Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

Entrevista a Akın Özçer: ''Turquía debe eliminar cualquier referencia al nacionalismo de su constitución''

Akin ozcer hispanatolia

20-06-2011 - 01:08 CET | Hispanatolia

El ex diplomático turco analiza con nosotros las últimas elecciones en Turquía y las posibles soluciones al conflicto kurdo.

El pasado domingo 12 de junio Turquía celebró unas elecciones generales en las que el partido AK Parti (AKP) del primer ministro Erdoğan logró casi el 50% de los votos, aunque no consiguió la mayoría que buscaba para reformar la constitución; analizamos con el diplomático turco retirado Akın Özçer los resultados electorales y las posibles consecuencias de unos comicios que han traído importantes cambios al parlamento turco.

Akın Özçer, diplomático retirado, escritor, analista político y editor de la sección turca de Hispanatolia.com, es un gran conocedor de la política turca pero también de la española; durante sus años de servicio en la embajada de Turquía en España se interesó especialmente por el conflicto vasco y ha editado varios libros al respecto; considerado en su país como un experto en política española, lleva tiempo participando en varios foros e incluso en debates televisivos en Turquía, donde se interesan por aprender cómo la democracia española ha conseguido lidiar con los nacionalismos y el terrorismo separatista. Paradójicamente, esta es la primera vez que le entrevistamos en Hispanatolia, aunque no será la última.
 

Pregunta: Acabamos de dejar atrás unas elecciones generales en Turquía donde el AKP ha conseguido incrementar sus votos hasta el 50%, aunque no ha conseguido la mayoría parlamentaria que buscaba para reformar por sí solo la Constitución... ¿Esto es algo positivo, o significa otros 4 años de debates infructuosos sobre las reformas constitucionales?

Respuesta: El AK Parti no tiene la mayoría de tres quintos que necesita para someter a referéndum un nuevo texto constitucional, salvo que el parlamento decida otras reglas de juego. Pero Turquía necesita una nueva constitución, no reformas constitucionales a la actual más o menos importantes. El CHP, principal partido de la oposición, es reticente a una constitución totalmente nueva sin referencia alguna a la que existe ahora. El MHP, partido de extrema derecha, también se opone a la sustitución de la actual constitución por una nueva enteramente democrática. Pero lo que resulta interesante es que el nuevo parlamento tiene un 95% de representatividad pese a la barrera electoral del 10% (para entrar en el parlamento). Parece que el electorado turco acaba de adaptarse a la realidad política del país.

P: ¿Quiere esto decir que los votantes han recurrido al llamado "voto útil"? ¿Sabían los votantes turcos lo que se jugaban en estas elecciones?

R: Por supuesto que los votantes han recurrido al voto útil. Han preferido votar al partido con capacidad de representación parlamentaria más cercano a sus preferencias. Los electores sabían en su mayoría lo que se jugaba en estas elecciones. Para ellos, el AKP representaba el cambio, la oposición el estatus quo, y los independientes a los kurdos radicales, como en el último referéndum.

P: ¿Se refiere al referéndum sobre las enmiendas a la constitución celebrado en septiembre de 2010?

R: Así es. Los analistas han llamado la atención sobre la similitud que existe entre los resultados del referéndum constitucional y los de estas últimas elecciones: en el referéndum los electores del BDP (6%) boicotearon las urnas y sus votos no se contabilizaron; en las últimas elecciones generales, el 50% de votos del AKP y el 3% de otros partidos sin representación parlamentaria (HAS y SP) corresponden al 58% que el año pasado votó sí a las reformas parciales de la constitución. Es decir, que el AKP sigue teniendo la confianza de los reformadores que apuestan por la nueva constitución.

P: ¿Cuáles son los principales cambios que debería tener la nueva constitución turca con respecto a la actual?

R: El artículo 4 de la actual carta magna prohíbe cualquier enmienda de los 3 primeros artículos de la constitución, lo que junto con el preámbulo en la práctica permite continuar con el régimen de tutela ideológica que estableció el golpe militar de 1980. La república turca se define en el artículo 2º como un estado de derecho, laico, democrático, social y respetuoso de los derechos humanos, pero también "atado" al nacionalismo de Atatürk. Un estado nacionalista no puede ser democrático: esa es la razón por la cual hay que quitar cualquier referencia al nacionalismo de Atatürk en el artículo 2º. El CHP propone una nueva constitución pero sin tocar los tres primeros artículos, lo que imposibilita acabar con el régimen de tutela de los militares.

P: Aun después de las últimas detenciones en el seno del ejército y los procesos judiciales en marcha contra golpistas militares en Turquía, ¿cree usted que esa "tutela" de las fuerzas armadas sobre la democracia turca aún persiste?

R: Por supuesto que persiste la tutela del kemalismo en general y de las Fuerzas Armadas en particular. Se trata de una tutela institucional que resulta de la constitución y de sus leyes. Los procesos judiciales contra los golpistas son importantes para acabar con la impunidad de los que han violado la actual constitución, pero no pueden eliminar desde luego la tutela constitucional.

P: Hablando del CHP, éste ha conseguido aumentar sus votos y también sus escaños en la Asamblea Nacional; pero sin embargo ya han surgido voces dentro del propio partido que hablan de "fracaso" de su actual líder, Kemal Kılıçdaroğlu, porque sólo han conseguido llegar al 25% del electorado...

R: El Partido Republicano del Pueblo (CHP) es el gran perdedor de estos comicios, aunque haya aumentado sus votos un 5%. Ha defendido a los procesados por la trama golpista "Ergenekon" y ha permitido que cuatro de ellos salieran elegidos para el parlamento. Quizás el electorado se ha cansado de estos vínculos con los golpistas y de sus reticencias a elaborar una constitución totalmente nueva para el país. Respecto a lo que pasa dentro del partido, hay que subrayar que la oposición a Kılıçdaroğlu representada por Baykal (antiguo líder del partido) ya está buscando las firmas necesarias para convocar un congreso extraordinario. Para Baykal y su equipo, la derrota del "nuevo CHP" y de la política de "apertura democrática" de Kılıçdaroğlu es evidente. Es de esperar un gran enfrentamiento dentro del partido, que seguramente acabará con la eliminación de uno de los dos bandos y con una repercusión sobre el reparto de los escaños en el parlamento.

P: Al partido AKP se le define en la prensa europea como "conservador", o "islamista moderado"; algunos titulares en España han llegado a hablar estos días de Erdoğan como un dictador que busca perpetuarse en el poder... Sin embargo el AKP ha vuelto a arrasar en las elecciones, y ellos se definen a sí mismos como liberales o "demócratas musulmanes", al estilo de la democracia cristiana europea... ¿Cree usted que en occidente en general y en Europa en particular, se entiende el fenómeno del AKP en Turquía?

R: Es verdad que la prensa europea se obstina en definir al AKP como un partido "islamista moderado", aunque es un término erróneo. Creo que el término exacto sería "demócratas musulmanes", puesto que existen en Europa los partidos demócratas cristianos que sin embargo nadie llama "cristianos moderados". Creo que las publicaciones donde hablan de Erdoğan como un dictador que busca perpetuarse en el poder reflejan la postura de la oposición turca en general y del CHP en particular. Ha sido uno de los mensajes utilizados contra el AKP durante la campaña electoral... Por supuesto un líder cuyo partido ha obtenido la mitad de los votos no puede ser calificado de "dictador".

P: Otra de las sorpresas de estas elecciones ha sido el éxito cosechado por el partido kurdo BDP, que gracias a su estrategia de presentarse con candidaturas independientes casi ha doblado su número de diputados.

R: Los 36 independientes del BDP serán sin duda los elementos más dinámicos de la nueva Asamblea. El BDP está dispuesto a hacer una nueva constitución enteramente democrática, inspirada en la constitución de España y con regiones autónomas. Su proyecto llamado "Autonomía democrática" prevé crear entre 20 y 25 regiones en Turquía, similares a las prefecturas de Francia y con parlamentos regionales. Algunas de esas regiones tendrían educación en lengua materna y una segunda bandera, al igual que establecen el artículo 3º y 4º de la constitución española.

P: Pero plantear un "estado de las autonomías" para un país de larga tradición centralista "a la francesa" como Turquía, sin duda va a suponer todo un desafío...

R: La cooperación con el BDP es fundamental para hacer una nueva constitución capaz de resolver también definitivamente la cuestión kurda en Turquía. Pero al mismo tiempo es una cooperación difícil para el gobierno del AKP: los dos principales partidos de la oposición -CHP y MHP- pueden atacarle con sus viejos argumentos de que cede al chantaje terrorista y pretende dividir Turquía... Para evitar este problema, el AKP debería acercar también posturas con el CHP, que durante la campaña electoral anunció su disposición a una autonomía en el sentido de descentralizar la administración. Lo deseable sería entonces una cooperación entre esos tres partidos (AKP, CHP y BDP) para redactar la nueva constitución, ya que juntos representan al 82 % del electorado.

P: En Turquía se acusa a menudo al BDP de mantener vínculos con el terrorismo del PKK y de ser su portavoz político, comparándolo con una especie de "Batasuna turca". ¿Cree usted que el BDP está preparado para desvincularse por completo del PKK y de la violencia, y encabezar una transición que ponga fin al terrorismo kurdo en Turquía?

R: Creo que el BDP no puede desvincularse por completo del PKK; por otro lado eso ha sido casi imposible en el caso de Batasuna, después de tantos años de ilegalización. Sin embargo existe una diferencia entre ETA y el PKK que resulta de sus reivindicaciones: ETA reivindica la independencia de Euskal Herría (la autodeterminación y la territorialidad) con una lucha armada; pero el PKK no busca un estado independiente kurdo, y apoya el proyecto de autonomía democrática del BDP... Lo que no tiene sentido por tanto es que el PKK siga con la lucha armada y no renuncie a las armas sin tener un objetivo lógico. No obstante las condiciones de reinserción que ofrece el estado turco aún resultan inaceptables para los militantes del PKK; Turquía debe elaborar un documento similar al Pacto de Ajuria Enea para que el proceso de abandono de las armas funcione realmente.

P: Usted ha participado activamente en Turquía en varios fotos y debates en los que se ha abordado tanto el problema del terrorismo kurdo como las aspiraciones que tiene una buena parte de la población kurda de Turquía de obtener una mayor autonomía. ¿A qué nivel están ahora mismo esas aspiraciones?

R: Los kurdos radicales apoyan al BDP, y por consiguiente al proyecto de la "autonomía democrática". Son mayoritarios al menos en las grandes ciudades de la región; los otros kurdos, que han votado en su mayoría al AKP, pueden aceptar una descentralización moderada. Pero lo que es importante para todos los kurdos, tanto radicales como moderados, es la educación en su lengua materna (el kurdo). Es decir, un pasó más allá de la enseñanza de la lengua materna que ya se permite actualmente.

P: Como experto en la transición española usted ha escrito un libro titulado "Çoğul İspanya" ("España plural"), en el que compara el proceso de democratización en Turquía con la evolución política en España desde la Transición. ¿Existen paralelismos o similitudes entre la transición española y el momento actual que vive Turquía? Y si es así, ¿en qué momento considera que se encuentra ahora mismo Turquía en ese proceso?

R: Es difícil de comparar el proceso de democratización de Turquía con la transición democrática española, porque ante todo existe una diferencia de época. Han pasado al menos 25 años desde el inicio de la transición española hasta el 2.000, año en que empezó la democratización en Turquía tras la Cumbre de Helsinki (diciembre 1.999). Pero lo que es seguro es que la transición española constituye un ejemplo importante para todos los países. Es evidente también que Turquía no sale de una dictadura, como la España de Suárez; pero comparando ambos procesos, en Turquía nos encontramos todavía en julio de 1977, en vísperas de la formulación de una nueva constitución.

P: ¿Cree que algunas de las soluciones que adoptó España en su momento para lidiar con el problema de los nacionalismos y adoptar una constitución moderna, son aplicables también a Turquía?

R: Obviamente hay diferencias entre España y Turquía: sería por tanto exagerado decir que las soluciones que adoptó España en su momento son aplicables también a Turquía. Lo que resulta importante es tener una voluntad política para resolver problemas y adoptar una constitución moderna. Y es en este punto donde radica la importancia del ejemplo español.

Más sobre: constituciónakp

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet