Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

El gobierno turco promete dar un estatus legal a las ‘’casas de oración’’ de la minoría aleví

Alevies minoría alevi

18-06-2018 - 17:00 CET | Hispanatolia

No está claro cuántos alevíes, seguidores de una corriente del Islam vinculada al chiísmo, hay en Turquía, pero se estima que su número varía entre los 10 y 15 millones, siendo la 2ª religión más importante del país pese a no tener reconocimiento legal.

El primer ministro turco Binali Yıldırım volvió a lanzar este fin de semana la eterna promesa del partido AKP de legalizar las denominadas “casas de oración” o cemevis de la minoría aleví, una corriente religiosa que profesan aproximadamente uno de cada ocho turcos.

“Hemos decidido acabar con la discusión sobre el estatus de las casas de oración y los Irfan (centros culturales) de los alevíes”, dijo Yıldırım, que cesará en su cargo tras las elecciones del próximo domingo, durante un discurso ante líderes alevíes reunidos en Estambul.

El todavía primer ministro turco también subrayó que Turquía debe afrontar su historia, refiriéndose a la llamada Masacre de Dersim, ocurrida en 1938 en la actual provincia de Tunceli, en el este de Turquía.

“Lo ocurrido en Dersim en 1938 representa un gran dolor. Digo esto abiertamente, este país debería hacer frente a Dersim”, insistió refiriéndose a la matanza de más de 14.000 civiles –la mayoría alevíes- que se alzaron en rebelión a finales de los años 30 contra las políticas de reubicación del gobierno de la nueva República, surgida de las cenizas del Imperio Otomano.

El AKP lleva años prometiendo a esta minoría religiosa no reconocida oficialmente un estatus legal, pero se ha enfrentado con la oposición de muchos sectores tanto dentro del propio partido como de la sociedad turca, que profesa mayoritariamente el Islam sunní.

El anterior jefe de la Oficina de Asuntos Religiosos de Turquía (Diyanet), Mehmet Görmez, ya se enfrentó al ejecutivo por esta cuestión asegurando que la definición del alevismo como una corriente al margen del Islam y la concesión de un estatus como lugar de culto a las cemevis al margen de las mezquitas eran dos líneas rojas para el organismo que presidía. Al carecer de reconocimiento legal, las cemevis no pueden recibir fondos del Estado turco y son sostenidas por los propios fieles.

Los alevíes siguen una corriente minoritaria del Islam vinculada al chiísmo en la que se sirven de danzas y cánticos para la oración y la mujer juega un papel en los rituales similar al del hombre. No existen cifras exactas sobre el número de creyentes en Turquía, y si bien generalmente se habla de entre 10 y 15 millones de fieles, otros estudios elevan hasta 20 millones el número de seguidores de esta corriente religiosa, que constituye la segunda más importante de Turquía.

Presentes también en otros países como Irán, Irak o Turkmenistán, es sin embargo en Turquía donde se concentran la mayoría de sus fieles, que no obstante a menudo son vistos por muchos sunníes -pero también por otros chiíes- como excéntricos e incluso herejes: una visión que se remonta a tiempos del Imperio Otomano, cuando los alevíes eran vistos como una “quinta columna” en Turquía de los persas safávidas por sus lazos comunes con la rama chií del Islam.

Pese a las promesas hechas durante años por el gobierno de Erdoğan, el reconocimiento de sus derechos y de su estatus legal como religión nunca se ha plasmado más que en tímidos avances coincidiendo con las elecciones.

Uno de los mayores enfrentamientos entre el gobierno del AKP y las comunidad aleví del país se produjo cuando el ejecutivo decidió bautizar el tercer puente de Estambul sobre el Estrecho del Bósforo con el nombre de Yavuz Sultan Selim, una referencia al sultán otomano Selim I, que  en 1514, temiendo que los alevíes en Turquía pudieran rebelarse, ordenó el asesinato de 40.000 de ellos y el encarcelamiento de varios miles.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet