Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Un grupo de madres inicia una huelga de hambre para pedir al PKK que libere a sus hijos

Diyarbakir madres pkk

09-06-2014 - 20:00 CET | Hispanatolia

Las familias que protestan desde finales de mayo en Diyarbakır para lograr que el PKK les devuelva a sus hijos han decidido recurrir a la huelga de hambre después de que el partido kurdo BDP se haya negado a ayudarlas.

Un grupo de familias que han estado protestando desde finales de mayo en la ciudad de Diyarbakır -al sureste de Turquía- pidiendo que el grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) devuelva a sus hijos secuestrados hace más de un mes, ha decidido iniciar una huelga de hambre para apoyar sus reivindicaciones.

La decisión ha sido tomada después de que las familias no hayan conseguido la colaboración del partido nacionalista kurdo BDP (Partido de la Paz y la Democracia) ni de su partido gemelo el HDP, a los que pedían que mediasen con el PKK para lograr la liberación de sus hijos. Responsables del ayuntamiento metropolitano de Diyarbakır -gobernado por el BDP- llegaron a calificar de "traidores" a las familias, a las que obligaron a abandonar el lugar donde previamente habían estado llevando a cabo las protestas, frente al consistorio municipal.

Ambos partidos afirman además que los jóvenes, todos ellos menores de edad y estudiantes de instituto, se han "ido a las montañas" -expresión utilizada en Turquía para decir que alguien se ha unido al PKK- por su propia voluntad y "huyendo del terrorismo del gobierno turco", contradiciendo la versión de sus madres de que los menores fueron coaccionados y engañados para irse con miembros del PKK a finales de abril.

Pese a tener que abandonar las protestas frente a la sede municipal de Diyarbakır, las madres de los niños secuestrados han continuado manifestándose en la zona, pese a lo cual han sufrido la presión del gobierno local del BDP. De hecho la decisión de iniciar la huelga de hambre fue tomada después de que sus tiendas fueran retiradas de un parque donde habían establecido una acampada de protesta para reivindicar el retorno de sus hijos.

"Nuestro único deseo es traer de vuelta a nuestros hijos. Ellos (las autoridades municipales de Diyarbakır) se han llevado nuestras tiendas, y ahora nos quedaremos aquí bajo el sol. Estamos determinados a continuar nuestra protesta", declaraba a la agencia Anatolia de noticias Reşit Koç, que ha acudido a Diyarbakır desde el distrito de Şemdinli en la provincia de Hakkari para participar en la huelga de hambre.

''Sabíamos que nos llevaban a las montañas, pero no podíamos hacer nada''

Uno de los sobrecogedores testimonios de los niños secuestrados que hemos podido conocer recientemente es el de una niña de sólo 16 años -que responde a las iniciales S.B.- recientemente liberada durante una operación que las fuerzas de seguridad turcas llevaron a cabo la semana pasada en el distrito de Yüksekova (provincia de Hakkari), donde liberaron a tres menores y capturaron a varias personas que trabajaban reclutando nuevos miembros para el PKK.

S.B., cuyo nombre y rostro han sido ocultados por razones de seguridad, logró reunirse con sus afligidos padres tras permanecer veinte días en las regiones montañosas próximas a la frontera con Irak, donde el PKK tiene sus campamentos. Allí recibió entrenamiento sobre el manejo de armas y explosivos y, como es habitual, un fuerte adoctrinamiento sobre la ideología y la lucha armada de la organización, que en 1984 tomó la vía de la violencia para lograr sus objetivos políticos en un conflicto que ha dejado ya más de 40.000 muertos.

"Nos dijeron que nos llevarían hasta el norte de Irak (donde el PKK tiene sus campamentos). Éramos conscientes de que nos llevarían a las montañas, pero no había nada que pudiéramos hacer (para evitarlo)", explicó S.B. a la agencia Anatolia, dejando claro que hubo coacción y que aunque no fueron llevados a la fuerza "tampoco fue con nuestro consentimiento".

Según cuenta la menor tras haber pasado casi tres semanas en los campamentos del PKK, el "lavado de cerebro" al que el grupo terrorista somete a los niños reclutados es constante e intensivo, y se les hacen promesas como que trabajarán en "empleos como fuerzas de seguridad" una vez que el grupo armado logre sus objetivos separatistas en el sureste de Turquía.

"Realmente no hay vida en las montañas", continúa diciendo S.B., al tiempo que pide el retorno del resto de niños arrebatados a sus familias por el PKK. "Yo estuve en las montañas (con el PKK) durante 20 días. Ahora estoy muy feliz y todo lo que quiero es paz. Sé que los otros niños que se van (a las montañas) también se arrepienten mucho (de haberse ido con el PKK)", añade S.B., cuya familia se ha unido a las protestas en Diyarbakır.

El reclutamiento de niños por parte del PKK para ser llevados a las montañas y "entrenados" es una práctica habitual del grupo armado para proveerse de nuevos miembros, tal y como constatan las ONGs que trabajan en la zona y los testimonios de numerosos ex miembros que han conseguido huir de los campamentos del PKK y entregarse a las fuerzas de seguridad turcas. Alrededor de un centenar de familias se han unido ya a la protesta en Diyarbakır, pese a que el PKK sigue negando que cometa secuestros y asegurando que sus miembros son reclutados voluntariamente.

Más sobre: Terrorismo

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet