Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

Uno de los militares implicados en el golpe de Estado confiesa su lealtad a Gülen

Levent Türkkan (I) junto al ex primer ministro Ahmet Davutoğlu (C) y el general Hulusi Akar (D)

Levent Türkkan (I) junto al ex primer ministro Ahmet Davutoğlu (C) y el general Hulusi Akar (D)

20-07-2016 - 15:00 CET | Hispanatolia

El detenido, que trabajaba como ayudante para el Jefe del Estado Mayor, ha admitido que él y otros militares eran ‘’hermanos’’ de la comunidad religiosa ‘’Hizmet’’ y que eran habituales las escuchas a los generales del ejército.

El teniente coronel de infantería Levent Türkkan, ayudante del general Hulusi Akar -Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Turcas (TSK)- y uno de los detenidos por su implicación directa en el fallido golpe de Estado perpetrado el pasado 15 de julio, ha confesado ser miembro del grupo religioso dirigido por el clérigo autoexiliado en Estados Unidos Fethullah Gülen, contra el que el gobierno turco emitió el martes una petición oficial a Washington para su extradición a Turquía.

Según informaciones publicadas por los principales medios de Turquía, incluyendo diarios vinculados a la oposición como Hürriyet, Türkkan habría afirmado estar a las órdenes del movimiento religioso conocido como Hizmet (“Servicio”) –un grupo comparable al Opus Dei en Europa propietario de un entramado de medios de comunicación, empresas y asociaciones en todo el mundo- durante el testimonio prestado tras su detención, en el que habría confirmado que los “gülenistas” llevaban años infiltrados en las fuerzas armadas y realizando labores de espionaje.

En sus primeras declaraciones, en las que el ex ayudante del jefe del ejército habría mostrado su arrepentimiento por participar en el golpe tras ver en televisión que los golpistas habían bombardeado el parlamento y disparado contra civiles, Türkkan dijo proceder de una familia con pocos recursos y haber tenido sus primeros contactos con el movimiento Gülen durante su adolescencia, poniéndose más tarde a su servicio.

“Soy hijo de una familia humilde. Mi padre era un granjero muy pobre, no teníamos ningún terreno privado. Contacté por primera vez con el movimiento de Fethullah Gülen durante mis años en el instituto. Yo era un estudiante brillante y prometedor”, dijo Türkkan, que según él mismo aseguró siempre había querido ser un militar y los miembros de la comunidad Hizmet eran muy conscientes de este deseo, sabiendo aprovecharse de ello.

“En 1989 realicé los exámenes para la Academia Militar Işıklar. Yo estaba seguro de que iba a aprobar por mis propios conocimientos. Mis hermanos en la comunidad (Gülen) estaban también seguros de ello. Pero aun así me entregaron las preguntas (y las respuestas) la noche antes del examen. Fue el hermano Serdar quien me dijo las preguntas, en la casa de la comunidad ubicada en el centro de Bursa”, confesó Türkkan.

Sí, soy un miembro del Estado paralelo. Soy miembro de la comunidad de Fethullah Gülen... Después de que fui ascendido al puesto de ayudante de campo del Jefe del Estado Mayor, comencé a ejecutar las órdenes que me daban en nombre de la comunidad (Gülen)”, añadió el ex militar detenido, quien también confesó haber realizado labores de espionaje y escuchas a varios jefes de las fuerzas armadas durante los últimos años.

“Solíamos escuchar todo el tiempo al general Necdet Özel con un dispositivo. Un ‘hermano’ (de la comunidad Gülen) que trabajaba en Türk Telekom proporcionó el dispositivo. Una vez a la semana le llevaba los dispositivos al ‘hermano’. Las escuchas fueron realizadas durante la época de los generales Necdet Özel, Hulusi Akar y Yaşar Giler

 Türkkan, que dijo haber recibido casi 48 horas antes las órdenes de iniciar los preparativos para el golpe de Estado casi 48 horas antes –concretamente el jueves 14 de julio a las 10:00 de la mañana-, había estado trabajando para el ex jefe del ejército Necdet Özel como segundo ayudante entre 2011 y 2015, siendo promocionado posteriormente al puesto de primer ayudante de campo bajo el mando del general Hulusi Akar, actual Jefe del Estado Mayor.

“Solía poner el dispositivo de escucha, llamado la ‘radio’ y que era de tamaño como dos dedos, en un lugar en el despacho del general cada día, y llevármelo cuando me marchaba por la tarde. (El dispositivo) tenía su propia memoria. Sus baterías duraban un día... Algunas veces había registros en búsqueda de dispositivos en el despacho del Jefe del Estado Mayor; pero naturalmente, dado que yo sabía de antemano cuándo se iban a llevar a cabo estos registros, no los colocaba (en esos días)”, reconoció en su confesión el ex ayudante del general Akar.

Türkkan también se refirió al general mayor Mehmet Dişli, secretario del jefe de las Fuerzas Armadas Turcas y uno de los que participó en el golpe de Estado secuestrando al general Hulusi Akar, como otro miembro de la comunidad religiosa dirigida por Fethullah Gülen.

“En la tarde del 15 de julio (el día del golpe de Estado) fui al despacho del general mayor Mehmet Dişli. Él es también un miembro de la comunidad (Gülen). Nos dijo: ‘Le preguntaré al Jefe del Estado Mayor (el general Hulusi Akar) si quiere ser o no Kenan Evren (el militar que encabezó el golpe de Estado de 1980)’. Dişli pensaba entonces que el general Akar aceptaría la oferta, pero Akar rehusó. Tampoco conseguimos convencer a otros comandantes del ejército”, confesó Türkkan.

Fue el propio Dişli, según relató posteriormente el general Hulusi Akar, quien participó en su secuestro y traslado a una base aérea a las afueras de Ankara que los golpistas utilizaron como su centro de mando. Dişli, junto con varios subordinados de Akar que apoyaban el golpe de Estado, intentó obligar al jefe del ejército a firmar y leer una declaración pública autorizando el alzamiento militar, llegando incluso a apuntarle con una pistola y a intentar estrangularle con un cinturón, pese a lo cual el general Akar se negó a firmar el documento.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet