Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

El ministro de salud turco critica la sentencia del Constitucional sobre las vacunas

Hospital inyeccion virus

18-11-2015 - 00:00 CET | Hispanatolia

Una sentencia reciente que considera inconstitucional obligar a vacunar a los hijos sin el consentimiento de los padres ha sido considerada una victoria para el incipiente movimiento anti-vacunación de Turquía.

El ministro de salud de Turquía, Mehmet Müezzinoğlu, criticó el martes la reciente sentencia emitida por el Tribunal Constitucional de Turquía que estipula que es necesario el consentimiento paterno para la vacunación de los hijos, en lo que ha sido considerado como una victoria para el incipiente movimiento anti-vacunación del país.

“Desearía que la Corte Constitucional hubiese emitido el veredicto teniendo en cuenta los datos de las instituciones científicas. Los derechos individuales importan, pero no importan tanto como los de toda la sociedad”, declaró Müezzinoğlu el martes durante una conferencia de prensa en Estambul.

Müezzinoğlu no obstante aseguró que el gobierno turco seguirá adelante con las campañas de vacunaciones masivas, que se pusieron en marcha en los años 80 y que desde el pasado julio han sido ampliadas por la llegada masiva de refugiados procedentes de Siria e Irak.

El Constitucional de Turquía sentenciaba hace unos días que la vacunación de niños y menores de edad sin el consentimiento de sus padres es inconstitucional, citando en su razonamiento legal los Artículos 13 y 17 de la carta magna: este último estipula que “la integridad corporal del individuo no deberá ser violada excepto por necesidad médica y en casos prescritos por la ley, y no deberá estar sujeta a experimentos científicos o médicos sin su consentimiento”.

Con esta resolución, el alto tribunal turco anulaba una sentencia previa emitida el pasado 22 de junio por la Corte Suprema de Apelaciones de Turquía, que resolvía a favor de los progenitores una demanda presentada por los servicios sociales de la provincia de Uşak, que habían apelado una sentencia previa de un tribunal local que dio la razón a los padres por negarse a poner todas las vacunas obligatorias a su bebé de un año.

Entonces la Corte de Apelaciones mencionó los artículos de la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas así como los artículos del Código Civil Turco que anteponen siempre el interés del menor, y subrayó que “las vacunas mencionadas se encuentran entre las que son necesarias para proteger al niño de enfermedades futuras y para proteger la salud de toda la sociedad”.

“En otras palabras, no se necesita el permiso si la decisión de la madre y el padre claramente entra en conflicto con el mejor interés del niño” decía la sentencia publicada en junio, en la que el tribunal añadía que durante el proceso los padres “no lograron presentar ninguna razón de peso para demostrar que estaban en lo correcto”.

La corriente en contra de las vacunas está ganando un creciente número de adeptos en Turquía, donde responsables del Movimiento de Turquía contra la Vacunación Obligatoria afirman haber ayudado legalmente en los últimos tres años a más de 150 familias que han rechazado vacunar a sus hijos por considerar que conlleva más riesgos para la salud que beneficios. Su página en Facebook tiene miles de seguidores y en los últimos meses afirman que las peticiones de ayuda se han disparado.

Los defensores del movimiento anti-vacunación argumentan en su defensa que no existe en Turquía ninguna ley que haga obligatorias las vacunas, y que una medida así sólo puede tomarse en caso de una epidemia. No obstante, el Ministerio de Salud informa al Ministerio de Familia y Servicios Sociales cuando se presenta algún caso en el que los padres rechazan aplicar las vacunas obligatorias a sus hijos, para que éste último estudie medidas que pueden acabar en una demanda ante los tribunales. Algunas familias llegan incluso a cambiar de domicilio para dificultar a las autoridades su localización, afirman fuentes médicas.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet