Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Indignación tras el veredicto por el peor desastre minero de la historia de Turquía

Manisa soma desastre minero

11-07-2018 - 16:00 CET | Hispanatolia

Familiares de las víctimas del accidente en la mina de Soma, que en 2014 se cobró la vida de 301 mineros, lloraron de rabia y gritaron a los jueces tras conocer las sentencias contra los responsables del desastre.

Indignación y rabia. Son las dos mejores palabras que pueden describir el sentimiento de los familiares de las víctimas del peor desastre minero que ha sufrido Turquía en toda su historia, que se llevó en mayo de 2014 la vida de 301 trabajadores atrapados a cientos de metros bajo la superficie, tras el fallo emitido este miércoles por un tribunal de la provincia de Manisa, donde tuvo lugar la tragedia.

La corte de crímenes graves del distrito de Akhisar emitió el miércoles las sentencias para los principales responsables juzgados por el terrible accidente, sentenciando al propietario de la empresa minera Operaciones de Carbón Soma, Can Gürkan, a 15 años de prisión, mientras que el gerente de la mina Ramazan Doğru y el vicedirector de operaciones Ismail Adalı recibieron cada uno una condena a 22 años y 6 meses de cárcel. Por su parte el director de operaciones de la mina, Akın Çelik, fue sentenciado a pasar 18 años y 9 meses en prisión, una condena similar a la que recibió el ingeniero de la mina, Ertan Ersoy.

Además de estas sentencias, el técnico de seguridad de la explotación, Ali Günay Çelik, fue condenado a 11 años y 9 meses de cárcel, mientras que los ingenieros Yasin Kurnaz y Hilmi Kazık recibieron 10 años y 10 meses. Haluk Sevinç, miembro de la junta directiva de la compañía, y los empleados Hilmi Karakoç, Mehmet Erez, Hüseyin Alkan y Fuat Ünal Aydın recibieron una sentencia de 8 años y 4  meses, mientras que otro empleado, Murat Bodur, fue condenado a 6 años y 3 meses de prisión.

Estas condenas emitidas el miércoles por la corte de Akhisar resultan muy inferiores a las que había pedido la fiscalía, que en su acusación había solicitado que los principales responsables de la mina fueran condenados a 25 años de cárcel por cada una de las 301 víctimas del desastre.

Un total de 51 personas estaban acusadas en el proceso de haber incumplido las normas de seguridad provocando el peor accidente laboral en la historia moderna de Turquía, pero finalmente sólo 14 de ellas fueron condenadas, mientras que las otras 34 resultaron absueltas.

Según informó la prensa turca, la indignación por el veredicto obligó al tribunal a ordenar un receso después de que estallara la tensión en la sala, que fue abandonada por los abogados y representantes de las víctimas –que habían pedido cadena perpetua para 11 de los acusados- como señal de protesta tras escuchar las primeras sentencias.

Fuera, donde esperaban decenas de familiares de los fallecidos, la rabia estalló en gritos y lágrimas e incluso en abucheos a los jueces que componían el tribunal. “¿Haríais lo mismo si hubieses perdido a vuestros propios hijos?”, le gritó un familiar de una de las víctimas a los jueces, indignado por lo que muchos consideraron como unas condenas demasiado leves. Hubo también varios familiares que tuvieron que ser atendidos tras sufrir desvanecimientos.

Al juicio asistieron varios representantes y diputados de los partidos opositores CHP y HDP, así como miembros de varias asociaciones. “La acusación original pedía una condena a prisión contra Can Gürkan (el propietario de la mina) por cada una de las 301 víctimas por homicidio deliberado, pero el tribunal castigó al sospechoso por homicidio involuntario, lo que resultó en una sentencia más leve”, lamentó en declaraciones a los medios Metin Feyzioğlu, presidente de la Unión Turca de Asociaciones de Abogados, asegurando que estudiarán todas las medidas posibles para recurrir la sentencia.

Los mineros de Soma murieron en mayo de 2014 cuando se produjo una explosión en un transformador en el interior de la mina durante un cambio de turno, lo que agravó la situación ya que en ese momento había más de 700 mineros en su interior. La explosión desató un incendio debido a que se había almacenado carbón junto al transformador, generando una nube de gas tóxico que hizo que los mineros murieran por intoxicación de monóxido de carbono.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet