Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Turismo

10 lugares a visitar en Estambul durante el Ramadán

La Mezquita Nueva (Yeni Camii) de Estambul, iluminada durante el Ramadán

La Mezquita Nueva (Yeni Camii) de Estambul, iluminada durante el Ramadán

31-07-2011 - 00:11 CET Pablo Gómez | Hispanatolia

Estambul acoge multitud de lugares turísticos o de interés histórico, pero si tu viaje a Estambul llega en el mes sagrado del Ramadán, puedes dedicar algún tiempo a visitar algunos lugares espirituales de gran interés.

Estambul, la ciudad maravillosa, joya de Oriente y única en el mundo por asentarse sobre dos continentes, acoge multitud de lugares turísticos o de interés histórico; pero si tu viaje a Estambul llega en el mes sagrado del Ramadán, además de disfrutar de las actividades típicas de estas fechas que se celebran en la ciudad deberías dedicar algún tiempo a visitar algunos lugares espirituales, muchos de los cuales acogen miles de visitantes tanto turcos como procedentes de otros países. Lo que sigue a continuación es una lista de los 10 mejores lugares para ser visitados en esta ciudad única durante el Ramadán.

La tumba de Abu Ayyub al-Ansari, compañero del Profeta Mahoma, se encuentra situada junto a la Mezquita de Eyüp Sultan y es una de las estructuras que destaca en el distrito de Eyüp. La tumba ha sido siempre un centro de atracción para visitantes, recibiendo miles de personas cada mes. Sin embargo, el número de visitas se incrementa significativamente durante los días religiosos, especialmente tras las oraciones de los viernes o durante las fiestas sagradas del Ramadán. Dado que la tumba de Ayyub al-Ansari está situada en Eyüp, miles de personajes importantes han sido enterrados en sus proximidades; hoy día, el cementerio de Eyüp es uno de los mayores de Estambul, pero resulta difícil encontrar un hueco en él ya que casi todo musulmán pío quisiera ser enterrado allí con la esperanza de alzarse junto al compañero del Profeta en el Día del Juicio.

Las tumbas de los 28 sahabas (compañeros del Profeta Mahoma) se encuentran también en Estambul. Se dice que estos sahabas vinieron a Estambul con los Omeyas y los Abasidas, cuando estos intentaron conquistar la ciudad de manos de los bizantinos, y fueron enterrados en la ciudad tras morir aquí. Las tumbas de 12 de los sahabas están situadas en la zona de Suriçi, cerca de las murallas de la ciudad; otras nueve están en Ayvansaray, cuatro en Eyüp, tres en Karaköy (en la Mezquita de Yeraltı) y el último en Karacaahmet. Cada día, docenas de visitantes acuden a ver las tumbas de estos sahabas.

La tumba de Yahya Efendi, pariente del Sultán Solimán el Magnífico, fue diseñada por el famoso arquitecto otomano Mimar Sinan a petición del hjo de Solimán, Selim II. La tumba está situada en el distrito de Beşiktaş, y es un lugar frecuentemente visitado por los turistas.

La tumba de Merkez Efendi se encuentra situada en Zeytinburnu. Merkez Efendi es conocido por ser el creador de la "Manisa mesir macunu", una pasta especiada supuestamente con propiedades curativas y capaz de restaurar el vigor y la potencia. Merkez Efendi era un médico que la elaboró para la madre de Solimán, Ayşe Hafsa, que había caído terriblemente enferma y los doctores no podían curarla; la fama corrió y la pasta de Merkez Efendi comenzó a tener una gran demanda, así que empezó a ser distribuida en las mezquitas. Con el tiempo fue cobrando fama internacional y su distribución se convirtió en un festival, durante el que pequeños paquetes de mesir macunu son arrojados desde las mezquitas.

La Mezquita de Hırka-i Şerif, construida en 1851 en el distrito de Fatih, es donde se encuentra expuesta la capa del Profeta Mahoma (Hırka-i Şerif). La capa permanece expuesta durante todo el mes del Ramadán, y miles de personas de toda Turquía acuden cada año a la mezquita a ver la sagrada prenda.

La Tumba de Aziz Mahmud Hüdayi se encuentra en el distrito de Üsküdar. Aziz Mahmud Hüday fue un santo sufí que hizo una noble petición a Allah: "Aquellos que visiten mi tumba después de que yo haya fallecido y que reciten la Fatiha (el primer capítulo del Sagrado Corán) pertenecen a los nuestros. Te imploro que aquellos que me amen no se ahogarán al mes, no sufrirán de pobreza en todas sus vidad y no fallecerán antes de tener una fé total en Ti".

La tumba de Sünbül Efendi, localizada en el barrio de Kocamustafapaşa de Estambul, forma parte de un complejo que recibe el mismo nombre del distrito. Aquí descansa eternamente Sünbül Efendi, el fundador de la rama Sünbüliyya de la orden de los derviches. La tumba, construida en 1529, se encuentra en el jardín del complejo de Kocamustafapaşa. Su actual estructura es resultado principalmente de las grandes renovaciones que se llevaron a cabo durante el reinado del Sultán Mahmud II (1808-1839) y la restauración llevada a cabo por el Gran Visir Mehmet Rıza Paşa antes de 1920.

La tumba de Ya Vedud Sultán está situada en Ayvansaray. Según se cree, predicó a sus seguidores que la conquista de un lugar debería llevarse a cabo a través de la guía espiritual, no con las espadas. Su tumba es un lugar frecuentemente visitado en Estambul.

La Mezquita de Yuşa, situada en el barrio de Yuşa Tepe, muestra un hospicio y una tumba. Algunos dicen que este complejo pertenece al Profeta Yuşa, mientras que otros aseguran que fue llamada así en honor a un derviche del mismo nombre.

Las reliquias sagradas del Profeta se encuentran expuestas en una sección especial del Palacio de Topkapı. Las reliquias fueron traidas hasta allí por el Sultán Selim I "Yavuz" ("El Valiente") tras su conquista de Egipto en 1517. Entre las reliquias se encuentran cofres que contienen el Sagrado Manto del Profeta Mahoma y el Estandarte Sagrado (Sancak-ı Şerif), las espadas del Profeta, sus cartas (Name-i Saadet), algunos pelos de su cabeza (Lihye-i Saadet), una urna que contiene tierra de su tumba, un relicario con uno de sus dientes (Dendan-i Saadet), cerraduras de la puerta de entrada a la Kaaba en la Meca, y una de sus huellas impresas. Dentro del recito, un iman lee en voz alta versos del Corán continuamente.

Más sobre: Islamestambul

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet