Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Eurasia

La ONU pide un alto al fuego en Siria para evitar una catástrofe humanitaria

Siria idlib campo refugiados

18-02-2020 - 13:00 CET | Hispanatolia

Comentarios

Casi un millón de refugiados, la mitad niños, han huido hacia la frontera turca por la ofensiva del régimen sirio. La ONU advierte que asistimos al "mayor horror humanitario del siglo XXI".

El Subsecretario General de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, hizo un llamamiento para un alto al fuego inmediato en el noroeste de Siria -donde el régimen de Assad mantiene una ofensiva desde diciembre- que evite lo que calificó como "la mayor historia de horror humanitario del siglo XXI".

Lowcock denunció que la violencia "indiscriminada" en la región ha alcanzado "un nuevo nivel de horror" y ha provocado el desplazamiento de 900.000 personas -500.000 de ellas niños- desde que el régimen sirio lanzara a principios de diciembre una gran ofensiva en la región apoyado por sus aliados rusos e iraníes, lo que le ha permitido lograr grandes avances frente a los rebeldes sirios pero a costa de provocar una catástrofe humanitaria.

Los desplazados "están traumatizados y se ven obligados a dormir en el exterior con temperaturas bajo cero, porque los campos de refugiados están repletos... Las madres queman plástico para mantener a sus hijos calientes. Bebés y niños pequeños están muriendo a causa del frío", explicó Lowcock.

La escalada bélica en la región ha provocado bombardeos contra instalaciones médicas, colegios, casas, mezquitas y mercados, añadió el responsable de la ONU sin señalar a ninguna de las partes en el conflicto, aunque Naciones Unidas ha acusado en varias ocasiones al régimen sirio y a Rusia de atacar instalaciones civiles y humanitarias y de destruir la ya de por sí precaria infraestructura sanitaria que queda en el noroeste de Siria.

"El mayor horror humanitario del siglo XXI"

Lowcock advirtió que las condiciones de los refugiados que huyen de la ofensiva del régimen sirio son tan precarias, que existe un "serio riesgo" de que se propaguen enfermedades debido a la ausencia de recursos e infraestructuras básicos. "Hay una inmensa operación de ayuda en marcha a través de la frontera desde Turquía, pero se ha visto superada", dijo apuntando a la magnitud de la tragedia.

"Los equipos y las instalaciones utilizados por los efectivos de emergencia están siendo dañados. El propio personal humanitario se está viendo obligado a huir y está siendo asesinado", denunció Lowcock. "La mayor historia de horror humanitario del siglo XXI sólo será evitada si los miembros del Consejo de Seguridad y quienes tienen influencia dejan atrás sus intereses personales y anteponen lo humanitario. La única opción es un alto al fuego", añadió.

Assad insiste en seguir adelante con la ofensiva en Alepo e Idlib

Pese a este y otros llamamientos, el régimen de Bashar al-Assad se niega a poner fin a la violencia y a frenar una ofensiva que, apoyada por los bombardeos de Rusia, en dos meses le ha permitido hacerse con el control de estratégicas áreas en las provincias de Alepo e Idlib, incluyendo el control de la autopista que conecta Alepo con Damasco.

El lunes Assad prometió continuar con la ofensiva contra los "grupos terroristas" negando una vez más daños a la población civil. "La liberación de las zonas rurales de Alepo e Idlib continúa, al margen de algunas voces vacías que proceden del norte", dijo el presidente sirio en un discurso televisado, haciendo una velada referencia a las advertencias de Turquía sobre una posible intervención para frenar la catástrofe humanitaria si el régimen no frena su ofensiva.

Continúan las negociaciones entre Turquía y Rusia

Este martes estaba previsto que se celebrase en Moscú una segunda ronda de consultas entre delegaciones de Turquía y Rusia para tratar de alcanzar un alto al fuego en Idlib, último bastión de los rebeldes sirios y donde se calcula que hay unos 3 millones de civiles que podrían huir hacia Turquía si el régimen sirio captura toda la región.

La primera ronda celebrada en Ankara la semana pasada finalizó sin éxito. Rusia, cuyos bombardeos han sido vitales para lograr el rápido avance de las fuerzas de Assad en esta ofensiva, había desestimado las advertencias turcas sobre una nueva oleada de refugiados asegurando que los civiles que huyesen de los ataques se dirigirían no hacia Turquía sino hacia Damasco, algo que la realidad ha demostrado una y otra vez que es falso.

En Moscú, la delegación rusa encabezada por el enviado ruso para Siria Sergey Vershinin, y la turca encabezada por el vice ministro de exteriores Sedat Önal, intentarán encontrar una solución negociada que ponga fin a la grave situación en la región. Fuentes diplomáticas citadas por la prensa turca confirmaron que la delegación turca insistirá en la necesidad de cesar los combates de inmediato para evitar un agravamiento de la crisis humanitaria.

No está claro sin embargo hasta qué punto un posible acuerdo entre Turquía -principal aliada de la oposición siria- y Rusia -que respalda al régimen de Assad- servirá para lograr un alto al fuego efectivo y real en Siria que frene la catástrofe humanitaria, puesto que anteriormente ambos países han llegado a acuerdos similares que luego el régimen sirio ha incumplido sistemáticamente.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet