Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

Erdoğan critica las acusaciones en Estados Unidos contra sus guardaespaldas

Eeuu incidentes guardaespaldas erdogan

01-09-2017 - 17:30 CET | Hispanatolia

La fiscalía de Estados Unidos ha presentado cargos contra 19 personas, gran parte de ellas miembros del personal de seguridad de Erdoğan, por los incidentes ocurridos en mayo en Washington frente a la embajada de Turquía.

El presidente turco Recep Tayyip Erdoğan criticó duramente el viernes el sistema judicial estadounidense, calificando de “escándalo” que sus guardaespaldas afronten una acusación en los tribunales de Washington D.C. por los incidentes ocurridos durante su visita a EE.UU. en mayo.

La fiscalía de Estados Unidos acusa a 19 personas, incluyendo a los guardias de seguridad de Erdoğan y a simpatizantes del presidente turco que se concentraban frente a la embajada turca en Washington, de agredir a un grupo de “pacíficos manifestantes kurdos”, basándose en el testimonio del jefe de policía de la ciudad. 15 de los 19 implicados en los enfrentamientos desatados durante la visita de Erdoğan a Estados Unidos han sido identificados como miembros del personal de seguridad del presidente turco que participaron activamente en la pelea.

“Esta es una expresión clara y escandalosa de cómo funciona el sistema judicial en Estados Unidos”, declaró Erdoğan el viernes a los periodistas tras asistir a las oraciones del viernes con motivo de la Fiesta del Sacrificio, recordando que lo que la fiscalía estadounidense describe como “manifestantes kurdos” eran simpatizantes y militantes del PKK, una organización considerada como un grupo terrorista internacional por Turquía, pero también por Estados Unidos.

Estados Unidos es un país en el que la banda de FETÖ aún está siendo protegida”, dijo Erdoğan refiriéndose al clérigo islámico Fethullah Gülen y sus seguidores, acusados en Turquía de organizar el fallido golpe de Estado de hace un año. “Estados Unidos se ha convertido literalmente en un país donde la organización terrorista PKK está bajo protección... Me cuesta entender qué está intentando hacer EE.UU. con todos estas medidas”, agregó el presidente turco, quien aseguró además que tratará este tema en persona con Trump durante su próxima visita a Washington.

Las imágenes de los incidentes ocurridos el pasado 16 de mayo en Washington fueron cubiertas por numerosos medios, que en Occidente en su mayoría lo describieron como un ataque de los guardias y simpatizantes de Erdoğan contra manifestantes contrarios al presidente turco, muchos de ellos portando banderas armenias o pancartas del PKK y con el rostro de su líder, Abdullah Öcalan. Un total de 11 personas de ambos bandos resultaron heridas en el altercado.

El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, se refirió a las acusaciones de la fiscalía contra varios miembros del cuerpo de seguridad de Erdoğan como un símbolo claro de que Estados Unidos “no tolera a individuos que utilizan la intimidación y la violencia para reprimir la libertad de expresión y la manifestación política legítima”.

Sin embargo en un comunicado difundido esta semana por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía, Ankara calificó la actuación de la fiscalía de “parcial, infundada y puramente política” y volvió a responsabilizar de lo ocurrido a las autoridades locales, por no tomar las medidas de seguridad necesarias. Ya en mayo ambos países intercambiaron notas diplomáticas de protesta y convocaron a los embajadores del otro país, lanzándose acusaciones mutuas por lo ocurrido.

Según informaron entonces medios turcos, los incidentes se desataron cuando un grupo de simpatizantes del PKK que se manifestaba frente a la embajada de Turquía comenzó a arrojar botellas contra varios turcos simpatizantes de Erdoğan que esperaban la llegada del presidente turco al lugar, desatándose entonces una pequeña trifulca en plena calle que duró varios segundos.

Ankara denunció entonces que sólo dos policías estadounidenses pudieron intervenir para frenar la pelea, ocurrida a pocos minutos de la llegada prevista del presidente turco a la embajada, lo que demostró claramente que la seguridad era del todo insuficiente con únicamente 10 agentes de policía situados frente a la embajada.

Tras la llegada de Erdoğan al lugar, los simpatizantes del PKK continuaron gritando insultos y eslóganes, y arrojando objetos contra los ciudadanos turcos que esperaban su llegada, momento en el que –según la versión aportada por medios turcos- los guardaespaldas del presidente intervinieron contra los manifestantes afines al PKK con la ayuda de algunos simpatizantes de Erdoğan, logrando finalmente expulsarlos del lugar.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet