Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Internacional

El Papa se opuso a la entrada de Turquía en la UE, según revela WikiLeaks

Papa Ratzinger

11-12-2010 - 13:37 CET | Agencias/Hispanatolia

El actual Papa Benedicto XVI fue el principal responsable de la hostilidad del Vaticano hacia el ingreso de Turquía en la Unión Europea.

El actual Papa Benedicto XVI fue el principal responsable de la hostilidad del Vaticano hacia el ingreso de Turquía en la Unión Europea, según se desprende de los comunicados enviados desde la embajada estadounidense en Roma, desvelados ahora por el portal WikiLeaks.

Los documentos sacados a la luz por WikiLeaks muestran que fue el Papa Benedicto XVI quien impulsó la acción del Vaticano para presionar a favor de que la nueva Constitución de la UE incluye una referencia a las "raíces cristianas" de Europa, y el embajador de EE.UU. en Roma, Brent Hardt, así lo indicó en sus telegramas a Washingotn diciendo que Ratzinger "entiende claramente que permitir la entrada a un país musulmán en la UE debilitaría aún más las bases cristianas de Europa".

Ya en 2004 el entonces cardenal Ratzinger se pronunció en contra de dejar que un estado musulmán pasase a formar parte de la Unión Europea, si bien por entonces la postura oficial del Vaticano era neutral en ese debate y el ministro de Exteriores de la Santa Sede, monseñor Pietro Parolin, aclaró que los comentarios de Ratzinger eran meramente personales y no representaban la posición oficial del Vaticano en esa cuestión.

Tras la designación como nuevo Papa de Ratzinger, su postura se impuso en el Vaticano y ya 2006 fue el propio Parolin quien matizó la postura oficial vaticana sobre Turquía. "Ni el Papa ni el Vaticano han aprobado la adhesión de Turquía a la UE per se", dijo Parolin al embajador estadounidense. Parece ser que Parolin no contaba con que Turquía fuera a cumplir con las demandas sobre libertad religiosa exigidas por la UE, tal como deja constar el embajador: "Un gran temor es que Turquía pueda entrar en la UE sin haber hecho los avances necesarios en libertad religiosa, por lo que (Parolin) ha insistido en que los miembros de la UE y EE.UU. deben presionar al gobierno (turco) sobre estas cuestiones", relató Hardt.

Los documentos publicados por WikiLeaks revelan que existieron presiones por parte de Washington para que el Vaticano moderase su postura respecto a la posibilidad de que Turquía entrase en la Unión Europea, tal y como dejó constancia el diplomático estadounidense en sus mensajes. "Esperamos que un funcionario de alto nivel del departamento pueda visitar la Santa Sede y les aliente a hacer más para impulsar un mensaje positivo hacia Turquía y la integración", concluía Hardt en uno de sus telegramas fechado en 2006.

En 2009, el embajador estadounidense informaba al ya presidente Barack Obama que "la posición actual del Vaticano es que, al no ser (la Santa Sede) miembro de la UE, no tienen ningún papel en la promoción o veto de la adhesión de Turquía", si bien añadía que "El Vaticano podría preferir que Turquía desarrolle una relación especial antes que la adhesión", de forma similar a como han planteado algunos gobiernos conservadores como los de Francia y Alemania.

Otro dato que revelan los documentos filtrados por WikiLeaks es la influencia de la diplomacia vaticana, y cómo la Santa Sede a menudo ejerce presiones a través de canales diplomáticos a pesar de que oficialmente mantenga una postura neutral y niege cualquier acción en este sentido. Así, los documentos sacados a la luz muestran que el Vaticano mantiene relaciones diplomáticas con 177 países y ha utilizado su estatus para presionar a EE.UU., la UE e incluso la ONU para imponer sus valores religiosos y morales a través de los parlamentos nacionales y cumbres internacionales. Hardt habla por ejemplo del "potencial de la Santa Sede para influir a los países católicos para apoyar la prohibición sobre la clonación humana", coincidiendo con la posición de EE.UU.

Más sobre: UE

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet