Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Un guardia de la prisión ayudó en el asesinato del hombre que mató a Özgecan Aslan

Prision carcel turquia

13-04-2016 - 23:00 CET | Hispanatolia

La muerte prematura en prisión de Suphi Altındöken plantea ahora otro problema: ¿dónde enterrar el cuerpo del autor de uno de los crímenes más horrendos de los últimos años en Turquía?

Un guardia de la prisión de máxima seguridad donde fue asesinado el lunes Ahmet Suphi Altındöken, condenado en diciembre a cadena perpetua por el brutal asesinato hace un año de la estudiante turca Özgecan Aslan tras intentar violarla, ayudó a introducir el arma con el que se perpetró el crimen, según informó el miércoles el ministro de Justicia de Turquía, Bekir Bozdağ.

Altındöken, de 27 años de edad, falleció poco después de ingresar en el hospital tras recibir un disparo en el pecho realizado por otro preso en la prisión de máxima seguridad de Kürkçüler, en la provincia de Adana. Su padre Necmettin Altındöken, de 50 años y condenado también como cómplice del asesinato de Aslan, recibió también dos disparos y se encuentra hospitalizado desde entonces, si bien su vida no corre peligro.

En declaraciones a los periodistas realizadas desde Ankara, el ministro Bozdağ afirmó que los hombres que mataron a Altındöken e hirieron a su padre “recibieron ayuda desde dentro y desde fuera” de la prisión. “Se han encontrado evidencias del contrabando de la pistola por parte de un guardia (de la cárcel), que ahora ha sido detenido”, explicó Bozdağ, añadiendo que tres funcionarios y dos guardias de la prisión han sido suspendidos en relación con la investigación sobre el incidente.

El ministro de justicia recalcó no obstante que la investigación aún continúa y no descartó nuevos arrestos, haciendo hincapié además en que la muerte de un interno resulta inaceptable al margen de cuál hubiese sido su crimen. “Se trata realmente de un fallo en la seguridad. Por lo tanto, quien quiera que haya tenido una negligencia, fallo o intención en este asunto, afrontará todo tipo de investigaciones legales y administrativas”, aseguró.

La agencia de noticias turca Doğan identificó al autor de la muerte de Altındöken como Gültekin A., quien habría ido a la celda donde se encontraba la víctima y su padre y les habría disparado mientras otro cómplice, identificado como Ferhat Y., distraía a un guardia de la prisión. Otros cuatro sospechosos han sido detenidos en relación con el crimen. Según dichas informaciones, el arma habría sido introducida por la esposa de uno de los presos sospechosos de estar implicados en la muerte, con la ayuda de un guardia de la cárcel con el que habría llegado a un trato.

¿Dónde enterrar el cuerpo del asesino de Özgecan Aslan?  

La muerte prematura en prisión de Suphi Altındöken, el asesino confeso de Özgecan Aslan, plantea ahora la cuestión de dónde enterrar el cuerpo de un hombre cuyo horrendo crimen aún está en la memoria de la sociedad turca. Fuerzas de la gendarmería fueron enviadas al pueblo de Kocaköy (Adana) donde residían los padres de Suphi Altındöken, después de que sus habitantes se negaran a enterrarlo allí y bloquearan las puertas del cementerio local.

Si entierran su cuerpo aquí, yo mismo lo desenterraré con una excavadora”, afirmó el martes a la prensa el jefe de la aldea, Rifat Öcalan. “No lo queremos aquí. Ellos (la familia de Altındöken) no tienen ninguna relación con el pueblo. No se nos ocurrió que fueran a traer el cadáver aquí, pensamos que sería enterrado en una tumba sin nombre. Nadie aceptará su cuerpo. Si lo aceptamos, nos enterrarían con él”, afirmó Öcalan en declaraciones recogidas por medios locales.

Curiosamente uno de los que ha salido en los últimos días defendiendo la necesidad de dar una sepultura digna al asesino de Özgecan Aslan ha sido el propio padre de la víctima, Mehmet Aslan, quien señaló que el cuerpo de Altındöken debería ser enterrado según los preceptos religiosos debidos.

“No hay por qué enterrarlo necesariamente en un cementerio, pero necesita estar bajo tierra... No sé cómo van a encontrar una solución”, declaró el padre de la joven, quien tras la muerte de su hija recibió el “Premio a la Bondad” por parte de la Diyanet (oficina de asuntos religiosos de Turquía) por llamar a la calma y a confiar en la justicia tras el asesinato de su hija, precisamente cuando muchas voces en Turquía pedían venganza y la reinstauración de la pena de muerte.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet