Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Turismo

Edirne, la gloriosa puerta a Tracia

Estación de ferrocarril de Edirne

Estación de ferrocarril de Edirne | Fuente: CC

09-09-2008 - 00:00 CET Francisco Olmos | Hispanatolia

Situada en el extremo noroccidental de Turquía se encuentra la encantadora y pequeña ciudad de Edirne, un lugar que suele ser visitado superficialmente por los turistas. Pero lo mejor de Edirne es que todavía conserva gran parte del plano urbanístico otomano.

Situada en el extremo noroccidental de Turquía se encuentra la encantadora y pequeña ciudad de Edirne, un lugar que suele ser visitado superficialmente por los turistas que hacen un tour por el país durante dos semanas.

Sin embargo, no fue siempre así. En la década de 1970 Edirne era un cruce de caminos que unía el norte de Europa con Turquía y Asía. Pero luego tuvo lugar la revolución Iraní, que acabó con el antiguo camino hippie, y la revolución de los billetes de avión baratos, que hace que sea más caro viajar por carretera que por aire. Lentamente Edirne desapareció de los mapas de viajes, excepto de aquellos con un interés particular en la arquitectura otomana.

Lo mejor de Edirne es que todavía conserva gran parte del plano urbanístico otomano. Al contrario que muchas otras ciudades, particularmente en Trakya (Tracia, la parte europea de Turquía), todavía no ha desaparecido detrás de un muro de altos bloques de pisos. Es más, la ciudad tiene edificios bajos y está rodeada de arroyos, y contrasta por ello con la mayoría de ciudades del país.

Por supuesto, Edirne es conocida por dos cosas completamente diferentes. La primera es que alberga una de las mejores obras del gran arquitecto otomano Sinan (1497 1588). Se trata de la Selimiye Camii, que fue construida entre 1569 y 1575. El propio Sinan dijo que la Selimiye Camii era su obra maestra, siendo incluso más bella que la Süleymaniye Camii de Estambul. Hoy en día la mezquita es el punto central de un barrio que no puede rebosar más historia. Justo detrás de ella se encuentran las ruinas del Sultan Selim Saray Haman (baños turcos) y una colección de antiguas lápidas otomanas que han sido juntadas en un pequeño parque. Vigilando el parque se encuentra el museo de Edirne, que exhibe los restos desenterrados de una excavación que tuvo lugar recientemente alrededor de la Torre Macedonia. Una madraza que forma parte del complejo de la mezquita alberga un segundo museo más pequeño de artes islámicas y turcas que está intermitentemente abierto al público. Completando la plaza, los restos de algunas antiguas casas de piedra otomanas han sido incorporados al Selimiye Taşodalar Butik Otel.

La segunda mayor atracción de Edirne son las competiciones que acoge de lucha en aceite (yağlı güreş), las mejores de Turquía. Esta exhibición de masculinidad, con torsos desnudos y relucientes y pantalones de cuero, tiene lugar cada mes de junio en la isla pantanosa que se encuentra al norte de la ciudad, en el distrito de Sarayiçi o Kırkpınar. Aunque llegues muy tarde a la ciudad para ver los combates, merece la pena visitar Sarayiçi ya que fue allí donde los primeros sultanes otomanos tuvieron su palacio antes de la conquista de Estambul, cuando Edirne (Adrianópolis) era su capital. No queda mucho del palacio, que fue volado antes de la guerra ruso-turca de 1878-79 para evitar que los rusos capturasen las armas que allí se encontraban. Sin embargo, podrás ver la Adalet Kasrı, una torre del siglo XVI con dos piedras delante: en una se ponían las peticiones que la gente hacía al sultán, y en la otra las cabezas de los que le ofendían.

Pero hay mucho más que ver en Edirne aparte de la Selimiye Camii y Sarayiçi. Esta es una ciudad abundante de preciosas mezquitas antiguas. Dejando a un lado a la Selimiye, las dos más conocidas del centro de la ciudad son la Eski Camii (la Mezquita Antigua, que se remonta al 1414) y la elegante Üçşerefeli Camii, que tiene cuatro minaretes, cada uno de ellos con un diseño diferente y tres balcones (de ahí viene su nombre). Más maravilloso aún es el İkinci Beyazıt Külliyesi, situado a un largo pero entretenido paseo hacia el noroeste por las praderas. Construido entre 1484 y 1488, se trata de un complejo que se yergue en un aislamiento espléndido y actualmente alberga un pequeño museo sobre la medicina, al igual que una galería de arte local. ¿Aún quieres más? Entonces ve a la Muradiye Camii, al noroeste de la Selimiye, que se remonta a 1435 y tiene una impresionante colección de azulejos de İznik que decoran sus paredes.

De vuelta al centro de la ciudad, merece la pena inspeccionar la Torre Macedonia, una torre del reloj del siglo XIX, clavada en lo que fue un edificio romano-bizantino, y un caravansarai del siglo XVI construido por el Gran Visir de Süleyman el Magnífico, Rüstem Paşa, que es ahora un hotel. Después puedes irte de compras por el Bedesten Pazarı (Bazar) del siglo XV o al cubierto Ali Paşa Pazarı, otra obra de Sinan. Cerca está el básico Hotel Aksaray, el cual, aunque no es un buen lugar en el que quedarse, es un ejemplo de los edificios de madera que antiguamente llenaban las calles traseras de Edirne. Si te diriges al sur podrás encontrarte las ruinas de la Gran Sinagoga, escondida detrás de una valla y que está pidiendo a gritos una restauración.

Por la noche deberías ir directamente al sur, hasta donde los ríos Tunca y Meriç prácticamente se juntan. Aquí hay dos increíbles puentes otomanos, el que cruza el Meriç tiene incluso un pabellón con frescos desde el cual los viandantes podían admirar la vista. Aquí también te encontrarás con un gran número de restaurantes que son populares como lugar para las celebraciones de bodas en verano. Hay que mencionar también la Protokol Evi, una diminuta y antigua comisaría utilizada antiguamente como punto de control para la entrada a la ciudad, y que hoy día ha sido restaurada y sirve tés y comida ligera.

Dónde quedarse

Selimiye Taşodalar Butik Otel: (+90) (284) 212 3529

Hotel Rüştempaşa Kervansarayı: (+90) (284) 225 7195

Karam Hotel: (+90) (284) 225 1555

Otel Açıkgöz: (+90) (284) 213 1944

Tuna Hotel: (+90) (284) 214 3340

Cómo llegar allí

Hay autobuses regulares a Edirne desde la estación de Esenler Otogar en Estambul, y un par desde Çanakkale. Se puede cruzar a Bulgaria desde la cercana Kapıkule y a Grecia desde Pazarkule, algo más lejos.

Más sobre: Otomanos

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet