Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

Turquía abandona los planes para adquirir el sistema antimisiles chino

Ejercito misil crucero

16-11-2015 - 14:00 CET | Hispanatolia

Tras dos años de controversia por los recelos de la OTAN y EE.UU. a compartir su tecnología con China, Turquía ha decidido desarrollar su propio sistema nacional de defensa antimisiles.

El gobierno turco ha dado marcha atrás a sus planes para adjudicar a una empresa china el desarrollo de su sistema nacional de defensa anti-misiles en favor de un proyecto propio, poniendo así fin a dos años de controversia con sus aliados de la OTAN, recelosos de compartir tecnología con Pekín.

Según informaron medios turcos la decisión habría sido tomada durante la cumbre del G-20 que se inauguró el domingo en Antalya –al sur de Turquía- y en la que el presidente turco recibió a numerosos líderes mundiales, incluyendo el presidente chino Xi Jinping y el presidente estadounidense Barack Obama.

Aunque aún está pendiente la rúbrica final del Comité Ejecutivo de la Industria de Defensa de Turquía (SSİK), se espera que la decisión final sea anunciada esta misma semana. No obstante medios turcos citando fuentes del ejecutivo aseguraron que la decisión de cancelar el proyecto de 3.200 millones de euros -que fue adjudicado provisionalmente en septiembre de 2013 a la empresa estatal de defensa china CPMIEC- contaría con el visto bueno del primer ministro Ahmet Davutoğlu.

Las negociaciones entre Pekín y Ankara sobre la puesta en marcha del proyecto llevaban estancadas desde hace dos años a causa de las reticencias mostradas por los aliados de Turquía. Las autoridades turcas justificaron su decisión de adjudicar el proyecto a CPMIEC por su precio competitivo y por ser el único que establecía una co-producción en Turquía, dos requisitos que no cumplieron ni el fabricante europeo Eurosam ni la estadounidense Lockheed Martin, que presentaron ofertas mucho más caras.

No obstante tanto la OTAN como Washington mostraron desde el principio fuertes críticas a la decisión tomada por Ankara, alegando problemas de incompatibilidad entre los sistemas chinos y los de la Alianza Atlántica que podrían abocar a Turquía a tener un sistema de defensa nacional con poca o ninguna integración con la tecnología militar de sus aliados.

Aproximadamente la mitad de la red de radares de defensa de Turquía ha sido proporcionada por la OTAN, por lo que la inclusión de tecnología china obligaría a un intercambio de información -principalmente sobre códigos de identificación de objetivos amigos y enemigos- al que los aliados no estaban dispuestos por su condición de alto secreto y por las propias reticencias sobre esta cuestión de EE.UU., que además tiene a CPMIEC en la lista de empresas sancionadas por sus ventas de armas a países como Irán.

Estas presiones forzaron a Ankara a reconsiderar poco después su decisión inicial y a anunciar que estudiaría nuevas propuestas de sus aliados, mientras continuaban las negociaciones con CPMIEC. En ese tiempo sin embargo, ni Eurosam ni el consorcio formado por Raytheon y Lockheed Martin presentaron una rebaja significativa de sus costes ni opciones de transferencia de tecnología y co-producción en Turquía, que buscaba así sentar las bases para desarrollar su propia industria nacional de defensa.

Estos serían en buena parte los motivos tras la decisión tomada ahora por el gobierno turco. Según las fuentes citadas en medios de comunicación del país euroasiático, Ankara habría optado por una tercera vía consistente en desarrollar su propio sistema de defensa anti-misiles. Actualmente la industria militar turca ya produce misiles balísticos de corto y medio alcance tales como el misil táctico de combate J-600T Yıldırım, el misil de crucero SOM, o el Cirit, un misil de 70 mm guiado por láser, aunque carece aún de la tecnología necesaria para fabricar misiles de largo alcance.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet