Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

La policía turca arresta al polémico telepredicador Adnan Oktar y a cientos de sus seguidores

11-07-2018 - 17:30 CET | Hispanatolia

Oktar, conocido por sus shows televisivos en los que aparece rodeado de mujeres exuberantes hablando sobre religión y creacionismo, está acusado de dirigir una organización criminal y de abusos sexuales, incluyendo a menores.

Adnan Oktar, el conocido y enormemente polémico telepredicador líder de un extraño culto sectario en Turquía, fue detenido el miércoles por la mañana en Estambul junto con cientos de sus seguidores durante una gran operación llevada a cabo por la policía turca.

La policía actuó después de que la Oficina del Fiscal Jefe de Estambul emitiera órdenes de detención contra Oktar y otras 234 personas relacionadas con el culto religioso que dirige. La lista de cargos presentados contra el telepredicador y sus acólitos es enorme, e incluye entre otros delitos dirigir una organización criminal, espionaje político y militar, abusos sexuales, abuso a menores, acoso, lavado de dinero, fraude, explotación de los valores religiosos, robo, violación de la privacidad, violación de las leyes antiterroristas, o violencia contra las mujeres, si bien esta no es la primera vez que el líder religioso se enfrenta a cargos similares.

Según informaron medios turcos Oktar, de 62 años de edad, intentó escapar cuando la policía asaltó la lujosa casa en la que residía en el distrito estambulita de Çengelköy, ayudado para ello por sus guardaespaldas que llegaron incluso a enfrentarse brevemente a las fuerzas de seguridad.

Durante los registros simultáneos llevados a cabo por la policía turca en la villa así como en otras propiedades del culto religioso en Estambul, se localizaron un gran número de armas y chalecos antibalas. En total las fuerzas de seguridad turcas registraron 115 direcciones en 22 distritos de Estambul, incluyendo su particular “búnker” en Çengelköy, así como otros tres lugares en Ankara, y otros dos más en las provincias de Muğla y Antalya. Las autoridades turcas anunciaron además que todas las propiedades, organizaciones y empresas de Oktar y sus acólitos habían sido confiscadas por el Estado.

En sus primeras declaraciones públicas captadas por los periodistas mientras era conducido por la policía a realizar el chequeo médico rutinario tras su detención, Oktar afirmó que las detenciones eran producto de un “complot del Estado profundo británico”, una teoría conspirativa a la que a menudo recurre para explicar muchos de los acontecimientos que ocurren en el mundo. Muchas personas que observaron la escena abuchearon a Oktar mientras era introducido esposado en el vehículo policial.

La prensa turca informó no obstante que Tarkan Yavaş, considerado como la mano derecha de Oktar en la organización y acusado de una veintena de cargos -incluyendo abusos sexuales a una menor, fraude y espionaje- logró escapar de la policía durante la operación llevada a cabo el miércoles. Al parecer Yavaş estaría armado y podría ser peligroso.

Un líder religioso rodeado de “gatitas”

Oktar es una figura muy polémica en Turquía, principalmente por tener una interpretación muy particular de la religión y a que se rodea tanto de hombres como especialmente de mujeres jóvenes y bien parecidas, apodando a aquellos como sus “leones” mientras que a éstas últimas las denomina sus “gatitas”.

Estas “gatitas”, normalmente mujeres sometidas a operaciones de cirugía estética que acostumbran a posar junto a él en ropa y posturas sugerentes, aparecen también durante los programas de televisión presentados por el propio Oktar en su cadena A9, en la que el líder religioso habla sin cesar de casi cualquier cosa, pero habitualmente de dos temas centrales: el Estado profundo británico, y la teoría de la evolución. Para Oktar, prácticamente todos los males del mundo se originan en estos dos conceptos.

De hecho Oktar es conocido por haber escrito numerosos libros –según su página web más de 300- bajo su pseudónimo, Harun Yahya, en los que ataca constantemente a la teoría de la evolución. Creacionista convencido, Oktar ya fue arrestado en 1980 en Turquía acusado de promover la instauración de una teocracia.

En todos estos años este controvertido personaje, líder de un grupo religioso en el que prácticamente se le rinde culto personal, se ha ganado detractores de todas las clases, pero principalmente entre las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres. No son pocos los familiares de víctimas que han caído en las garras de esta secta que denuncian como a sus hijas, sus esposas o sus sobrinas –sobre todo, y esto es lo más curioso, de familias ricas- Oktar les ha lavado el cerebro hasta convencerles de unirse a él.

En sus particulares shows televisivos, criticados tanto por los sectores conservadores como laicos de Turquía, es frecuente que Oktar aparezca rodeado de sus “gatitas” mientras pronuncia sus discursos, interrumpidos ocasionalmente para protagonizar algún baile extravagante en directo con alguna de las mujeres que le acompañan.

La cosificación de la mujer en sus programas y en su culto “religioso” llega hasta extremos insospechados, y muchos le han comparado con el fundador de Playboy, Hugh Hefner. En febrero, el Consejo Supremo de Radio y Televisión de Turquía (RTÜK) acabó por suspender su programa de televisión acusándolo de violar los derechos de la mujer y de ser contrario a las leyes sobre igualdad de género.

Abusos sexuales y violaciones

Pero los problemas van mucho más allá de eso. Ceylan Özgül, una joven que se unió a la secta de Oktar en 2006 y que finalmente consiguió escapar del culto, contó a la agencia de noticias turca Anatolia que “las violaciones son algo común” dentro de la organización, incluyendo también a menores de edad.

“Esta organización está llena de inmundicia por dentro. Niñas de entre 7 y 17 años son sometidas a abusos sexuales. Algunas chicas han sido violadas repetidamente. Algunas ‘gatitas’ llevan consigo dos pistolas adquiridas ilegalmente cuando caminan por la calle (con Oktar)”, contaban Özgül, que logró finalmente escapar de las garras de la organización en 2017.

“Yo he sido testigo de sus actividades contra el Estado y de sus actividades en el extranjero. Me sentía abrumada emocionalmente, así que escapé”, añadió la joven, quien asegura que los cargos presentados ahora contra el líder religioso y 234 de sus seguidores no son falsos. “Yo personalmente he sido testigo de algunos de los crímenes incluidos en las órdenes de arresto. Este es un grupo que conspira en contra de Turquía”, afirmó.

Preguntada sobre por qué decidió unirse al culto liderado por Oktar, Özgül explicó que “quería aprender sobre el Islam” durante sus años en la universidad. “Yo creía en ellos, y luego me encontré a mi misma siendo una prisionera. Pronto sabréis cuánta suciedad había (en ese grupo), una vez sepáis todas las cosas que han hecho”, insistió.

Opina:

  • Condiciones de uso:
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las Condiciones de Uso
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Runrún Comunicación