Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Internacional

La Haya condena a Holanda por el genocidio de Srebrenica

Masacre srebrenica

06-07-2011 - 01:06 CET | Agencias/Hispanatolia

La Corte de Apelaciones del Tribunal Penal Internacional de la Haya falló el martes a favor de los familiares de varias víctimas de la matanza cometida en 1995 en Srebrenica (Bosnia).

La Corte de Apelaciones del Tribunal Penal Internacional de la Haya  falló el martes a favor de los familiares de varias víctimas de la matanza cometida en 1995 en Srebrenica (Bosnia) por parte del general serbobosnio Ratko Mladic contra miles de musulmanes bosnios, dictaminando que Holanda es responsable porque sus cascos azules permitieron que se cometieral aquel terrible genocidio.

La sentencia del Tribunal de la Haya, que falla por primera vez a favor de las víctimas sentando un precedente histórico, fue recibida por los demandantes de forma tan alegre como inesperada, ya que hasta ahora todas las sentencias habían absuelto la actuación de los cascos azules holandeses al otorgarles inmunidad precisamente por actuar bajo bandera de Naciones Unidas.

El dictamen del martes deja claro sin embargo que el estado holandés es subsidiariamente responsable de la muerte de tres musulmanes bosnios, que fueron asesinados en 1995 por tropas al mando del general Ratko Mladic, que precisamente es juzgado estos días también en La Haya por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, acusado de genocidio y crímenes contra la Humanidad por aquella infame matanza que ocurrió en pleno corazón de Europa ante la mirada impasible de los cascos azules.

Aunque la sentencia deja claro que se trata de "un caso particular separado del conjunto del genocidio", sienta todo un precedente al obligar por primera vez al gobierno holandés a indemnizar a las víctimas de aquella masacre, considerada como la peor matanza registrada en Europa desde la II Guerra Mundial. El dictamen del tribunal podría dejar la puerta abierta a más compensaciones a los familiares de las víctimas de Srebrenica, que se cuentan por miles, ya que la argumentación por la que los jueces condenan al estado holandés -que sus cascos azules eran responsables de la seguridad de los civiles a su cargo- es perfectamente válida para los miles de personas deportadas y asesinadas en aquella tragedia.

La demanda en cuestión a la que alude esta sentencia había sido interpuesta por Hasan Nuhanovic, que salvó su vida gracias a que servía de intérprete para los cascos azules holandeses pero perdió a su padre y su hermano; y por la familia de Rizi Mustafic, un bosnio musulmán que trabajaba de electricista para los cascos azules pero que fue entregado a las tropas serbobosnias al mando de Mladic junto con miles de musulmanes más. Como empleado regular de la base, Mustafic suplicó a los soldados quedarse a salvo dentro del recinto, pero no le escucharon y lo sacaron fuera del recinto de la ONU. Poco después moría tiroteado por los soldados serbobosnios.

Las tropas holandesas estaban encargadas de crear una zona de seguridad de la ONU para la población civil en Srebrenica durante la guerra de Bosnia (1992-1995). Según la sentencia del tribunal, el batallón holandés de cascos azules "no debió expulsar a las tres víctimas de su base militar", ya que "había sido anteriormente testigo del maltrato y muerte de varones musulmanes a manos de soldados serbobosnios". Finalmente los jueces concluyen diciendo que "los cascos azules (holandeses) deberían haber comprendido que las tres víctimas en cuestión serían (también) asesinadas".

Las víctimas fueron parte de los miles de musulmanes que se refugiaron en un campamento de Naciones Unidas cuando las fuerzas bosnias al mando del general Mladic ocuparon Srebrenica el 11 de julio de 1995. Dos días después, y ante las cámaras de televisión de todo el mundo, los cascos azules expulsaron del campamento a miles de familias musulmanas refugiadas en él y permitieron las tropas de Mladic separaran a todos los hombres de entre 12 y 77 años de las mujeres. Todos ellos fueron llevados en camiones y asesinados, en total unos 8.000 hombres, ancianos y niños, que fueron enterrados en fosas comunes. Las mujeres, junto con los hombres más ancianos y los niños de más corta edad, fueron deportadas.

Munira Subasic, presidenta de la Asociación de Madres de Srebrenica, se mostró esperanzada tras la sentencia. "Por fin se ha hecho justicia a los muertos. Ojalá que el ejército holandés haya aprendido la lección, y esto no vuelva a pasar. Sin embargo, en la conciencia de los holandeses aún pesa mucho la imagen del general holandés Thom Karremans brindando con el genocida Ratko Mladic tras la ocupación se Srebrenica; y cómo posteriormente los cascos azules holandeses despedían a miles de hombres y mujeres musulmanes, una despedida que para miles de ellos sería para siempre.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet