Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

La oposición turca fija sus condiciones para una coalición con el AKP

Chp kemal kilicdaroglu

09-06-2015 - 13:00 CET | Hispanatolia

Pese a declaraciones en contra de un pacto tras la noche electoral, la prensa turca asegura que MHP y CHP podrían estar dispuestos a formar gobierno con el AK Parti siempre que se cumplan ciertas “líneas rojas”.

Pese a declaraciones iniciales tras la noche electoral del domingo por parte de sus líderes asegurando que no habría ninguna negociación con el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), que por primera vez desde su llegada al poder en 2002 necesitará pactar para formar gobierno, dos partidos de la oposición ya han dejado entrever la posibilidad de un acuerdo siempre que se cumplan varias “líneas rojas” fijadas de cara a sus votantes.

El líder del Partido del Movimiento Nacional, Devlet Bahçeli, una de las formaciones que más ha sonado desde el principio para un posible gobierno de coalición con el AK Parti, habría sido el primero en establecer ciertas condiciones para dar el “sí quiero” a un ejecutivo a dos pese a que el mismo negó el domingo lo contrario, según informaciones publicadas en la prensa turca.

Según éstas, Bahçeli estaría dispuesto a aceptar entrar en el ejecutivo pero a cambio establecería varias condiciones que en algunos casos serían difíciles de aceptar por el AKP; entre ellas, poner fin al debate sobre la introducción en Turquía de un sistema presidencialista según los deseos del actual presidente Recep Tayyip Erdoğan, al que Bahçeli ya advirtió el domingo que debería dimitir si insiste en violar los “límites constitucionales” de su cargo.

Además el MHP exigiría excluir de cualquier cargo político a varias figuras salpicadas por acusaciones de corrupción, o mantener las referencias a la unidad indivisible del Estado y a la “nación turca” en el preámbulo de la Constitución en caso de que el AKP insista en continuar con los esfuerzos para reformar la actual carta magna.

Otro punto importante que establecería la formación nacionalista liderada por Bahçeli sería el abandono definitivo de las negociaciones de paz con el grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), iniciadas a finales de 2012 y a las que el MHP siempre se ha opuesto rotundamente por considerar que dan alas  al terrorismo y ponen en peligro la unidad del país.

Pese a que ésta sería una de las condiciones más difíciles de aceptar por el AKP, inmerso de lleno en lo que en Turquía se denomina “proceso de solución”, la prensa turca asegura que el MHP estaría dispuesto a sentarse a la mesa de negociaciones con el AKP para evitar una crisis política y económica.

Kılıçdaroğlu: No se puede dejar al país sin gobierno

Otro de los partidos que habría insinuado en las últimas horas estar dispuesto a acercar posturas con el AKP para formar gobierno sería la principal formación de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), que se hizo con 132 escaños en la Asamblea Nacional Turca tras las elecciones del 7 de junio.

Un pacto AKP-CHP establecería un gobierno fuerte de amplia mayoría e incluso –hipotéticamente- le daría la mayoría suficiente para impulsar reformas constitucionales consensuadas, si bien el partido de orientación kemalista ha mantenido una fuerte retórica anti-AKP en los últimos años y debería convencer a sus bases de la idoneidad de un pacto de este calado.

En declaraciones recogidas el lunes por el diario turco Hürriyet, afín al CHP, su líder Kemal Kılıçdaroğlu habría instado al diálogo para evitar una parálisis política en el país que aboque a unas nuevas elecciones que nadie desea. “Una vez que las elecciones se han terminado, es hora de actuar y decidir con sentido común. Es hora de abandonar discusiones despiadadas, dejémoslas a un lado. Nadie puede permitirse el lujo de dejar al país sin gobierno, eso sería irrespetuoso hacia los votantes”, dijo Kılıçdaroğlu, asegurando que unos nuevos comicios arrojarían probablemente un resultado similar en las urnas.

“Hemos hecho promesas a los votantes: dos bonificaciones de salario para los jubilados, incrementar el salario mínimo, gas más barato para los agricultores, reducir la barrera electoral (del 10%), eliminar las leyes del golpe de Estado (de 1980), suprimir las prohibiciones y acabar con la subcontratación de empleados. Y todo esto debería llevarse a cabo en el plazo de un año”, agregó el líder del CHP, dejando entrever las posibles condiciones que pondría su partido a un pacto de gobierno.

Hay muchos problemas en Turquía que vienen de los ejecutivos del AKP (desde 2002): en política exterior, en la economía, en la supresión de libertades, en la abolición de leyes golpistas y en la implementación del Estado del bienestar”, insistió Kılıçdaroğlu. “Turquía debería implementar una política exterior pro-pacífica. Esto es algo extremadamente importante para el desarrollo de nuestro país. Esto es algo también en línea con las expectativas de nuestro pueblo”, explicó al rotativo turco.

Más sobre: Elecciones

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet