Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

El gobernador de Edirne pide disculpas por la polémica sobre la sinagoga

Edirne sinagoga

26-11-2014 - 17:00 CET | Hispanatolia

Dursun Ali Şahin ha sido objeto de numerosas críticas tras afirmar que no se permitirían ceremonias religiosas en la restaurada sinagoga de Edirne, en respuesta a los actos de Israel en la Mezquita del Al-Aqsa.

Dursun Ali Şahin, gobernador de la provincia turca de Edirne y autor de una polémica en torno al futuro uso de una histórica sinagoga que está siendo restaurada en la zona, telefoneó el martes al rabino jefe de Turquía İsak Haleva para ofrecerle sus disculpas por lo ocurrido, después de proclamar que el templo sería abierto sólo como museo.

Así lo confirmaba en un comunicado emitido el martes el Rabinato Superior de Turquía, en el que se indicaba que Şahin había llamado el día anterior y explicó a Haleva que sus declaraciones habían sido “malinterpretadas” por parte de la prensa y que sus críticas hacia Israel no iban dirigidas hacia la comunidad judía turca.

La polémica estalló el pasado viernes 21, después de que Şahin –gobernador de la provincia europea de Edirne, en la Tracia turca- se refiriera a la reciente incursión de soldados israelíes en la Mezquita Al-Aqsa de Jerusalén, considerado el tercer lugar más sagrado para los musulmanes tras las ciudades santas de La Meca y Medina. “Esa gente que actúa como bandidos, que siembra vientos de guerra y que realiza intrusiones militares en la Mezquita Al-Aqsa está matando musulmanes allí (en Palestina), y (mientras) nosotros estamos restaurando sus sinagogas aquí”, dijo Şahin refiriéndose a los israelíes.

“Estoy diciendo todo esto con amargura... La sinagoga de aquí (Edirne), cuya restauración está a punto de ser completada, sólo funcionará como museo”, aseguró entonces el gobernador, contradiciendo las promesas hechas anteriormente por las autoridades turcas a la comunidad judía de que se permitiría realizar ceremonias religiosas en el templo una vez restaurado.

Las palabras del gobernador despertaron rápidamente numerosas críticas en amplios sectores del ámbito político y social de Turquía, incluyendo representantes de la comunidad judía del país y del Rabinato: “Los acontecimientos en Oriente medio no dan a nadie el derecho a convertir a los judíos turcos, que están orgullosos de ser parte de la nación otomana y turca, en un objetivo (de ataques)”, declaró entonces la oficina del rabino jefe de Turquía, expresando su preocupación por que tales declaraciones provinieran de un representante del Estado.

El propio director general de las Fundaciones (que gestiona propiedades y edificios de época otomana), Adnan Ertem, aclaraba al día siguiente (sábado) que “todas las decisiones con respecto a las funciones de los edificios propiedad de la Dirección General de las Fundaciones son tomadas por ésta”. “Nuestra intención es mantener ese edificio como un lugar de oración que sirva a todos los visitantes”, dijo Ertem desmintiendo así las palabras del gobernador, que algunas fuentes citadas por la prensa turca aseguran que podría ser sancionado administrativamente por sus comentarios.

Mientras desde la oposición se pedía su destitución fulminante por comentarios tildados de “racistas”, las críticas contra Şahin llegaron también desde el propio ejecutivo por boca del vice primer ministro turco Bülent Arınç. “Una sinagoga es una sinagoga... Si se restaura una sinagoga, uno no puede pensar en quitarle su función como lugar de oración. Nuestro gobernador ha cometido un error”, dijo Arınç el lunes, reconociendo que el gobernador de Edirne había actuado “emocionalmente”. Pese a confirmar la condena del gobierno turco a la incursión de soldados israelíes en la Mezquita Al-Aqsa, Arınç matizó que esto no da el derecho a nadie a juzgar a los judíos de Turquía por las acciones del Estado de Israel. “Esta es una práctica obsoleta, no podemos apoyar esto”, insistió sin aclarar si se tomarían medidas contra el funcionario.

Considerada como la segunda mayor sinagoga de Europa tras la Gran Sinagoga de Budapest, la sinagoga de Edirne está ubicada el distrito de Kaleiçi de la ciudad y fue construida en 1907 bajo el gobierno del sultán otomano Abdul Hamid II siguiendo el modelo arquitectónico del Leopoldstädter Tempel, la Gran Sinagoga de Viena que sería destruida en 1938 durante la persecución contra los judíos bajo el régimen nazi.

Con capacidad para albergar a 1.200 fieles, la Gran Sinagoga de Edirne funcionó con regularidad hasta los años 70, cuando fue cayendo en desuso debido a la migración de la comunidad judía de la ciudad hacia otros lugares como Estambul, Israel o Estados Unidos. Abandonada definitivamente en 1983, antes del inicio en 2010 de las obras de restauración presentaba un estado ruinoso después de que tanto la cúpula como una de las paredes laterales acabaran por derrumbarse en 1997.

Las obras de restauración llevadas a cabo por la Dirección General de las Fundaciones –que se hizo cargo del edificio en 1995- con apoyo de la comunidad judía turca, con un coste estimado de 1,63 millones de euros, serán completadas en los próximos meses.

Más sobre: ReligiónMinorías

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet