Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

Al menos 7.500 detenidos en Turquía en relación con el fallido golpe de Estado

Akın Öztürk, ex comandante de las fuerzas aéreas, detenido

Akın Öztürk, ex comandante de las fuerzas aéreas, detenido

18-07-2016 - 12:00 CET | Hispanatolia (Actualizado)

La cifra de muertos asciende a 208, principalmente civiles. Las Fuerzas Armadas Turcas dieron por abortado el golpe el domingo a las 16:30, destacando que ‘’nuestro honorable pueblo jugó el principal papel’’ en impedirlo.

Al menos 7.543 personas han sido detenidas en operaciones por toda Turquía por su conexión con el fallido golpe de Estado que un grupo de militares intentó llevar a cabo en la noche del viernes, según informó el lunes el primer ministro turco Binali Yıldırım. Además 8.777 funcionarios han sido suspendidos temporalmente como parte de la investigación tras es el golpe, incluyendo 7.899 agentes de policía, 614 gendarmes, 30 gobernadores de provincia y 47 gobernadores de distrito.

Previamente el gobierno turco había informado que cerca de 3.000 militares –incluyendo 70 generales y almirantes- habían sido detenidos tras la intentona golpista, mientras que el sábado la fiscalía del Estado ordenó la detención de unos 2.750 jueces, fiscales y otros miembros del personal de la judicatura; horas antes la Junta Suprema de Jueces y Fiscales de Turquía (HSYK) había ordenado su suspensión en una reunión de urgencia celebrada el sábado –al día siguiente del intento de golpe de Estado- acusados de mantener vínculos con el grupo religioso dirigido por el clérigo musulmán Fethullah Gülen, que el gobierno turco considera una organización terrorista y al que acusa de estar detrás del alzamiento del viernes.

“El proceso legal continuará”, dijo el ministro de Justicia turco Bekir Bozdağ en declaraciones realizadas el domingo a la cadena de televisión pública TRT. “Esta será la mayor investigación nunca vista en la historia de Turquía”, dijo el ministro, añadiendo que todos los implicados en el fallido golpe “pagarán el precio”.

Entre los militares detenidos en relación con la intentona golpista se encuentran el ex comandante de las fuerzas aéreas -hasta agosto de 2015- y miembro en activo del Consejo Militar Supremo (YAŞ) de Turquía, el general Akın Öztürk, de 64 años, quien fue detenido en Ankara para ser interrogado. Öztürk, que presentaba algunas heridas en la cara y brazos producidas durante la lucha en el momento de su detención, apareció ante las cámaras de televisión con aspecto muy cansado mientras esperaba junto con otros mandos militares a ser interrogado.

Las cifras más recientes proporcionadas por el primer ministro turco señalan que -sin contar a los militares golpistas- al menos 208 personas murieron y cerca de 1.1491 resultaron heridas durante el intento de golpe de Estado perpetrado el viernes por varios mandos del ejército, principalmente de las fuerzas aéreas y la gendarmería con apoyo de varias unidades militares de tierra. La mayor parte de las víctimas fueron civiles que se enfrentaron a los soldados para impedir el golpe pese a que la junta militar golpista había ordenado que los ciudadanos no salieran a la calle; en concreto de los 208 fallecidos, 145 eran civiles, 60 agentes de policía y 3 soldados.

En Ankara, el mayor número de fallecidos se produjo cuando un ataque aéreo contra varios vehículos policiales a la entrada del Cuartel de las Fuerzas Especiales en la capital causó la muerte a 31 policías y un civil. En Estambul, 99 personas murieron por disparos de los soldados en varias localizaciones durante las protestas contra el golpe, principalmente en el Puente del Bósforo pero también en varias sedes de la policía, en las oficinas del alcalde metropolitano de la ciudad, o en el aeropuerto internacional Atatürk.

Numerosas y destacadas figuras e instituciones de Turquía, incluyendo desde el mundo político, cultural, académico, deportivo o empresarial, han condenado el fallido golpe de Estado perpetrado en la noche del viernes y expresado su apoyo a las instituciones democráticas del país; entre ellas la Bolsa de Estambul, que en un comunicado confirmó que los golpistas habían intentado ocupar su sede pero que no lo consiguieron por la resistencia de las fuerzas de la policía que guardaban el edificio.

Precisamente el domingo las Fuerzas Armadas Turcas emitían un comunicado en el que anunciaban de forma oficial que el intento de golpe de Estado había concluido a las 16:30 horas (15:30 CET) “tras las heroicas y rápidas intervenciones de las fuerzas armadas y la policía”, añadiendo no obstante que “nuestro honorable pueblo jugó el mayor papel en evitar el golpe”.

“Poco después de que comenzara el intento de golpe de Estado, nuestra agradecida nación salió a las calles tras haberse enterado de este intento, en un esfuerzo por proteger a los auténticos miembros de las Fuerzas Armadas Turcas y para evitar un golpe a nuestro sistema democrático legal, dando finalmente a estos traidores la mayor y mejor de las lecciones”, concluía el comunicado castrense.

Mientras, ocho soldados que el sábado por la mañana huyeron en un helicóptero a Grecia tras el fracaso de la intentona golpista comparecieron el domingo ante un tribunal de ese país, donde se espera que afronten cargos por entrar ilegalmente en territorio griego y “perjudicar las relaciones entre Turquía y Grecia”, si bien el gobierno turco asegura que en un plazo no mayor de tres semanas las autoridades griegas –que han prometido una colaboración completa en este asunto- los entregarán a Turquía. El sábado por la noche fuentes diplomáticas confirmaban que el Black Hawk en el que habían escapado había sido devuelto a Turquía.

España condena el intento de golpe de Estado en Turquía

En un comunicado emitido el sábado desde Madrid y difundido a través de la embajada española en Ankara, el gobierno español se sumó a las numerosos países de todo el mundo que en los últimos días han condenado los sucesos del 15 de julio y condenó "sin reservas el intento de golpe de estado en Turquía, gran amigo y aliado clave" y manifestó su "apoyo a las autoridades legítimas y a las instituciones democráticamente elegidas", haciendo un llamamiento al respeto del orden constitucional y del Estado de derecho.

"El gobierno de España lamenta la pérdida de vidas ocasionadas por este intento de golpe de estado y traslada sus condolencias a las familias de las víctimas y a todo el pueblo y a las autoridades de Turquía. El pueblo español siempre estará junto al pueblo turco, sus libertades y su democracia", concluía el comunicado.

Más sobre: Ejército turco

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet