Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Eurasia

Turquía confirma el uso de gas sarín en el ataque químico contra Idlib

Siria nino herido idlib

11-04-2017 - 17:00 CET | Hispanatolia

‘’El empleo de gas sarín en Idlib es innegable’’, ha declarado el ministro turco de salud. Estados Unidos ha amenazado con nuevos ataques si el régimen de Assad vuelve a emplear armas químicas o bombas de barril.

El ministro turco de Salud, Recep Akdağ, confirmó el martes a los medios que hay pruebas definitivas de que se empleo un agente nervioso, concretamente gas sarín, en el ataque con armas químicas perpetrado hace una semana sobre una localidad de la provincia siria de Idlib que dejó cerca de 90 muertos –al menos un tercio de ellos niños- y cientos de intoxicados.

El empleo de gas sarín en Idlib, se ha hecho innegable”, dijo Akdağ tras las pruebas forenses y los análisis a los que fueron sometidos los cuerpos de los tres sirios fallecidos en hospitales de Turquía después de ser trasladados el pasado martes desde la localidad siria de Khan Sheikhoun, donde se produjo el ataque.

Representantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) participaron en las autopsias practicadas a los tres fallecidos en Turquía, después de que decenas de víctimas del ataque en Idlib fueran trasladadas a hospitales turcos.

Los resultados de las autopsias fueron enviados la semana pasada a Naciones Unidas para llevar a cabo nuevos análisis y determinar si había restos del uso de armas químicas y concretamente de gas sarín, tal y como apuntaban los síntomas de las víctimas trasladadas a Turquía y examinadas por expertos turcos y de la OMS.

También el martes el ministro de exteriores turco Mevlüt Çavuşoğlu aseguraba que hay pruebas de que el régimen de Assad mantiene un arsenal de armas químicas, cuyo uso comenzó a documentarse en la guerra en Siria en 2012.

El gobierno sirio poseía ya desde antes del conflicto un importante arsenal químico que, en virtud de un acuerdo alcanzado con Rusia en 2013, fue puesto bajo control de Moscú para su desmantelamiento, a fin de evitar entonces una acción militar por parte de EE.UU. tras el ataque con armas químicas registrado en agosto de ese mismo año en Ghouta, que causó al menos 280 muertos aunque otras estimaciones elevan esa cifra hasta más de 1.700 fallecidos.

No hay futuro en Siria con Assad

Çavuşoğlu, que insistió en que lo ocurrido volvía a demostrar que no hay lugar para Assad en el futuro de Siria, hizo estas declaraciones tras participar en la reunión del G-7 celebrada en la ciudad italiana de Lucca, en la que sin embargo no se logró alcanzar un consenso sobre la propuesta del secretario de exteriores británico Boris Johnson para imponer nuevas sanciones contra Moscú por su apoyo a Assad.

En el encuentro no obstante sí hubo acuerdo en que la solución en Siria será imposible mientras Assad permanezca en el poder, marcando así un giro en la política que hasta ahora había mantenido especialmente Estados Unidos, que siempre se había mantenido reacio a una mayor intervención en el conflicto e incluso hace sólo unas semanas había insistido en que la salida del poder del presidente sirio no era una prioridad.

El punto de inflexión parece haberlo marcado el ataque con armas químicas perpetrado en Idlib. El secretario de Estado de EE.UU. Rex Tillerson tiene previsto reunirse este miércoles en Moscú con su homólogo ruso Sergei Lavrov, pero ya se sabe que Tillerson planteará al Kremlin que debe elegir entre mantener buenas relaciones con Washington o con Assad, y que la Casa Blanca está ahora dispuesta a llevar a cabo acciones unilaterales en Siria, ya sea con el consentimiento de Rusia o sin él.

El lunes fuentes de la Casa Blanca confirmaban que el presidente Donald Trump está dispuesto a llevar a cabo nuevos ataques contra instalaciones militares del régimen sirio si se repite el empleo de armas químicas, a lo que habría añadido el uso de las tristemente famosas bombas de barril, tan utilizadas por la aviación siria contra la oposición y que causan numerosas víctimas civiles.

Los expertos de inteligencia del Pentágono sospechan además que el ejército sirio probablemente mantiene un arsenal de armas químicas en la base aérea de Shayrat, a las afueras de Homs, que fue objeto en la madrugada del viernes de un ataque con 59 misiles Tomahawk lanzados desde varios destructores estadounidenses en el Mediterráneo oriental. Dichos arsenales estarían localizados por la inteligencia de EE.UU., pero fueron dejados intactos en el ataque del viernes para evitar que los agentes químicos se diseminasen por la región.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet