Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Internacional

El presidente checo llama ‘’bárbaros’’ a los refugiados y rechaza que Turquía entre en la UE

Republica checa milos zeman

10-12-2015 - 15:30 CET | Hispanatolia

“El Imperio Romano, antes de su caída, también pagó tributo a los bárbaros para que no saquearan su territorio” dijo Miloš Zeman, conocido por sus comentarios racistas y anti-musulmanes.

El presidente checo Miloš Zeman criticó abiertamente el reciente acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Turquía para relanzar las negociaciones sobre la plena integración de país euroasiático en el bloque europeo y otorgar libre visado a sus ciudadanos, señalando que los turcos no deberían ser admitidos en la UE.

Zeman también comparó a los refugiados con los “bárbaros” durante los años finales del Imperio Romano, y criticó a la Bruselas por los 3.000 millones de euros prometidos a Ankara en concepto de ayuda para asistir a los más de dos millones de refugiados que actualmente Turquía acoge en su territorio, en su gran mayoría sirios: una cantidad que Naciones Unidas ya ha advertido que “no será suficiente”.

El Imperio Romano, antes de su caída, también pagó dinero como tributo a los bárbaros para que no saquearan su territorio”, dijo Zeman en unas declaraciones recogidas por el diario checo en lengua inglesa Prague Post.

El presidente checo aseveró por el contrario que Turquía es mucho más apta que Europa para acoger a los desplazados argumentando que la gran mayoría de los refugiados comparten la misma religión que los turcos, el Islam.

En este sentido, Zeman insistió en que tanto Turquía como la migración musulmana a Europa constituyen un peligro para Europa porque supondrán la “transferencia de costumbres musulmanas” al viejo continente, lo que perjudicará a su juicio especialmente los derechos de las mujeres.

“Estoy esperando que el embajador turco envíe una nota diplomática al Castillo de Praga en protesta por mis declaraciones”, añadió el presidente checo, consciente de que sus palabras despertarán polémica.

Un largo historial de declaraciones polémicas

Miloš Zeman, militante en su juventud del partido comunista checo antes de reconvertirse en socialdemócrata, ha protagonizado durante años numerosas polémicas por sus comentarios a menudo racistas, que han incluido tanto a los alemanes de los Sudetes como –especialmente- a los musulmanes, habiendo participado el pasado noviembre en una manifestación contra la llegada de musulmanes al país convocada por grupos nacionalistas checos.

En 2014 miles de checos se manifestaron contra Zeman con motivo del aniversario de la Revolución de Terciopelo –que propició la caída del régimen comunista soviético en la antigua Checoslovaquia- por sus declaraciones pro-rusas. El ex primer ministro checo ha sido de hecho una voz discordante en el seno de la UE al rechazar las sanciones contra Moscú por su intervención militar en Ucrania.

En julio de 2011 Zeman ya fue denunciado ante los tribunales por racismo por unos comentarios realizados un mes antes durante una conferencia, en la que comparó a los musulmanes con los nazis y dijo: "El enemigo es la anti-civilización que se extiende desde el norte de África hasta Indonesia. Dos mil millones de personas viven en ella", en una evidente referencia a los países de mayoría musulmana.

El pasado mes de octubre, coincidiendo con las primeras oleadas de refugiados que llegaron a Europa, Zeman acusó a los refugiados de intentar despertar compasión con las imágenes del sufrimiento de sus hijos, alegando que por tanto “no merecen compasión alguna”. Zeman, que en las mismas declaraciones también definió a los ecologistas como “terroristas verdes”, afirmó que con la llegada de los musulmanes a su país “las mujeres infieles serán lapidadas, cortarán la mano a los ladrones y nos privarán de la belleza de las mujeres porque llevarán el rostro cubierto. Aunque supongo que en algunos casos será beneficioso”.

Estas y otras declaraciones, y las continuas denuncias de abusos por parte de las autoridades checas contra los refugiados, llevaron a finales de octubre al Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas a acusar de islamofobia al presidente checo.

La ONU también acusó al gobierno checo de violar sistemáticamente los derechos humanos de los refugiados al someterles a registros corporales exhaustivos –incluso forzándoles a desnudarse- y obligarles a pagar por su mantenimiento durante períodos de detención de hasta 90 días que incluían incluso a niños, entre otras prácticas. En septiembre, organizaciones de derechos humanos denunciaron la práctica de la policía checa de marcar la piel de los refugiados con números de identificación, comparándola con la forma en que los nazis identificaban a los prisioneros judíos.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet