Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Conmoción e indignación en Turquía por la última mujer víctima de la violencia de género

Ozgecan aslan asesinato protestas

15-02-2015 - 17:30 CET | Hispanatolia

El asesinato de Özgecan Aslan, una joven estudiante de psicología brutalmente asesinada tras un intento de violación, ha reabierto en el país el debate sobre la reinstauración de la pena de muerte.

Toda la sociedad turca ha mostrado su consternación e indignación desde que saliera a la luz la noticia de la brutal violación y asesinato de Özgecan Aslan, una joven estudiante de 20 años cuyo cuerpo quemado fue hallado el viernes y para la que políticos y ciudadanos piden que se haga justicia.

El primer ministro turco Ahmet Davutoğlu, que telefoneó a la familia de la joven asesinada para expresar sus condolencias, anunció que el gobierno pondría en marcha varias medidas para concienciar sobre los derechos de las mujeres y que un centro juvenil de la ciudad donde residía Özgecan llevará su nombre. El presidente Erdoğan y su esposa Emine telefonearon también a la familia de la víctima, y sus dos hijas Sumeyye y Esra viajaron el domingo hasta Mersin para estar junto a la madre de Özgecan en compañía de Sare Aydın Yilmaz, presidenta de la Asociación Mujeres y Democracia.

En las redes sociales del país, el hashtag #ÖzgecanAslan aún seguía liderando el domingo el trending topic en sitios como Twitter, donde muchas conocidas celebridades y cantantes también se han unido a las voces de condena y solidaridad. Numerosas protestas y concentraciones tuvieron lugar también el sábado en varias ciudades, incluyendo Estambul y Ankara. Horas antes Özcegan era enterrada en un emotivo funeral en el que su ataúd fue transportado por varias mujeres.

En la ciudad mediterránea de Mersin, de donde era originaria la víctima, el ayuntamiento cancelaba el sábado todas las celebraciones previstas por el Día de San Valentín mientras el equipo de primera división local, el Mersin İdman Yurdu, anunciaba que todos sus jugadores vestirían en el partido que disputarían el domingo frente al Çaykur Rizespor camisetas con la imagen de Özgecan y mensajes de condena.

Otro hashtag que ha liderado los rankings en Twitter ha sido #İdamCezasıGeriGelsin (Que Vuelva la Pena de Muerte), una de las demandas que muchos ciudadanos e incluso políticos han repetido estos días indignados tras la muerte de la joven estudiante. “Deberían ser ejecutados, torturados. Özgecan tenía un corazón maravilloso, era trabajadora y ayudaba a todo el mundo” declaraba durante el funeral su devastada madre, describiendo a la joven como “un ángel” que aspiraba a ser psicóloga  para ayudar a la gente.

En este sentido, el ministro de economía turco Nihat Zeybekçi se atrevía a dar su opinión en un mensaje publicado en Twiter en el que apoyaba que se reinstaurase la pena capital para este tipo de delitos. “Espero que Dios ponga a nuestra niña en el más hermoso lugar del Paraíso. Necesitamos debatir seriamente y reinstaurar la pena de muerte para crímenes como el de Özgecan Aslan”, escribían Zeybekçi.

La Asociación de Abogados de Mersin anunciaba por su parte el sábado que ninguno de sus miembros se prestaría a defender a los responsables del crimen. “Hemos decidido que ningún abogado aceptará defender a los autores (del asesinato), sino que estaremos al lado de la familia de la víctima hasta que se haga justicia y los asesinos reciban la pena más dura posible”, declaraba Alpay Antmen.

Un crimen atroz

El cuerpo carbonizado de Özgecan, cuya familia había denunciado su desaparición el miércoles, era hallado el viernes junto a un riachuelo del distrito de Tarsus de la provincia de Mersin, después de que hubiera sido vista por última vez subiendo a un minibús tras pasar el día con una amiga.

Durante la búsqueda iniciada por la policía, unos gendarmes detenían el jueves a un minibús que consideraron sospechoso y encontraban en él restos de sangre; sin embargo el conductor del autobús, un hombre de 26 años casado y con un niño que responde a las iniciales S.A., alegó inicialmente que se debían a una pelea que había ocurrido entre dos pasajeros. No obstante el padre de Özgecan pudo identificar un sombrero hallado también en el minibús –que pertenecía a su hija- tras lo cual el chófer acabaría confesando el crimen.

Según pudo saberse tras el interrogatorio policial, la joven estudiante viajaba en el autobús conducido por S.A. y después de que todos los pasajeros se bajasen, éste se desvió de su ruta por lo que Özgecan comenzó a protestar; finalmente el conductor paró en un lugar apartado donde intentó violar a la joven, pero esta se defendió cuanto pudo y llegó a rociarle con un spray de pimienta, a lo que S.A. reaccionó apuñalándola varias veces y golpeándola con una barra de hierro, lo que le provocó la muerte.

Tras cometer el crimen, S.A. se fue a su casa con el cuerpo y solicitó la ayuda de su padre N.A., de 50 años de edad, y de un amigo de 20 años, con las iniciales F.G. Los tres intentaron quemar el cuerpo de Özgecan para tratar de eliminar las evidencias, e incluso le habrían cortado los dedos para evitar que pudiera establecerse un vínculo entre los restos que la víctima pudiera tener entre sus uñas y las heridas que le había infringido en la cara a S.A. al tratar de defenderse.

Finalmente arrojaron sus restos junto a un riachuelo pensando que nadie podría identificarlos. De hecho sólo pudieron serlo gracias a que la última amiga que estuvo con ella identificó partes de la ropa que Özgecan llevaba, y no sería hasta que se le practicó posteriormente un análisis forense y de ADN cuando se confirmó su identidad.

Tras confesar el crimen, los tres responsables del brutal crimen fueron trasladados hasta un centro médico para practicárseles el chequeo médico de rigor, donde varios ciudadanos indignados que se habían enterado de la noticia a punto estuvieron de lincharlos tras mostrarse indignados por lo ocurrido.

Más sobre: mujermersincrimen

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet