Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Economía

Fitch rebaja la calificación de Turquía de ‘’estable’’ a ‘’negativa’’

Fitch agencia

14-07-2018 - 00:00 CET | Hispanatolia

Los economistas están preocupados por la gestión económica bajo el nuevo gobierno de Erdoğan, en especial por la pérdida de independencia del Banco Central Turco y de su capacidad para frenar la inflación.

La agencia crediticia internacional Fitch Ratings rebajó el viernes la calificación IDR en moneda local y extranjera a largo plazo de Turquía de BB+ a BB, y cambió también la perspectiva de la economía turca de “estable” a “negativa”, preocupada por cómo afectan a la estabilidad macroeconómica las perspectivas de incremento del déficit público y de la inflación turca, así como el impacto en el sector privado de la debilidad de la lira turca.

Los expertos de Fitch prevén que el déficit turco se incremente este año hasta el 6,1% del PIB, debido al aumento del precio de los carburantes combinado con un mayor consumo doméstico. Para 2019 la agencia crediticia estima que una reducción en el coste de los carburantes sumada a la recuperación de los ingresos por turismo reducirán el déficit del Estado turco hasta el 4,1% del PIB.

El viernes el nuevo ministro de Tesorería y Finanzas de Turquía, Berat Albayrak, afirmaba que el nuevo plan de acción económica del gobierno priorizará las medidas y políticas fiscales destinadas a reducir la inflación. “Combatir la inflación es nuestro objetivo primario”, aseguró Albayrak, añadiendo que la nueva política fiscal será diseñada de forma que apoye un crecimiento equilibrado de la economía.

Un día antes, Albayrak había asegurado a los mercados que la independencia del Banco Central de la República Turca (TCMB) y sus mecanismos de toma de decisiones “no puede ser un tema de especulación”. “Uno de los principales objetivos de nuestras políticas en el nuevo período (del sistema presidencialista en Turquía) es un Banco Central que sea efectivo como nunca antes lo ha sido”, dijo el ministro.

Precisamente ese mismo día, otra de las grandes agencias crediticias de referencia, Moody´s, había expresado su preocupación por la independencia del TCMB advirtiendo que los cambios introducidos en su funcionamiento por el nuevo gobierno afectarían negativamente a la calificación de la deuda soberana de Turquía.

Entre los cambios que Moody´s considera negativos y que podrían afectar a su capacidad para operar independientemente y contener la inflación, están la modificación en la duración del mandato del gobernador del Banco Central de Turquía, que pasa de 5 a 4 años; la supresión del requisito para optar al puesto de vicegobernador del TCMB, que ya no necesitará contar con una experiencia profesional de al menos 10 años; o los cambios que dan más poder sobre el Banco Central al Presidente de la República, que será además el único responsable de nombrar al gobernador y vicegobernador del TCMB así como a varios miembros del Comité de Política Monetaria.

Esto coloca la independencia del Banco Central de Turquía y su capacidad para contener la inflación en entredicho, dado que el actual Presidente de la República, Recep Tayyip Erdoğan, es un declarado defensor de reducir los tipos de interés para no perjudicar el crecimiento económico, habiendo afirmado además –en contra de la opinión generalizada de los economistas- que son los tipos de interés altos los que disparan la inflación.

Precisamente y pese a los discursos en campaña electoral que afirmaban lo contrario, desde que el pasado 9 de julio Erdoğan jurara su cargo como nuevo jefe de Estado con plenos poderes ejecutivos bajo el nuevo sistema de gobierno presidencial, la lira turca no ha dejado de perder valor frente a las principales divisas marcando nuevos mínimos históricos, llegando a cotizarse a razón de prácticamente 5 liras por dólar y 5,7 liras por euro debido a la preocupación por la gestión económica y monetaria bajo el mandato de Erdoğan.

Y es que a pesar de que los economistas llevan tiempo pidiendo una política monetaria más estricta por parte del Banco Central de Turquía para frenar una inflación que en junio marcó su máximo desde el año 2004 con un aumento del 15%, esta misma semana el presidente turco declaraba a los periodistas que esperaba “ver los intereses caer próximamente”, al tiempo que mostraba su confianza en que el nuevo ministro de Tesorería y Finanzas Berat Albayrak –que además es su yerno- “pondrá las cosas en su sitio”.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet