Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Asesinado en prisión el hombre que mató a la joven Özgecan Aslan

Ozgecan aslan madre

12-04-2016 - 14:00 CET | Hispanatolia

Suphi Altındöken, autor del brutal asesinato en febrero de 2015 de la joven estudiante de psicología tras un intento de violación, murió el lunes tras recibir un disparo en la prisión donde cumplía cadena perpetua.

El asesino convicto por el brutal asesinato de Özgecan Aslan, una joven estudiante turca fallecida en febrero del año pasado tras resistirse a un intento de violación, falleció el lunes tras recibir un disparo durante su estancia en una prisión de Adana, al sur de Turquía.

Tanto Ahmet Suphi Altındöken como su padre Necmettin Altındöken –éste último condenado por ser cómplice en el crimen- resultaron heridos de gravedad durante un incidente ocurrido en la prisión donde cumplían sentencia a cadena perpetua. Ambos fueron trasladados en ambulancias separadas hasta un centro hospitalario; según informaron medios turcos el autor material del asesinato habría recibido un disparo en el pecho, mientras que su padre habría sido herido de bala en el estómago y también a la altura de la cadera.

Ahmet Suphi Altındöken acabó falleciendo a consecuencia de sus heridas poco después de ingresar en el hospital, mientras que Necmettin Altındöken permanecía ingresado el martes en estado crítico. Imágenes difundidas por agencias mostraban a éste último siendo trasladado a un centro médico entre importantes medidas de seguridad; igualmente las autoridades reforzaron la seguridad tras el incidente en la prisión donde se produjo el suceso, que será ahora investigado.

En este sentido, el vice primer ministro turco Numan Kurtulmuş manifestó el lunes tras una reunión del gabinete de gobierno que el asesinato de cualquier convicto en prisión, al margen de su condición, resultaba inaceptable, y aseguró que lo ocurrido sería investigado hasta determinarse de qué forma pudo entrar en el centro penitenciario el arma con el que ambos presos fueron heridos.

Özgecan Aslan, una estudiante de psicología de 20 años de edad, fue asesinada brutalmente el 11 de febrero de 2015 por el conductor de un minibús en el que viajaba la joven, que intentó resistirse cuando el hombre, identificado como Suphi Altındöken, intentó abusar de ella aprovechando que era la única viajera en el vehículo. Tras cometer el crimen, el asesino pidió ayuda a su padre Necmettin Altındöken y a un amigo –Fatih Gökçe- para que le ayudaran a deshacerse del cuerpo.

El cadáver de Aslan fue localizado dos días después junto a un riachuelo en una zona aislada a las afueras de la localidad de Tarsus (en la vecina provincia de Mersin) parcialmente calcinado, así como con las manos cortadas para tratar de eliminar los posibles restos del ADN del asesino. Durante la investigación de la desaparición sin embargo la gendarmería turca detuvo un minibús sospechoso conducido por Suphi, en cuyo interior encontraron restos de sangre y un sombrero que pertenecían a la víctima.

El pasado 3 de diciembre un tribunal de Tarsus condenó a Suphi Altındöken, de 26 años, a su padre Necmittin Altındöken de 50 y a su amigo Fatih Gökçe de 20 a cadena perpetua sin posibilidad de reducción de la pena.

El asesinato de Özgecan Aslan desató una enorme oleada de indignación en toda Turquía y puso la atención no sólo sobre los crímenes relacionados con la violencia de género, sino que además reavivó un serio debate tanto social como político sobre la posibilidad de reinstaurar la pena de muerte en el país, abolida en 1999, para los crímenes más graves.

A partir de este asesinato muchos municipios comenzaron además a instalar en el transporte público “botones del pánico” para que cualquier persona pudiera enviar de inmediato una señal de alarma en caso de sentirse en peligro. La medida, que ya ha comenzado a implantarse en provincias como Adana o Estambul, pronto será obligatoria por ley en todo el país.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet