Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

LAS SERPIENTES ''DOCTORAS'' ALIVIAN A LOS ENFERMOS EN UN PUEBLO TURCO

HXHLSM220080604 yilan b

04-06-2008 - 00:00 CET | Agencias/Hispanatolia

Como cada primavera, las "serpientes doctoras" de Kirkpinar, un pueblecito turco de la provincia norteña de Bayburt, vuelven a su trabajo, es decir, a aliviar las enfermedades de pacientes llegados de todos los rincones de Turquía y de otros países europeos. "La...

Como cada primavera, las "serpientes doctoras" de Kirkpinar, un pueblecito turco de la provincia norteña de Bayburt, vuelven a su trabajo, es decir, a aliviar las enfermedades de pacientes llegados de todos los rincones de Turquía y de otros países europeos.

"La gente viene al pueblo y pide ser tratada por las serpientes. Y luego vuelve una y otra vez. Algunos aseguran que han visitado todos los hospitales pero ningún doctor ha podido darles el alivio que han encontrado en las serpientes", declaró Haci Canda, el director de la escuela de Kirkpinar, a la agencia estatal Anadolu.

Las serpientes acuáticas de Kirkpinar aparecen cada año en torno al mes de mayo en los manantiales de las montañas de la zona, un espacio protegido por ley para mantener el bienestar de tan preciados reptiles.

Las mujeres del pueblo recogen cada año las serpientes, que pasan a ser de su propiedad por un corto periodo de tiempo, hasta que son devueltas hacia mediados de junio al manantial donde vivían.

Durante las semanas en que las serpientes ejercen de doctoras, son mantenidas y mimadas en tinajas de barro y se las alimenta con leche natural.

A la hora de la cura, las serpientes son colocadas en la parte dolorida del enfermo durante unos 10 minutos para que "absorban" su enfermedad, un tratamiento cuyo precio no llega a los 3 euros.

Estas terapéuticas serpientes no son venenosas, pero esto no evita que, de vez en cuando, alguno de los pacientes suelte un grito de terror al sentir el frío tacto del reptil.

Se cree que las "serpientes doctoras" son beneficiosas para varias enfermedades cutáneas, jaquecas y dolores en diversas partes del cuerpo.

En sus declaraciones, el profesor Sel‡uk Candansayar del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Gazi explica que se trata de un "efecto placebo".

"Si no se diese al paciente más que agua, también esto podría ayudar porque la gente que llega a Kirkpinar creyendo que va a mejorar, experimenta una mejoría. Es una cuestión totalmente psicológica. El tratamiento con serpientes no tiene otra explicación científica", añade.

Gülay G"ktas, una joven que viaja de forma asidua a Kirkpinar para ser tratada, comentó a la agencia Dogan que las serpientes la libran de sus jaquecas.

"Estoy aquí durante diez días y con la ayuda de las serpientes me libro de los dolores de cabeza y me siento bien durante un año".

Le leyenda, recopilada por un periódico local de la región del Mar Negro, cuenta que cerca de la zona de los manantiales donde aparecen las "serpientes doctoras" había un molino que los campesinos de Kirkpinar utilizaban para moler su trigo.

Un día, mientras los campesinos esperaban la harina del molino, apareció un santo hombre y distribuyó todos los huevos que llevaba en una cesta entre los habitantes de la aldea. Después, para descansar, el hombre colgó la cesta de un árbol.

Entonces, una niña subió al árbol para curiosear el cesto, pero en su lugar vio una serpiente que le provocó tal susto que cayó de las ramas y se rompió una pierna

Entonces el santo ordenó a la serpiente: "Da alivio al dolor de la niña o desaparece para siempre".

Y desde entonces, según el mito, las serpientes de la región trabajan como "doctoras".

Los habitantes de Kirkpinar afirman que estos tratamientos tienen una antigüedad de al menos ochenta o noventa años y que los aprendieron de sus mayores.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet