Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Cultura

Revelan las cartas de amor entre el sultán Solimán y Roxelana

Cartas amor roxelana soliman

16-02-2019 - 00:00 CET | Hispanatolia

“Deseo que mi Sultán, mi hombre amado, sea siempre feliz”, escribe Roxelana a Solimán en una de las cartas, consideradas un ejemplo único de la poesía y la prosa de época otomana.

Unas cartas sacadas a la luz de los archivos de la Presidencia de Turquía han revelado algunos detalles de la famosa historia de amor que protagonizaron el sultán otomano Solimán el Magnífico (Kanunî Sultan Süleyman, en turco) y su favorita, Roxelana (Hürrem Sultan, en turco).

Los historiadores consideran de hecho estas cartas de amor, que fueron escritas por Roxelana a su amado mientras el sultán dirigía sus campañas militares, como uno de los mejores ejemplos conocidos de la poesía y la prosa turcas en la corte otomana.

Solimán el Magnífico, llamado en Turquía “Solimán el Legislador”, gobernó el Imperio Otomano entre 1520 y 1566 coincidiendo con su época de mayor esplendor político, militar y cultural; como sultán, y a diferencia de muchos de sus sucesores que prefirieron permanecer recluidos entre los placeres del Palacio de Topkapı, Solimán lideró personalmente a sus tropas en numerosas campañas en los Balcanes, Europa, África y Oriente Medio.

No obstante Solimán también es conocido en su faceta más romántica por su historia de amor con Roxelana, una esclava cristiana raptada por los tártaros que con 15 años formaba parte del harén del palacio cuando Solimán llegó al trono, hasta que el sultán la eligió como una de sus favoritas y más tarde la convirtió en su única esposa legítima, llegando a convertirse no sólo en una de las mujeres más poderosas del imperio sino de toda la historia otomana.

La elección de Roxelana como su esposa supuso toda una ruptura con las tradiciones otomanas, que dictaban que el sultán debía abandonar a una concubina después de que ésta le proporcionase un heredero varón para que no la distrajese de la educación de su hijo. Sin embargo Roxelana no sólo se convertiría en su esposa legítima sino que le daría a Solimán hasta seis hijos, uno de los cuales –Selim- sucedería al propio Solimán en el trono tras su muerte.

Una historia de amor de película

“Estoy perdida en este universo creado por nuestro Señor. He vivido mis mejores años bajo tu protección, como una perla en tu joyero. Por favor, acepta este lamento de tu desamparada y miserable esclava, que sufre con tu ausencia”, escribe Roxelana en una de las cartas que han sido ahora publicadas.

“Sólo encuentro paz junto a ti. Las palabras y la tinta no serían suficientes para explicar mi felicidad y mi gozo cuando estoy a tu lado. Los recuerdos de los días que hemos pasado juntos, los momentos que hemos compartido, llenan el corazón de tu sirvienta. Me consuelo a mí misma con estos recuerdos en tu ausencia. Me deprimo cuando estás lejos. Nadie puede aliviar mi dolor”, escribía en 1526 Hürrem Sultan.

“Mi vida, Mi Señor, Mi querido Sultán, mi única oración a Allah es ver de nuevo tu cara resplandeciente. No más separaciones a partir de ahora... Deseo de mi Señor que mi Sultán, mi hombre amado, sea siempre feliz en el mundo y en el más allá”, añade el texto.

“Tú siempre ganas victorias contra tus enemigos. Sé muy bien que mi sultán se enamoró de esta esclava por un giro del destino. Secaste sus lágrimas... La hiciste feliz... Escogí el Islam a causa de él. Es por eso, que sólo puedo ser feliz junto a ti. Te envío uno de mis vestidos empapados con mis lágrimas... Por favor llévalo, por mí...

Roxelana finalmente termina su carta diciendo: “No deseo otra cosa más que felicidad para ti, en ambos mundos. Tu pobre y humilde esclava, Hürrem”.

Más sobre: otomanoshistoria

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet