Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

Victoria pírrica para el AKP en las elecciones generales de Turquía

Akp mitin estambul

08-06-2015 - 12:00 CET | Hispanatolia (Actualizado)

El partido liderado por el primer ministro Davutoğlu pierde casi 3 millones de votos y, por primera vez, su mayoría de gobierno, lo que le obliga a un pacto casi imposible con la oposición o a convocar nuevas elecciones.

El Partido de la Justicia y el Desarrollo (Adalet ve Kalkınma Partisi o AKP) logró en las elecciones legislativas que Turquía celebró el domingo su cuarta victoria consecutiva desde su fundación pero a un coste que, pese a los intentos esa misma noche de levantar la moral de sus votantes por parte del primer ministro y cabeza de lista, Ahmet Davutoğlu, representa un triunfo muy amargo para el partido fundado en 2001 por el actual presidente del país, Recep Tayyip Erdoğan.

Con el 100% de los votos contados, el AKP se convirtió el domingo en el partido más votado con el 40,8% de los sufragios y 258 diputados, pero a costa de perder cerca de tres millones de votos respecto a las comicios de 2011, donde se hizo con el 49,83% de los sufragios, su mejor resultado hasta la fecha. Con estos datos, el partido gobernante no sólo logra su peor resultado desde su primera victoria electoral en 2002, sino que pierde por primera vez la mayoría absoluta que ha mantenido durante más de una década en el parlamento, y que se queda ahora a 18 escaños de distancia.

Uno de los partidos beneficiados por esta caída de votos ha sido la formación nacionalista Partido del Movimiento Nacional (MHP), que obtiene sus mejores resultados desde 2002 -16,2% de los votos- ganando 2 millones de votantes y 80 diputados. Por su parte el principal partido de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), repite prácticamente resultados con el 24,9% de los votos y 132 escaños, 3 menos que en 2011 pese a ganar unos 300.000 votos más.

Sin embargo el gran vencedor de la jornada es sin duda el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), una formación fundada en 2012 a partir del partido nacionalista kurdo BDP, que en estas elecciones ha buscado también el voto de izquierda de las provincias occidentales de Turquía y que por primera vez no ha recurrido a la estrategia de presentar candidatos independientes para superar la barrera electoral del 10%. Así las cosas, y pese a lo arriesgado de la apuesta, el HDP ha logrado en las elecciones del domingo –y en contra de todas las encuestas- superar con creces ese límite, obteniendo más del 13% de los votos y 80 parlamentarios, más del doble de los que tenía su predecesor BDP.

El panorama que deja la noche electoral es realmente complicado, ya que el AKP se ve obligado a pactar con uno de los tres partidos de la oposición para lograr una mayoría estable, pero todos ellos habían asegurado ya antes de las elecciones que no negociarían con la formación liderada por el primer ministro Davutoğlu, acusada de corrupción y de recorte de libertades por sus detractores y que había presentado estos comicios como un referéndum sobre el “sistema presidencialista” propuesto por el actual Presidente de la República, Recep Tayyip Erdoğan, muy criticado por abandonar la presupuesta imparcialidad de su cargo con numerosas y polémicas intervenciones en plena campaña electoral.

Precisamente deberá ser Erdoğan quien, como Presidente de Turquía, encargue ahora al AKP como fuerza más votada la formación de un gobierno, para lo que el partido liderado por Davutoğlu dispondrá de 45 días pasados los cuales deberá someterse a una votación en la Asamblea Nacional; en caso de no obtener los votos necesarios, el presidente turco puede convocar elecciones anticipadas, una opción que el domingo por la noche muchos –incluso en el AKP- no descartaban dada la complejidad del panorama que se presenta por delante.

CHP y MHP descartan negociar con el AKP

El líder de la formación parlamentaria menos votada -el HDP- pero gran vencedor de la noche, Selahattin Demirtaş, comentaba el domingo tras conocer los resultados electorales que precisamente éstos representaban una respuesta clara del electorado tanto al AKP como a su idea de implantar un sistema presidencialista según el deseo de su fundador y antiguo líder, Tayyip Erdoğan.

“En este momento el debate sobre la presidencia, el debate sobre la dictadura, ha llegado a su fin en Turquía. Turquía ha regresado del borde de un abismo”, recalcó Demirtaş desde la sede de su partido en Estambul junto con la presidenta del mismo, Figen Yüksekdağ, mientras miles de simpatizantes del HDP celebraban los resultados en Estambul y en las calles de su tradicional bastión electoral de Diyarbakır, al sureste de Turquía.

Preguntado por una posible coalición con el AKP para formar gobierno, el co-presidente del HDP insistió en que mantenía la misma posición que ya expresó durante la campaña, rechazando cualquier pacto. “Estaremos en el parlamento como una oposición fuerte”, dijo Demirtaş, quien destacó que el HDP se había convertido en “el partido de (toda) Turquía” al margen de etnias o religiones pese a una campaña electoral que calificó de “dura, desigual e injusta” por parte del AKP.

“Aquellos que se han puesto del lado de la libertad, la democracia y la paz han ganado estas elecciones. Aquellos que se han puesto del lado de la opresión, el autoritarismo, la arrogancia, y que se ven a sí mismos como los únicos propietarios de Turquía, han perdido”, subrayó un eufórico Demirtaş, que volvió a asegurar que su objetivo es sustituir al AKP en el gobierno.

Kemal Kılıçdaroğlu, líder del CHP, descartaba también poco después una coalición con el AK Parti para formar gobierno al tiempo que defendía los resultados de su partido como “buenos” y descartaba dimitir. “Hemos puesto fin a una era de opresión por la vía democrática. La democracia ha ganado, Turquía ha ganado”, insistió Kılıçdaroğlu.

Respecto al MHP, al que varios analistas habían considerado en las primeras horas como el aliado más probable del AKP en un gobierno de coalición, su vice presidente Oktay Vural declaraba a los medios en la noche del domingo que aún era pronto para hablar de un acuerdo con el AK Parti: “Nuestro partido lo estudiará en los próximos días. Creo que el AKP hará (también) sus propios análisis tras este resultado”, dijo Vural.

El líder del MHP, Devlet Bahçeli, declaraba sin embargo cerca de la medianoche que sólo veía tres opciones: una coalición AKP-HDP para mantener el proceso de paz, una coalición AKP-CHP-HDP para reformar la constitución, o unas elecciones anticipadas; de esta forma, Bahçeli parecía descartar también la entrada en el gobierno de su partido, opuesto tanto a las negociaciones de paz con el PKK como a tocar la carta magna, dos pilares básicos del programa del AKP.

Más sobre: ErdoğanElecciones

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet