Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

Erdoğan: Alemania pagará el precio si impone un embargo contra Turquía

Erdogan(2)

25-07-2017 - 17:00 CET | Hispanatolia

El presidente turco aseguró que las empresas alemanas tienen ‘’más visión e inteligencia’’ que sus políticos. Erdoğan también se refirió a las tensiones en Jerusalén y pidió a los musulmanes que protejan Al-Aqsa.

El presidente turco Recep Tayyip Erdoğan ha criticado duramente las amenazas lanzadas desde Berlín sobre la posibilidad de imponer sanciones económicas contra Turquía en medio de las crecientes tensiones bilaterales entre ambos países, que han alcanzado su último pico a raíz del arresto de varios activistas por parte de las autoridades turcas, que les acusan de colaborar con grupos terroristas.

“Tenéis que tener en cuenta el precio mayor (que pagaréis) si pensáis que podéis asustar a Turquía con vuestras amenazas de embargo”, dijo Erdoğan durante la habitual alocución de los martes ante los diputados de su partido AKP en la sede del parlamento en Ankara.

El mandatario turco aseguró en su discurso que las empresas alemanas son más prudentes y visionarias que sus políticos, y que las inversiones privadas de Alemania en Turquía han continuado pese a las tensiones y las amenazas de Berlín. En este sentido, recordó que las firmas alemanes llevan operando en Turquía desde hace más de un siglo.

Las palabras de Erdoğan se producen después de que en los últimos días varias voces del gobierno federal de Angela Merkel hayan sugerido la posibilidad de imponer sanciones contra Turquía y advertir a los turistas alemanes de los posibles riesgos de viajar al país euroasiático, algo que hasta ahora Berlín había evitado hacer incluso durante la oleada de atentados del Daesh –algunos de ellos contra turistas germanos- en 2016.

La semana pasada el ministro de exteriores alemán Sigmar Gabriel afirmó que la política de Berlín hacia Turquía debería ir en “una nueva dirección”, añadiendo que personalmente no recomendaría a las empresas privadas invertir en un país en el que no existen garantías legales.

Sus comentarios se produjeron también después de que las autoridades turcas presentasen hace semanas a Interpol un listado con casi 700 empresas alemanas –incluyendo algunas como Daimler o BASF- que supuestamente colaboraban con compañías vinculadas al entramado empresarial del clérigo islámico Fethullah Gülen, acusado en Turquía de orquestar el intento de golpe de Estado de hace un año. La petición fue retirada finalmente el fin de semana.

No existe una investigación llevada a cabo contra empresas alemanas en Turquía”, declaró el lunes el ministro portavoz del gobierno turco, Bekir Bozdağ, atribuyendo la información a un malentendido que había sido resuelto en una conversación telefónica entre los ministros del Interior de ambos países.

Preocupaciones por la compra del sistema antimisiles ruso

Comentando también el martes ante los diputados del AKP sobre otras cuestiones de la actualidad internacional, el presidente turco aseguró que no había ningún problema por el hecho de que Turquía fuese a adquirir el sistema de defensa antimisiles ruso S-400, en respuesta a las preocupaciones expresadas por Estados Unidos sobre este asunto.

“¿Por qué va a causar tensiones? Un país debería buscar la mejor forma para (garantizar) su seguridad”, dijo Erdoğan ante los representantes del partido gobernante en la Asamblea Nacional Turca (TBMM, por sus siglas en turco).

Erdoğan pide a los musulmanes que protejan Al-Aqsa

También refiriéndose a los acontecimientos y la creciente tensión en Jerusalén Este, donde desde la pasada semana tres palestinos y tres israelíes han muerto en protestas relacionadas con las restricciones en el acceso a la Mezquita Al-Aqsa y la instalación de detectores de metal –que a última hora del lunes el gobierno israelí decidió retirar- , Erdoğan urgió a los musulmanes de todo el mundo a proteger este lugar sagrado para el Islam.

“Cuando los soldados israelíes contaminan sin ningún cuidado el suelo de Al-Aqsa con sus botas militares, usando cuestiones nimias como pretexto, y luego alegremente derraman sangre allí, el motivo (por el que pueden hacerlo) es porque nosotros (los musulmanes) no hemos hecho lo suficiente para reafirmar nuestras reivindicaciones sobre Jerusalén”, dijo Erdoğan.

Para el presidente turco, la protección de Al-Aqsa y la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén –llamada Monte del Templo por los judíos- es una cuestión principalmente de fe, y no sólo de si es posible hacer más para proteger el que es el tercer lugar más sagrado para el Islam tras las ciudades santas de La Meca y Medina. “Aquellos que puedan, deberían visitar Al-Aqsa. Y aquellos que no puedan visitar Al-Aqsa, deberían enviar ayuda a nuestros hermanos que están allí”, insistió.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet