Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

Guerra abierta entre Ankara y Viena por las declaraciones del canciller austriaco

El canciller Christian Kern, jefe del gobierno austriaco

El canciller Christian Kern, jefe del gobierno austriaco | Fuente: CC

05-08-2016 - 16:00 CET | Hispanatolia

Las palabras de Christian Kern, quien el miércoles aseguró que las negociaciones entre Turquía y la UE ‘’no son más que ficción’’ pidiendo su suspensión, se suman a las tensiones suscitadas en los últimos días entre ambos países.

El ministro de exteriores turco Mevlüt Çavuşoğlu calificó el viernes a Austria como la “capital del racismo radical” después de que el canciller austriaco Christian Kern pidiera la suspensión de las negociaciones para la adhesión de Turquía, en una nueva vuelta de tuerca en el cruce de declaraciones que en los últimos días ha tensando las relaciones bilaterales entre ambos países.

“El canciller de Austria tiene que mirar en primer lugar a su propio país. Austria es la capital del racismo radical”, declaró Çavuşoğlu durante una entrevista para la cadena privada turca TGRT Haber, criticando unas declaraciones de Kern que calificó como “desagradables”. En respuesta, su homólogo austriaco Sebastian Kurz rechazó “tajantemente” las palabras de Çavuşoğlu y exigió a Ankara moderación “en sus palabras y acciones”.

Las declaraciones del ministro de exteriores turco fueron una reacción a las realizadas el miércoles por el canciller austriaco Christian Kern, quien en declaraciones a medios locales dijo: “Tenemos que afrontar la realidad. Las negociaciones de adhesión (entre Turquía y la UE) actualmente no son más que una ficción”. Kern también aseguró que el país euroasiático “no cumple con los estándares democráticos y económicos para pertenecer a la Unión Europea”.

El ministro turco para Asuntos de la UE y jefe de las negociaciones con Bruselas, Ömer Çelik, replicó el jueves a Kern equiparando sus afirmaciones a las de otros líderes de partidos de extrema derecha en Europa (Kern es el líder del partido socialdemócrata austriaco). Respondiendo durante una conferencia de prensa conjunta celebrada en Ankara junto con el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjørn Jagland, Çelik subrayó que los valores fundaciones de la UE continuaban siendo una referencia para Turquía y calificó de “alarmantes” las declaraciones de Kern.

Se trata del último episodio en la guerra de declaraciones entre las máximas autoridades de ambos países, después de a finales de julio el alcalde de la ciudad austriaca de Wiener Neustadt pidiera a la minoría turca residente en el país que retirara las banderas turcas colocadas en sus ventanas –como gesto de apoyo a la democracia en Turquía tras el fallido golpe del 15 de julio- invitándoles de lo contrario a marcharse del país.

El propio ministro de exteriores austriaco, Sebastian Kurtz, comentó en la televisión respecto a las manifestaciones contra el golpe de la comunidad turca residente en Austria –estimada en unas 250.000 personas- que suponían un intento de importar un conflicto político de Turquía a Austria.

Kurtz también se enzarzó el pasado lunes en otra guerra de palabras en Twitter con su homólogo turco Çavuşoğlu, quien en declaraciones previas realizadas al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung había advertido a la UE de las consecuencias de no cumplir su parte del tratado firmado en marzo para frenar la llegada de refugiados a Europa, incluyendo la posibilidad para los ciudadanos turcos de poder viajar por el área Schengen sin necesidad de visado.

No acepto el ultimátum y vuelta atrás (a las condiciones previas al acuerdo) de Çavuşoğlu. La UE no puede funcionar bajo condicionantes y debe proteger sus fronteras”, escribió Kurtz en su cuenta en Twitter. Poco después Çavuşoğlu replicaba en la misma red social escribiendo: “Das ist nicht (Esto no es) un ultimátum Sebastian, es mi opinión. Libertad de expresión, amigo mío”.

Al día siguiente, martes, el canciller austriaco nuevamente añadía más leña al fuego al afirmar en declaraciones recogidas por el diario Österreich que había recibido amenazas “incluso de muerte” por parte de grupos nacionalistas turcos residentes en el país, asegurando que no cedería a las “intimidaciones”.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet