Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Internacional

El embajador venezolano da marcha atrás y desmiente una resolución sobre Turquía en la ONU

Onu consejo seguridad

18-02-2016 - 00:00 CET | Hispanatolia

El representante de Venezuela admitió el martes que el Consejo de Seguridad, convocado por Rusia, no había consensuado una condena contra Turquía, después de que horas antes afirmara lo contrario.

El representante permanente de Venezuela ante las Naciones Unidas, Rafael Darío Ramírez Carreño, dio marcha atrás a última hora del martes y desmintió sus anteriores declaraciones en las que dio a entender que los 15 países representados en el Consejo de Seguridad habían expresado su preocupación y condenado los recientes ataques con artillería del ejército turco sobre posiciones de las milicias del PYD en el norte de Siria.

Numerosos medios publicaron el martes las declaraciones de Carreño, cuyo país ostenta este mes la presidencia del Consejo de Seguridad, y que horas antes aseguró a los periodistas tras una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad convocada por Rusia –miembro permanente del Consejo y con derecho a veto- que “los miembros del Consejo de Seguridad han expresado su preocupación sobre los ataques de Turquía en el norte de Siria” y que “todos los miembros del Consejo de Seguridad han acordado pedir a Turquía que cumpla con la legislación internacional”.

Preguntado si los 15 miembros habían acordado un comunicado de condena contra Turquía, Carreño insistió: “Sí, con diferentes niveles de preocupación, como bien saben, pero todos estuvieron de acuerdo”.

Las palabras del representante venezolano, que daban a entender un consenso entre los 15 miembros del Consejo de Seguridad a la hora de condenar a Turquía, fueron refutadas a última hora del martes por el representante de Ankara ante la Organización de las Naciones Unidas, Halit Çevik, quien desmintió que se hubiese producido ninguna resolución en ese sentido. Varios diplomáticos y representantes de países con presencia en el Consejo de Seguridad contradijeron también las declaraciones de Carreño, asegurando que no reflejaban la realidad y que se trataba únicamente de sus impresiones personales.

El propio Carreño daba marcha atrás horas después ante la polémica suscitada por sus afirmaciones en nombre del Consejo de Seguridad, y confirmaba a los periodistas en otra conferencia de prensa posterior –tras una sesión sobre Irak- que no había habido acuerdo alguno sobre una resolución de preocupación o condena por las últimas acciones de Turquía en Siria.

“Esta mañana hemos expresado preocupación por la situación, pero no tenemos ningún resultado. Tengo que ser claro, no tenemos ninguna consecuencia, ningún comunicado de prensa, ni declaración de la presidencia, ni ninguna resolución sobre esta cuestión”, dijo el embajador venezolano al ser preguntado directamente por los periodistas si sus anteriores declaraciones habían sido un error.

Cuando éstos insistieron en si los 15 miembros del Consejo habían expresado su preocupación por las acciones de Turquía, Carreño se limitó a responder que los miembros “expresaron su preocupación por la situación, por el bombardeo de instalaciones humanitarias, por muchas cuestiones”, pero sin referirse concretamente a Turquía.

A esta controversia se unían declaraciones como las realizadas por el embajador británico ante las Naciones Unidas, Matthew Rycroft, quien calificó la reunión convocada por Rusia sobre la intervención turca en Siria como un intento de desviar la atención de las propias acciones rusas en ese país.

“Entiendo por qué hay países que quieren cambiar de tema y centrarse en Yemen (en una reunión previa) o centrarse (ahora) en Turquía. Pero lo que realmente necesitamos hacer es centrarnos en Siria”, replicó Rycroft antes de la reunión, que fue convocada horas después de que varios bombardeos atribuidos a la aviación rusa contra escuelas y hospitales en las provincias de Alepo e Idlib dejaran medio centenar de civiles muertos y desataran la condena de varios países y la propia ONU.

El martes la artillería turca bombardeó por cuarto día consecutivo objetivos del PYD en represalia por disparos realizados por el grupo desde el lado sirio de la frontera que cayeron en la provincia turca de Kilis. Fuentes de seguridad turcas citadas por la prensa del país consideran que las milicias del PYD/YPG tratan de hacerse con el control de la ciudad siria de Azaz, con el objetivo de cortar el flujo de ayuda humanitaria a Alepo y forzar su caída en manos del régimen de Assad, lo que además desatarían una nueva oleada de refugiados hacia Turquía.

Siria reconoce su apoyo al PYD

El mismo día que tenía lugar esta controversia en el Consejo de Seguridad, el representante sirio ante las Naciones Unidas, Bashar Ja'afari, confirmaba por primera vez abiertamente el apoyo del gobierno de Bashar al-Assad al Partido de la Unión Democrática (PYD) y a su brazo armado, las Unidades de Defensa Popular (YPG).

Ambos están considerados por Turquía como la rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que tanto Ankara como EE.UU. y la UE reconocen como una organización terrorista. Washington sin embargo hasta ahora se ha negado a referirse al PYD/YPG como un grupo terrorista, y lo considera un aliado contra el Daesh en la región.

“Estos sirios kurdos apoyados por el gobierno estadounidense, están apoyados también por el gobierno sirio, sólo para su información”, dijo el martes Ja'afari a los periodistas tras la reunión del Consejo de Seguridad convocada por Rusia para abordar la respuesta del ejército turco, que desde el fin de semana ha estado atacando con artillería posiciones del PYD en Siria en respuesta a la caída de proyectiles en su territorio.

Las palabras de Ja'afari constituyen de hecho una de las primeras y escasas veces en las que el régimen sirio ha reconocido abiertamente su apoyo o cooperación con el PYD, que recientemente abrió una oficina de representantes en Moscú y al que la oposición moderada siria ha acusado desde el inicio de la guerra de servir a los propósitos del gobierno de Assad. En los últimos días el PYD, que ha sido acusado por organizaciones como Amnistía Internacional de practicar la limpieza étnica, ha recibido incluso críticas de EE.UU. por conquistar zonas bajo control de la oposición siria.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet