Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

El brutal asesinato de una niña turca de 8 años reabre el debate sobre la pena de muerte

Ankara asesinato nina eylul

01-07-2018 - 16:00 CET | Hispanatolia

Eylül Yağlıkara fue hallada muerta el sábado tras una semana desaparecida, después de haber sido torturada, violada y estrangulada. Su asesino, un vecino de la zona, había acudido a casa de los padres a consolarlos, e incluso participó en la búsqueda.

La brutal muerte de una niña de 8 años en Turquía ha conmocionado e indignado a la sociedad turca, volviendo a reabrir el debate sobre la castración química en el país para este tipo de crímenes, e incluso la posibilidad de reinstaurar la pena de muerte.

Eylül Yağlıkara llegó a finales de junio desde Bursa a la localidad de Polatlı, a unos 70 kilómetros al suroeste de Ankara, para pasar sus vacaciones de verano con sus padres y sus otros dos hermanos. El 22 de junio, la niña de 8 años salió a la calle a jugar con sus amigos, pero ya nunca regresó a casa.

Alertados por su desaparición, sus padres contactaron con la gendarmería, que puso en marcha un amplio dispositivo de búsqueda con la participación de voluntarios, gendarmes, equipos especiales y efectivos de la Agencia de Gestión de Desastres y Emergencias (AFAD). Finalmente y tras siete días de esfuerzos desde tierra y desde el aire por encontrar a la niña, el sábado 30 de junio se hallaba su cuerpo enterrado a poca profundidad junto a un poste eléctrico.

El examen forense del cadáver de la niña concluyó que Eylül había sido torturada, violada, y finalmente estrangulada hasta acabar con su vida. Pero la indignación sobre el brutal asesinato no acabó ahí.

Varios testigos habían dicho a la policía que en torno al mediodía del 22 de junio habían visto a la niña montando en bicicleta y dirigiéndose hacia la casa de Uğur Koçyiğit, un vecino casado y padre de tres hijos. Tras la desaparición de Eylül, Koçyiğit fue precisamente uno de los que acudió a casa de los padres de la niña a ofrecerles apoyo y consuelo; no sólo eso, sino que además llegó a participar como voluntario en las operaciones de búsqueda de la pequeña, que fue enterrada el domingo en un emotivo funeral al que asistieron cientos de personas.

Sin embargo la máscara de Koçyiğit acabó por caerse cuando al día siguiente de la desaparición, la policía decidió registrar su casa y su coche y encontraron pelos y sangre que resultaron pertenecer a Eylül. Koçyiğit se convirtió entonces en el principal sospechoso del brutal crimen, y fue arrestado y enviado a la prisión de Sincan, a las afueras de Ankara.

Desde su detención Koçyiğit, que negó los cargos, ha sido interrogado cada día para intentar arrancarle una confesión, pero el hombre se ha negado a responder a las preguntas. Su mujer, su madre, y otras dos personas –una mujer y un hombre- sospechosas de haber ayudado a Koçyiğit, también podrían ser detenidos, según ha informado la prensa local.

Castración química o pena de muerte

Refiriéndose a la trágica noticia, el vice primer ministro turco Bekir Bozdağ declaraba el domingo que el gobierno está “reconsiderando todas las medidas” para este tipo de crímenes que conmocionan a toda la sociedad, “incluyendo la introducción de la castración química”. “Esto es un asesinato brutal. El gobierno ha tomado medidas para evitar estos crímenes. Llevaremos a cabo nuevos pasos para aplicar penas más duras”, aseguró a los periodistas.

El líder nacionalista turco Devlet Bahçeli, cuyo partido ha apoyado a Erdoğan en las recientes elecciones presidenciales, también se refirió al brutal asesinato de la niña sugiriendo la posibilidad de reintroducir la pena de muerte, una cuestión sobre la que el propio Erdoğan ya prometió meses atrás organizar un referéndum pese a las advertencias en contra de la Unión Europea.

“Eylül no es la única que ha sido asesinada. La humanidad ha sido también asesinada. Los sueños han sido asesinados. Me siento realmente triste, no podemos continuar así. Tenemos que hacer lo que sea necesario: la pena de muerte, la reclusión, cualquier cosa”, escribió Bahçeli el sábado en su cuenta oficial en Twitter.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet