Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Una judía sefardí afincada en Argentina regresa a Turquía 69 años después

Izmir turca sefardi argentina bergama

20-06-2019 - 17:30 CET | Hispanatolia

Nacida hace 85 años en Bergama (Pérgamo), Raşel Kazes es una judía sefardí que emigró con 16 años a Argentina. 69 años después, ha cumplido su sueño de volver a ver su Turquía natal.

Aunque ha vivido casi toda su vida en Argentina, a Raşel Kazes la delata su capacidad para hablar con total naturalidad el turco. Raşel, una judía sefardí –descendiente de los judíos expulsados por España en 1492, que se refugiaron en el Imperio Otomano- ha regresado 69 años después al país que le vio nacer.

Como la mayoría de los judíos que viven en Turquía, los antepasados de Kazes se asentaron en estas tierras como descendientes de los sefardíes, los judíos españoles perseguidos y expulsados en 1492 por los Reyes Católicos. Al enterarse, el sultán otomano Bayezid II envió a la marina otomana al mando del almirante Kemal Reis para evacuarlos y asentarlos de forma segura en tierras del Imperio Otomano, ordenando que fueran protegidos en todo el imperio.

Aquella acción le dio un lugar clave en la historia a Bayezid II, de quien se dice que ridiculizaba a los Reyes Católicos por “haber empobrecido su propio país y enriquecido el mío” al expulsar a la comunidad judía. La mayoría de los sefardíes se asentaron en Estambul, donde aún residen hoy día, mientras que otros se dirigieron a la provincia de Esmirna, donde se sitúa localidad turca de Bergama (la antigua ciudad de Pérgamo).

Fue precisamente en Bergama donde hace 85 años nació Raşel. Cuando tenía 16 años contrajo matrimonio con otro turco sefardí cuya familia residía en Argentina; así que la pareja acabó trasladándose a vivir a ese país de Latinoamérica, donde ella ha vivido todos estos años sin regresar nunca a su Turquía natal, pese a que los recuerdos de su infancia en Bergama siempre estuvieron presentes en su memoria.

69 años después, pudo regresar a Turquía

Finalmente y tras casi siete décadas viviendo fuera de su tierra natal, y acompañada por su hija Silvia y su nieto Brian, Raşel regresó a Turquía gracias a un viaje organizado por la aerolínea Turkish Airlines con la colaboración de la embajada de la República Turca en Buenos Aires.

El miércoles y después de varios días recorriendo el país –un tiempo en el que ha tenido que ser hospitalizada dos veces debido a su delicado estado de salud- la señora Kazes regresaba a Bergama y volvía a visitar el barrio que la vio crecer, con la esperanza de encontrar la vieja casa donde nació.

Un patio pintado de rojo y un puente sobre un río que veía desde la ventana de su casa es todo lo que recordaba del lugar; pero ayudada por algunas fotos en blanco y negro que conservaba y por dos expertos que la acompañaban, finalmente la familia de Raşel logró localizar el lugar donde estaba la casa que la vio nacer.

El edificio sin embargo ya no estaba. Los expertos en historia y arquitectura que la acompañaban creen que la casa fue demolida o simplemente acabó viniéndose abajo después de que los padres de Raşel se fueran del barrio. Sin embargo la anciana disfrutó igualmente viendo antiguas casas aún en pie que recordaba de su niñez, así como el viejo puente de piedra que contemplaba desde su ventana.

Un sueño hecho realidad

“Estaba enferma e iba a perder mi vuelo de regreso a Argentina si venía aquí, pero decidí quedarme. No podía irme sin haber visto antes Bergama”, aseguró la mujer en declaraciones a medios turcos.  “Siempre he soñado con venir aquí, y ahora estoy encantada y emocionada”, dijo mientras miraba a su alrededor y añadía que “por entonces no había tantas casas aquí”.

Siendo ella niña, los padres y la familia de Raşel se marcharon de Bergama y se mudaron a Galípoli (Gelibolu, en turco), donde Raşel conocería a su futuro marido, Naftah; él siempre había querido regresar también a visitar Turquía, pero por problemas económicos no pudieron hacerlo en los primeros años de su matrimonio; luego la falta de tiempo por el trabajo y el nacimiento de su hija les impidieron hacer el viaje.

Cuando ya mayores y jubilados ambos decidieron que querían volver a ver Turquía, Naftah fue diagnosticado con la enfermedad de Alzheimer, de la que acabó muriendo hace cuatro años. Sin embargo pese a todo, Raşel no se resignó y quiso seguir adelante con su sueño de regresar a Turquía  y además hacerlo “con un pasaporte turco”, que finalmente la embajada turca en Buenos Aires le concedió.

Ahora y pese a la felicidad por haber cumplido su sueño, Raşel se muestra triste sin embargo por que su marido no pudiera acompañarla en su viaje. “Siempre soñé con volver con mi marido”, se lamenta.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet