Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Turquía ha registrado su invierno más cálido en casi medio siglo

09-04-2018 - 17:00 CET | Hispanatolia

Turquía ha perdido la mitad de sus humedales en los últimos 40 años. El cambio climático provocará en que en 2050 la temperatura media de Turquía se incremente hasta 2 grados, aumentando además los fenómenos meteorológicos extremos.

El recién concluido invierno ha sido el segundo más cálido del que se tienen registros en Turquía desde el año 1971, según datos del Servicio Estatal de Meteorología de Turquía, con una temperatura media que fue de 6,4 grados celsius, 2,8 grados por encima de la media registrada entre los años 1981 y 2010.

Así lo declaró el director general de la institución, İsmail Güneş, quien añadió que la estación de invierno más cálida de la que se tiene constancia hasta ahora en Turquía fue la registrada en el invierno de 2010-2011, cuando las temperaturas medias fueron de 6,8 grados, sólo cuatro décimas por encima de las que se han producido este pasado invierno.

De hecho y según los datos de la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), 2017 ha sido el tercer año más cálido jamás registrado en la Tierra desde al año 1880, con unas temperaturas medias que en Turquía fueron de 14,2 grados, 0,7 grados por encima de la media 1981-2010.

A este respecto, Güneş afirmó que el cambio climático ha provocado una caída en las precipitaciones anuales en forma de nieve en Turquía, pese a lo cual “es demasiado pronto para decir si el clima tropical prevalecerá en el país en el futuro”.

Según las propias predicciones manejadas por el Servicio Estatal de Meteorología de Turquía, la temperatura media anual en el país euroasiático se incrementará entre 1 y 2 grados centígrados en el año 2050, algo que tal y como recuerda Güneş ya está afectando tanto a la calidad como a la cantidad de la producción agrícola, y que en años venideros acarreará probablemente un incremento y la fuerza de fenómenos extremos tales como olas de calor, tormentas o tornados.

Además el experto apuntó a que hay un riesgo de que el aumento de fenómenos como las precipitaciones torrenciales en forma de lluvia en las zonas costeras del norte y oeste de Turquía acarree mayores inundaciones. “Estos sucesos, que están influenciados por el cambio climático, son desastres causados principalmente por los seres humanos que dependen de varios factores, incluyendo la construcción no planificada y mal ubicada, o la alteración del equilibrio natural debido a la destrucción de las zonas boscosas, entre otros”, subrayó Güneş.

Concretamente desde el año 2000 ha habido una importante tendencia al alza en el número de desastres meteorológicos, incluyendo tormentas, inundaciones, granizadas y heladas, avalanchas y corrimientos de tierra, sequías y olas de calor, e incendios forestales, atribuibles al calentamiento del planeta según Güneş; sólo en 2017 el Servicio Estatal de Meteorología de Turquía emitió 400 alertas por fenómenos de este tipo.

Turquía ha perdido la mitad de sus humedales en los últimos 40 años

Según datos manejados por la Sociedad para la Protección de la Naturaleza (DHKD), una organización no gubernamental con sede en Estambul, la mitad de los humedales en Turquía se han secado en los últimos 40 años debido a una combinación de aumento de temperaturas y sequías por el cambio climático, y de una sobreexplotación de acuíferos para la agricultura.

Esta ONG advierte sobre la situación dramática que atraviesan lugares como el Lago Seyfe, ubicado en la provincia anatolia de Kırşehir y que supone el lugar de cría para 50 especies diferentes de aves, además de zona de refugio y parada migratoria para otras 207 especies de aves. Actualmente la mayor parte de este lago se ha secado.

Los expertos alertan también sobre la situación en el Lago Meke, situado en el distrito de Karapınar en la provincia de Konya; formado a partir de la inundación del cráter de un antiguo volcán ya extinto, el lago ha sido declarado zona protegida y monumento natural por su importancia para las aves, pero en los últimos 20 años sus reservas se han reducido en un 60% -principalmente debido al uso excesivo de sus reservas de agua para la agricultura- y en los últimos diez años los expertos vienen advirtiendo de su desaparición.

Una gran sequía en 2014 acabó con prácticamente el 99% de sus reservas de agua, haciendo que un centenar de especies de aves que antaño podían verse en la zona desapareciesen, y tiñendo el agua restante del lago de color rojo debido a la proliferación de microorganismos.

Opina:

  • Condiciones de uso:
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las Condiciones de Uso
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Runrún Comunicación