Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

El misterio de los aviones enterrados en Turquía

Avion focke wulf fw

15-10-2016 - 00:00 CET | Hispanatolia

Hasta 50 antiguos cazas alemanes Focke-Wulf FW-190 de la II Guerra Mundial podrían estar enterrados desde hace 70 años bajo el suelo en la provincia turca de Kayseri, si se confirman los hallazgos realizados en 2015.

Los entusiastas de la aviación podrían estar de enhorabuena si finalmente son ciertas las noticias aparecidas en la prensa turca, que sugieren que hasta 50 antiguos cazas alemanes modelo Focke-Wulf FW-190 de la II Guerra Mundial podrían haber sido localizados enterrados en una antigua base aérea de la provincia turca de Kayseri, en la región de Anatolia Central.

Pero, ¿cómo es que hay medio centenar de cazas alemanes de hace 70 años enterrados en Turquía? A primera vista podría parecer un caso de Expediente X, una especia de Triángulo de las Bermudas en tierra firme; pero nada más lejos de la realidad, todo tiene una explicación. Esta es la historia.

Tras la I Guerra Mundial, la colaboración que turcos y alemanes habían mantenido durante muchos años se mantuvo y llevó a varios proyectos conjuntos de cooperación; cuando la II Guerra Mundial llegó, la joven República Turca optó por la neutralidad sin posicionarse por ningún bando y no entró en el conflicto, buscando un delicado equilibrio que la librase del caos y la destrucción de la nueva guerra cuando aún estaba curándose de las heridas causadas por la primera.

Fruto de esa cooperación que ambos países mantenían desde décadas atrás se estableció en Turquía la primera fábrica de aviones, y en 1941 se firmó un acuerdo impulsado por el antiguo canciller germano Franz von Papen, en virtud del cual Turquía vendía hierro y cromo a Alemania a cambio de que Berlín le entregase un total de 72 cazas monoplaza FW-190A3. Los aviones, cuyas piezas fueron fabricadas precisamente en Anatolia, le fueron entregados a Turquía en 1943, realizando su primer vuelo el 10 de julio de ese mismo año. En total fueron distribuidos a cinco provincias del país, pero 50 unidades se ubicaron en lo que entonces era una importante base aérea en la provincia de Kayseri.

Tras la derrota alemana y el fin de la II Guerra Mundial, y de acuerdo a nuevos documentos secretos recientemente revelados, Estados Unidos y Turquía firmaron en 1947 un acuerdo por el que Washington le ordenaba a Ankara destruir todos los aviones FW-190A3 alemanes, con el fin de que EE.UU. pudiera vender sus propios cazas que habían quedado como excedentes tras el fin de la guerra. A cambio de que el gobierno norteamericano le entregara sin coste alguno parte de esos cazas, Turquía debía destruir las aeronaves alemanes que poseía.

Como resultado del acuerdo, los FW-190A3 nunca más fueron vistos y se pensaba que habían sido vendidos como chatarra. Pero Uluhan Hasdal, un aficionado a la historia de la aviación que ha estado investigando este caso durante casi 25 años, afirma que unos 50 de esos aviones que se encontraban en la antigua base aérea de Kayseri no fueron destruidos, sino que se enterraron para un posible uso en el futuro.

“Casi 50 cazas de combate fueron traídos al aeródromo de Kayseri y retirados del inventario del ejército. Según los documentos, los aviones fueron enterrados envueltos en lonas cubiertas de aceite”, afirma Hasdal, a quien las autoridades alemanas le han asegurado que en esas condiciones los FW-190 pueden resistir a la corrosión “y podrían volar si son desenterrados”.

Aunque durante mucho tiempo los expertos en este campo han discutido sobre la posibilidad real de encontrar esos antiguos aviones, en 2015 y tras las presiones de los investigadores a las autoridades locales, se pusieron en marcha los primeros intentos oficiales de localizar los supuestos cazas enterrados mediante detectores de metales. El viernes el diario turco Sabah publicaba que esos sondeos dieron finalmente su fruto y permitieron localizar hace algunos meses señales de aviones enterrados bajo el suelo.

Aunque la burocracia primero, y el intento de golpe de Estado el pasado julio más tarde, retrasaron los trabajos para iniciar las excavaciones en el lugar y tratar de desenterrar los antiguos cazas alemanes de la II Guerra Mundial en lo que hoy día es una base militar, está previsto que el proceso se retome muy pronto. Queda por ver si estamos ante un gran fiasco o, por el contrario, uno de los hallazgos más curiosos e importantes en el campo de la historia de la aviación mundial de los últimos años.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet