Turquía", reconocía el ministro turco de energía Taner Yıldız, uno de los primeros en desplazarse hasta el lugar del desastre desde la tarde del martes, en un comunicado hecho pasadas las diez de la mañana del miércoles. Según Yıldız había 787 trabajadores en el interior de la mina en el momento de la explosión, producida en un transformador de energía, de los cuales alrededor de 400 han sido rescatados hasta ahora.

Al menos 80 han resultado heridos, cuatro de ellos de extrema gravedad, y la mayor preocupación ahora es por los cientos de mineros que permanecen atrapados. Según Yıldız, que reconoció que las labores de rescate se encontraban en "una fase crítica", las víctimas habrían fallecido por inhalación de monóxido de carbono, lo que en un principio dificultó notablemente las labores de los equipos de salvamento.

El ministro había intentado en sus primeras declaraciones a los medios en la tarde del martes evitar dar cifras, anunciando que se estaba bombeando oxígeno a las galerías afectadas y no se estaban escatimando esfuerzos; pero el paso de las horas ha terminado por cumplir los peores pronósticos. "El tiempo trabaja en contra nuestra. Tememos que el número (de víctimas) pueda aumentar más... Tenemos que terminar (la operación de rescate) al amanecer, pero tengo que decir que nuestro dolor (por los muertos) podría aumentar", reconocía Yıldız a los periodistas. Algunos medios especulaban el miércoles con la posibilidad de que el número final de muertos ronde los 350.

Más de 400 efectivos de rescate trabajan sin descanso en una carrera contra reloj con la esperanza de poder evitar que el accidente ocurrido a última hora del martes no se cobre más vidas; esas esperanzas se ven truncadas a medida que se van sacando cuerpos de la mina y se viven escenas desgarradoras de dolor; pero incluso así, en ocasiones se atisba algún rayo de luz cuando algunos trabajadores consiguen salir a salvo, o cuando algún familiar en la superficie consigue contactar con alguien atrapado en el interior y que sigue con vida.

En todo el país la tragedia minera de Soma copa portadas, informativos y programas especiales, mientras el gobierno ha decretado tres días de luto nacional por las víctimas y se suceden los actos de homenaje y protesta por lo ocurrido. Todos los acontecimientos deportivos han sido cancelados así como otros actos, incluyendo la recepción diplomática por el día nacional de Israel que estaba previsto celebrarse para este miércoles en Ankara.

El presidente turco ordena movilizar todos los medios

El primer ministro turco, que canceló un viaje previsto a Albania y ha estado informando en persona a los medios desde las primeras horas del accidente, llegó el miércoles al lugar del desastre para supervisar en persona las labores de rescate. El presidente turco Abdullah Gül, que canceló igualmente un viaje previsto a China, anunció que visitaría el lugar el jueves y ordenó al gobernador de Manisa que movilice todos los medios disponibles para rescatar a los mineros. El ejército turco ha despachado un avión militar para traer a un grupo de expertos en este tipo de operaciones desde la provincia minera de Zonguldak, al norte del país.

La explosión se produjo durante un cambio de turno lo que en un primer momento produjo confusión en torno a cuántos mineros podrían haber quedado atrapados en el interior de la explotación. El accidente se produjo a dos kilómetros bajo la superficie y provocó que toda la explotación se quedase sin energía, incluyendo el ascensor de descenso a las galerías, dejando a muchos mineros atrapados a unos cuatro kilómetros de la salida y a dos kilómetros bajo la superficie.

Según informaban a última hora del martes distintos medios turcos, los mineros muertos tenían síntomas de asfixia y quemaduras, mientras los equipos de rescate bombeaban oxígeno al interior de la mina, donde el fuego seguía activo. Alrededor de 6.500 operarios trabajan en esta explotación privada, la más grande de la región, cuyo operador -la Compañía Minera de Carbón de Soma- aseguraba en un comunicado que durante la última inspección realizada hace sólo dos meses no se había encontrado ningún tipo de irregularidad.

Turquía tiene un largo historial de accidentes mineros, dado que posee grandes reservas de carbón especialmente en las provincias del norte de Anatolia, y los sindicatos acusan a las compañías de abusar de las subcontratas y de emplear personal poco cualificado. Las minas de carbón de Soma son unas de las más importantes del país y contienen una de las mayores reservas de carbón del mundo, con una producción anual en torno a los dos millones de toneladas de lignito.

El peor accidente de los últimos años hasta la fecha había tenido lugar en la provincia noroccidental de Bursa el 11 de diciembre de 2009, cuando 19 mineros fallecieron por un derrumbe en la localidad de Devecikonağı. Hasta la tragedia ocurrida el martes en Soma, el peor desastre minero de la historia moderna de Turquía se había producido en 1992, cuando 270 trabajadores murieron por una explosión de gas grisú en una mina en la provincia de Zonguldak, en la costa del Mar Negro.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet