Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Deportes

Decepción de Turquía en su partido inaugural en la Eurocopa

Turquia croacia eurocopa

12-06-2016 - 17:00 CET Pablo Gómez | Hispanatolia

La selección turca perdió su posición en el terreno de juego tras el primer gol, y acabó perdiendo un partido en el que Arda Turan estuvo ausente y sólo destacó la brillantez del joven Emre Mor.

La selección dirigida por Fatih Terim no fue capaz de superar a Croacia en su primer partido de la fase de grupos disputado en la Euro 2016 que se juega en Francia, y acabó perdiendo por la mínima en un encuentro donde no dio una buena impresión y pudo haber salida peor parada.

El partido, disputado el domingo en un estadio Parque de los Príncipes (donde juega el París Saint-Germain) abarrotado de banderas turcas, comenzó con ambas selecciones midiéndose y con varios tiros a puerta a balón parado en los primeros minutos por parte de ambos equipos, que en general se mantuvieron muy igualados durante los primeros 45 minutos.

En el minuto 29 de juego llegaría una ocasión clara de gol para Turquía con un cabezazo en el área pequeña de Ozan Tufan, donde algunos jugadores turcos reclamaron que el balón había traspasado la línea de portería (las imágenes demostraron que el esférico llegó a botar en la línea pero sin traspasarla).

No obstante Croacia comenzó a desmarcarse de su rival con un juego más agresivo y llegando más veces a la portería turca, destacando sobre todo por las jugadas a balón parado y los remates en el área, que obligaron a varias intervenciones por parte del guardameta turco, Volkan Babacan. Turquía por el contrario mantuvo durante gran parte de la primera mitad un juego más al toque y menos impulsivo, que le otorgó cierto control del balón, si bien ese juego más ordenado acabaría dando paso a otro mucho más caótico en los siguientes 45 minutos de juego.

En el 32 Cenk Tosun recibió la primera amarilla por juego peligroso, en una acción que dejó a Croacia temporalmente con un jugador menos en el terreno de juego mientras Vedran Ćorluka era atendido temporalmente en el banquillo por una herida sangrante en la cabeza: Ćorluka tuvo que jugar el resto del partido con un aparatoso –y a la postre ineficaz- vendaje que le daría no pocos problemas y le obligaría a abandonar el césped hasta en cinco ocasiones, causando una pérdida de tiempo que llegó a desesperar al propio Terim.

En el minuto 41 la iniciativa que había comenzado a demostrar Croacia dio su fruto con la llegada del primer gol, gracias a un remate fulminante desde fuera del área de Luka Modrić, que desde 30 metros de distancia pilló desprevenido al guardameta rival. El tanto provocó el desconcierto entre las filas de Turquía, que a partir de entonces –en los minutos finales de la primera parte y en toda la segunda  mitad- desarrolló un juego más rápido pero no por ello más eficaz, con jugadas menos estudiadas y dejando patente un creciente nerviosismo del que Croacia supo aprovecharse en los siguientes 45 minutos

Una Turquía que desapareció en la segunda parte

En la segunda mitad del encuentro la selección turca quiso darle la vuelta a una situación adversa y salió en general con fuerza en los primeros minutos, con Volkan Şen entrando en el terreno de juego. No obstante los turcos no acabaron de meterse en el partido y de nuevo se mostraron nerviosos, con Hakan Balta viendo en el 49 la segunda amarilla de su equipo por una entrada.

Sería nuevamente Croacia la que acabaría gozando de más ocasiones, nuevamente a balón parado; una de estas jugadas fue la que en el 52 culminó Darijo Srna con un disparo desde pocos metros del área de penalti tras un saque de falta, que acabó estrellándose en el larguero. Sólo tres minutos más tarde Srna nuevamente aparecía para rematar sin éxito un balón en el área rival, cuando la portería se había quedado sola tras una salida de Volkan.

En general en los 15 primeros minutos de la primera parte Turquía apenas fue capaz de pasar del mediocampo, hasta un saque de córner que paró sin dificultades Danijel Subašić. Los turcos, más inseguros y con un Arda Turan ausente, estuvieron a merced de los contragolpes croatas, que fueron claramente quienes dominaron la segunda mitad frente a una primera parte más igualada. Croacia se mantuvo por el contrario con un juego mucho más sólido, dominando el balón y manteniendo sus líneas.

En el 65 Fatih Terim decidió precisamente retirar a Arda y meter en el terreno de juego a un delantero, Burak Yılmaz, tratando de corregir la situación. Aun así en el 67 Marcelo Brozović pudo subir el 0-2 al marcador en un intento de remate bajo los palos con la portería sola, al que sin embargo llegó tarde.

En el 69 el seleccionador turco sacó su último cartucho y metió en el terreno de juego a la joven promesa de Turquía, Emre Mor, que daría claras muestras de su maestría sobre el campo en el resto del partido: fue la única bocanada de aire fresco en una Turquía cuyos jugadores parecieron faltos de ideas y sin nadie que destacase especialmente sobre el terreno de juego.

En el 72 Ivan Perišić lanzó un remate de cabeza que se fue al palo, en una nueva ocasión clara para Croacia. Nuevamente en el 79 otro cabezazo de Brozović tuvo que despejarlo Volkan a la altura del larguero, enviando el balón a córner.

Un tiro directo de Caner Erkin en el minuto 81 desde el extremo del área de la portería rival, tras una falta sobre Mor, fue una de las escasas ocasiones de peligro para la meta croata en los 20 minutos finales del encuentro. Croacia sin embargo seguía buscando el segundo gol, y en el 83 Volkan tuvo que salir a despejar una llegada de Perišić.

Con una Croacia bien asentada sobre el terreno de juego, y una Turquía que nunca acabó de encontrarse tras el gol de la primera parte, el partido parecía ya visto para sentencia; como nos tiene acostumbrada, fue no obstante precisamente en los minutos finales cuando los turcos parecieron reaccionar y llevaron más jugadas de peligro al área rival, aunque ya con el tiempo en su contra y la selección croata realizando hasta tres cambios para dejar correr el cronómetro.

España, el próximo rival

El “milagro turco” –como el que justamente ha hecho posible que Turquía esté en esta Eurocopa- sin embargo no ocurrió, y el colegiado sueco pitó el final sin apenas añadir tiempo poniendo fin a un partido que deja un mal sabor de boca a afición y jugadores de la nación euroasiática, que ahora deben centrarse ya en el siguiente partido de la Eurocopa.

El próximo rival de la selección de Fatih Terim en el Grupo D será nada menos que España, en un choque que se disputará el viernes 17 de junio por la noche en el estadio de Niza y al que el conjunto entrenado por Vicente del Bosque llegará tras enfrentarse este lunes a la República Checa.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet